Chile vive humillante noche en Brasil: Esperanzas de ir al Mundial se esfuman

Las opciones para clasificar al Repechaje dependen prácticamente de un milagro.

Guía de: Selección Chilena

Alexis Sánchez terminó como enlace en la alineación nacional, pero sucumbió tal como sus compañeros.

Alexis Sánchez terminó como enlace en la alineación nacional, pero sucumbió tal como sus compañeros.

Se sabía que el partido de este jueves ante Brasil era muy complicado. Que una potencial victoria en el Maracaná era muy difícil –no faltó el devoto que apeló a aquello del “difícil pero no imposible”-. Y así se dio, fue 4-0 a favor del representativo canarinho, que extendió la agonía chilena en estas Eliminatorias para el Mundial de Qatar 2022. Agonía que ahora se traduce en depender de dos resultados más para un potencial acceso al Repechaje, porque no hay otra alternativa.

Dibujo táctico. Los chilenos ingresaron al césped carioca con una línea de tres que debía recibir la colaboración de los laterales en la marca. Tras el chaparrón inicial, tanto Mauricio Isla como Gabriel Suazo comenzaron a descolgarse, insinuando algún ataque.

En el medio, Claudio Baeza más en la contención ayudando a su compañeros de zaga y cuidando las espaldas de Charles Aránguiz. Arturo Vidal suelto por todo el campo mientras que arriba, Alexis Sánchez y Eduardo Vargas esperando que se hilvanara algún intento.

Ese 3-5-2 ó 5-3-2 inicial mutó a 4-3-3 en el inicio del segundo tiempo con la entrada de Joaquín Montecinos. El extremo del Xolos azteca se hizo notar de entrada –fue suyo el centro para el gol anulado de Arturo Vidal (47’) por milimétrico off side del volante del Inter- con sus piques por el flanco diestro.

Ese 4-3-3 varió muy pronto a 4-2-1-3 con la entrada de Ronnie Fernández, donde Alexis Sánchez quedó como enganche para buscar a sus compañeros de ofensiva. Mas, el gol de penal convertido por Philippe Coutinho cerró todo el tema.

Presión local. Si bien se vio a un Chile intentando protagonizar alguna patriada (a los 2’ Eduardo Vargas trató de sorprender a Alisson con un remate que se elevó), la presión que desde el inicio mostró la Verdeamarela pareció, a ratos, ahogar a la Roja. Ahora bien dicha presión no era constante, sino que los locales, cuando no tenían el balón, esperaban en tres cuartos de cancha para quitar y salir en velocidad para aprovechar los espacios que se producían en la última línea nacional. Pero que fue asfixiante en el primer cuarto de hora, lo fue.

Bravo Claudio. Cuando los locales comenzaron a chocar con los defensas chilenos, apelaron al centro con pelota envenenada buscando el testazo de algún amarillo que ingresara por el centro. Fundamentalmente, el centro en diagonal desde la izquierda del ataque amazónico. Sin embargo, ante esos intentos Claudio Bravo ofreció solvencia, bien ubicado, sin necesidad de voladas demás para contener la pelota. También, lucimiento en los achiques y al contener los intentos de distancia.

Sólo desde el letal punto penal los brasileños lograron vulnerar la cabaña del capitán chileno; y también, iniciaron la debacle en el fondo visitante. Hasta ahí llegó todo.

Lentamente… Poco a poco, después de los 25’, la Selección Nacional se fue afirmando en la cancha y se fue atreviendo a acercarse al área rival buscando la combinación. Fundamentalmente, por el flanco derecho donde se buscaba el pique de Mauricio Isla o la internada de Arturo Vidal. A ratos, hubo asomos de triangulaciones bien hechas que descolocaron a los zagueros brasileños. Sin embargo, todo quedaba en intención porque lo más importante, la puntada final, no era lo que lucían los de la camiseta roja.

Otra alternativa de “ataque” chileno fue la salida desde el área propia con el trazo largo que nacía de los botines de Claudio Bravo para evitar la burocracia del mediocampo y buscar así el pivoteo de alguno de sus compañeros ubicado arriba para intentar algo.

¿Qué sucede ahora? Con los resultados anotados en esta jornada aseguraron sus cupos en la Copa del Mundo de Qatar Ecuador y Uruguay. Por ende, sólo resta definir quién se queda con el Repechaje, donde los candidatos son tres: Perú, con 21 puntos, Colombia con 20 y Chile con 19.

La ecuación para que la utópica clasificación al mencionado Repechaje es bien simple: Chile debe vencer a los uruguayos mientras que Perú no debe ganar a Paraguay en Lima ni Colombia hacer lo propio en su visita a Venezuela. Clarito el panorama.

Ahora bien lo malo es que para el cotejo del próximo martes la Roja no podrá contar con Claudio Bravo tras recibir tarjeta amarilla por la falta sobre Antony que derivó en el penal del tercer gol.

Post data. ¡Cómo están penando los puntos perdidos en la derrotas con Venezuela, allá; y con Ecuador, acá! Ni el Doctor Milagro parece salvar a nuestro representativo.

BRASIL 4-0 CHILE

BRASIL (4-3-3): Alisson; Danilo, Marquinhos, Thiago Silva, Guilherme Arana; Fred (81’ Fabinho), Lucas Paquetá (63’ Philippe Coutinho), Casemiro (81’ Bruno Guimaraes); Antony (74’ Richarlison), Neymar y Vinicius (74’ Gabriel Martinelli). DT: Tite

CHILE (3-4-1-2): Claudio Bravo; Paulo Díaz, Gary Medel, Enzo Roco (46’ Joaquín Montecinos); Mauricio Isla, Charles Aránguiz (76’ Esteban Pavez), Claudio Baeza (60’ Ronnie Fernández), Gabriel Suazo; Arturo Vidal; Alexis Sánchez y Eduardo Vargas (76’ Jean Meneses). DT: Martín Lasarte

Goles: 1-0, 43’ Neymar (Bra), de penal; 2-0, 45’ Vinicius (Bra); 3-0, 72’ Philippe Coutinho (Bra); +91’ Richarlison (Bra)

Árbitro: Darío Herrera (Argentina)

Estadio: Maracaná de Río de Janeiro

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios