¿Debe Claudio Bravo seguir defendiendo el arco de Chile en esta copa?

Es una de los temas que se debate hoy en el círculo de la Selección Nacional, a nivel de prensa y de la hinchada.

Guía de: Selección Chilena

foto_0000002120140618170649

En los análisis tras la clasificación de Chile a los Cuartos de Final de la Copa América se ha apuntado a las fallas en la defensa. Y en específico, al bajo nivel que ha mostrado el capitán Claudio Bravo en la portería. Su desempeño ha distado bastante de lo que se le conoce. Sólo basta realizar la comparación con sus faenas en el Mundial de Brasil o en la Copa América del año pasado para reafirmar aquello.

En el partido con Argentina tuvo responsabilidad en el primer tanto trasandino al no reaccionar ante la incursión de Angel di María. Ante Bolivia, Jhasmany Campos observó que no se ubicó bien en el tiro libre que sirvió y le pegó impecable para anidar el balón en el segundo palo. Y el martes ante Panamá, el oriundo de Viluco no estuvo seguro de manos en los dos tantos canaleros.

Está claro que Claudio Bravo no está totalmente presente en el campo de juego, ya que su mente está ubicada en la situación familiar que le afecta. Sabido es, también, que un portero es, quizás, el jugador que debe estar concentrado más del cien por ciento para cumplir sus labores.

Ejemplos de casos similares: El Cóndor y Escuti

Hay ejemplos de aquello. Para la final de la Copa América 1987 Roberto Cóndor Rojas era la gran figura chilena –con brincos casi impensados para conjurar los embates brasileños y colombianos-. Sin embargo, bastó que en la previa del duelo crucial ante los uruguayos Pedro Carcuro ingresara al camarín chileno, le hiciera una nota al golero y lo sorprendiera con un contacto en directo con su pequeño hijo que había tenido complicaciones de salud en los días anteriores. Apenas escuchó la voz de su retoño, la concentración del Cóndor desapareció… y ante los charrúas no estuvo en su nivel, otorgando rebotes y nada de seguridad a sus compañeros.

¿Otro ejemplo? Para el Mundial de 1962, tras la derrota en la semifinal ante Brasil, Misael Escuti admitió que no estuvo en su nivel y, tras una sincera charla con el DT Fernando Riera, dejó su puesto a Adán Godoy para el histórico partido con Yugoslavia.

Volviendo a Bravo, nadie ha quedado ajeno al actual momento del capitán. Por ejemplo, Marcelo Chino Ríos escribió en su twitter “tranquilo, los grandes también tenemos malos días”. Sin embargo, la hinchada no ha sido tan benevolente e incluso, han sacado a través de las mencionadas redes sociales expresiones tales como “tras el gol de los panameños Ter Stegen sonríe”.

Vistos los antecedentes, el técnico Juan Antonio Pizzi tendrá que dar un golpe de timón para definir este tema de cara al duelo del sábado con México. Johnny Herrera y Christopher Toselli pueden –y deben, obviamente- cumplir con sus funciones en caso de que sean requeridos. Y, más allá que puedan producir anticuerpos en algún porcentaje de la hinchada, ambos están más concentrados en esta Copa América Centenario que Bravo.

¿Cree usted qué Claudio Bravo debería seguir siendo el titular de Chile en la Copa América Centenario? ¿O se le debe dar la oportunidad a Johnny Herrera o Christopher Toselli? 

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X