Chile vence a El Salvador: Las últimas conclusiones de Sampaoli antes de la Copa América

A grandes rasgos no hubo mucho trabajo en defensa, mientras que la escasa profundidad ofensiva se resolvió en el segundo tiempo con David Pizarro.

Guía de: Selección Chilena

Hay que tomar, antes que todo, el contexto. Específicamente, el tipo de rival que Chile enfrentó este viernes en Rancagua en la previa a la Copa América. Porque El Salvador –y tal como se preveía- se refugió en su zona con dos líneas de cuatro, un hombre un poco adelantado y el restante, náufrago en la ofensiva (Nelson Bonilla) que se hizo notar a los 7’ cuando tuvo una interesante opción que elevó. También que hubo un poco de tensión y ansiedad ante la inminencia del debut en el torneo.

pizarro-chilee

Certificado lo anterior, se debe decir que Chile si bien se lució a ratos –era que no- no estuvo a toda máquina ante este antagonista que ofreció muy poco. No hubo ese vértigo al cual el adicto a la Roja está acostumbrado desde hace ocho años, pero sirvió para sacar conclusiones.

* Romper los esquemas del rival: Se parte de la base que, por lo menos, en la primera ronda la Roja se encontrará con rivales conservadores que debieran ceder la iniciativa a los dirigidos de Sampaoli. Tomando en cuenta ese detalle, este partido sirvió para calibrar el cómo el equipo chileno debe salir airoso ante semejantes planteamientos. La diferencia es que ni Ecuador ni México ni Bolivia son tan febles como El Salvador. Y eso le agregará dificultad a la Roja.

* ¿Y la profundidad dónde quedó?: Derivado un poco de lo anterior, al ubicar a Jorge Valdivia como el 9 Mentiroso que tanto importa a Sampaoli, le quitó margen de despliegue libre al Mago para protagonizar sus pases al vacío que tanto sirven para abrir esas defensas cerradas. De esta manera, la conducción quedó en Marcelo Díaz, cuyo universo exclusivo era la zona del círculo central.

Cuando el de Palmeiras retrocedió un poco, de sus pies salió la habilitación que inició la jugada que culminó con su gol. Pero sin Valdivia como 10 propiamente tal, sin libertad en su despliegue se pierde profundidad que es sinónimo de sorpresa.

* Con Pizarro cambió la mano: Bastaron los dos primeros minutos del segundo tiempo para que el Fantasista se hiciera notar con sus trazos largos, que abrieron la cancha y le dieron más velocidad al ataque chileno. Pero esos asomos se diluyeron con el transcurrir de los minutos. En todo caso, el porteño es alternativa viable cuando el trámite está cerrado.

* ¿Un 9 Mentiroso o un 9 propiamente tal?: El ingreso de Mauricio Pinilla apuntó a tener un hombre neto en el área rival, aprovechando las jugadas que se habían creado con Pizarro. En el dibujo, se pasó de un 4-3-1-2 a un 4-3-3. Y he aquí donde el debate comienza otra vez: ¿Jugar con Sánchez y Eduardo Vargas abiertos para crear espacios, más Valdivia retrocedido, y posibilitar la entrada de algún compañero? ¿O apelar a la escuela antigua, con un centro delantero que ponga la firma?

* Corre más la pelota que el jugador: En esta ocasión se privilegió más el toque, sobre todo con trazos largos –Alexis Sánchez mandó un pase desde la línea de fondo salvadoreña hacia Marcelo Díaz que estaba más allá del límite y remató de primera, desviando por poco- para desarticular a la zaga rival.

Esta rotación veloz de la redonda servirá, sobre todo, en el debut de la Copa ante Ecuador, ya que esa herramienta le bajará las revoluciones al cuadro del Guayas que se caracteriza por la velocidad que imprime en su juego.

* Sobria labor en la defensa, pero cuidado…: Más allá de alguna intentona del mediocampista Arturo Álvarez que llevó atención al callejón izquierdo chileno o el mencionado Bonilla a quien Gary Medel le rateó un balón cuando se perfilaba el centroamericano, la última línea nacional no tuvo inmensas complicaciones en su faena. Lo que, de seguro, no tendrá en la Copa ante las amenazas de cabezazo de los ecuatorianos, los escurridizos atacantes mexicanos y una posible aparición fantasmal boliviana –tal como ocurrió en el amistoso del año pasado que terminó con igualdad 2-2-.

De esta manera, se cierra la etapa de amistosos y se comienzan a velar las armas –en este caso, los estoperoles- para Copa América. Ahí se verá si se ajustaron las piezas faltantes.

CHILE 1-0 EL SALVADOR

CHILE (4-3-1-2): Johnny Herrera; Mauricio Isla, Gary Medel, Gonzalo Jara, Jean Beausejour (64‘ Eugenio Mena); Charles Aránguiz, Marcelo Díaz (80’ Miiko Albornoz), Felipe Gutiérrez (46’ David Pizarro); Jorge Valdivia (64’ Mauricio Pinilla); Eduardo Vargas (73’ Angelo Henríquez) y Alexis Sánchez. DT: Jorge Sampaoli

EL SALVADOR (4-4-1-1): Luis Contreras; Moisés García (76’ Danny Torres), Alexander Mendoza, Milton Molina, Alexander Larín; Arturo Álvarez (80’ Dustin Corea), Richard Menjívar (85’ Rafael Burgos), Raúl Renderos, Pablo Punyed (65’ Narciso Orellana); Andrés Flores (52’ Jaime Alas); Nelson Bonilla (58’ Irvin Herrera). DT: Albert Roca

Gol: 1-0, 13’ Jorge Valdivia (Chi)

Arbitro: Fernando Rapallini (Argentina)

Público: 11 mil personas, aproximadamente

Estadio: Parque El Teniente de Rancagua

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X