Del dedo de Jara al combo de Subiabre: Las anécdotas más surrealistas de la Roja

Algunos hechos específicos con el tiempo reciben una ducha de leyenda, como el Penal de Caszely o el Palo de Pinilla.

Guía de: Selección Chilena

Los más memoriones siempre hacen gala de mostrar su base de datos mental poniendo en la palestra resultados y fechas, como mínimo, de algún partido de la Selección Nacional. Pero en la memoria colectiva de la hinchada también quedan registrados hechos específicos que le dan a tal o cual pleito un matiz especial que trasciende más allá del tiempo. Por eso, le presentamos algunas de estas surrealistas anécdotas que merecen, incluso, un lugar en los relatos épicos de nuestra nación.

palo_pinilla

 

El Combo de Subiabre (22 de julio de 1930): Chile enfrentaba a Argentina buscando el paso a las semifinales del Mundial de Uruguay, y Guillermo Subiabre, alias El Chato por ser pequeño de talla, sufría el rigor de la marca del trasandino Humberto Doble Ancho Monti, quien lo doblaba en estatura y contextura. El chileno, harto de tanta reciedumbre mal intencionada, no soportó más y de un solo golpe de puño dejó knock out a tan cargante rival. Tras eso, nunca más Monti se acercó al aniñado Subiabre. 32 años después esta saga continuó con el puñete de Leonel Sánchez al italiano Mario David, en el Mundial de nuestro país.

El Penal de Caszely (17 de junio de 1982): Es ya parte del argot no sólo futbolero de nuestro país, sino que de la cultura popular. Pasarán mundiales, Copas América y más penales errados, pero el lanzamiento que desvió el Rey del Metro Cuadrado es inolvidable. Tan así, que hasta dio para un comercial de caramelos hace unos años.

Carlos-Caszely-660x350

 

El Palo de Mardones (3 de marzo de 1985): Antes de que Chile sufriera un seudo trauma por aquel remate de Mauricio Pinilla, hubo una sinopsis en Quito hace tres décadas. Chile empataba 1-1 con Ecuador en su debut en las Eliminatorias al Mundial México 86. En los últimos tramos del pleito, Patricio Yáñez –quien había sacado a pasear a los laterales locales con su pique endemoniado- se internó por la izquierda del ataque chileno sacando el centro al área. La pelota dejó pagando al portero Israel Rodríguez y le llegó mansita a Patricio Mardones, quien estaba presto a concretar. Lo malo es que él, en ese entonces, volante de Universidad Católica no conectó muy bien el balón y se elevó dando de lleno en el horizontal cuando era gol seguro y los dos puntos se venían a Santiago.

Antes de eso hubo más Palos de… como el de Eladio Rojas en la semifinal del Mundial de 1962 ante Brasil, cuando Chile perdía 1-0; el de Chamaco Valdés, en las Eliminatorias a México 70, en el Estadio Nacional ante Uruguay cuando se igualaba sin goles; o el de Don Elías Figueroa ante Alemania Oriental en el Mundial de 1974.

El Origen del Pato Yáñez (13 de agosto de 1989): La mayoría asume que el gesto aquel llamado “Hacer un Pato Yáñez” nació en medio del caos de la bengala que cayó cerca del portero Roberto Rojas, en el Estadio Maracaná. No señor. Aquella acción indecorosa nació en el Estadio Nacional, en el pleito de ida con los brasileños. Sucede que cuando Chile buscaba el gol del triunfo, el delantero que en esos meses defendía al Betis de Sevilla sufrió una falta cuando atacaba por el flanco derecho de nuestro ataque hacia el arco norte. Sin embargo, el juez colombiano Jesús Díaz no le compró al Pato y ordenó seguir el juego. El atacante, con la adrenalina a mil, no halló nada mejor que expresar su rabia haciendo el gestito ése. Lo bueno para él es que el referí no lo vio, si no lo expulsa; lo malo es que lo vio todo Chile a través de una repetición por televisión.

El Codazo de Margas (15 de diciembre de 1996): Por las Eliminatorias a Francia 98, Chile sacaba un impensado empate 1-1 con Argentina en Buenos Aires. Los trasandinos, con más urgimiento que orden, buscaban la victoria cuando llegó la enésima pelota al área chilena. La fueron a buscar Gabriel Batistuta marcado por Javier Margas, quien ni se arrugó para endosarle un feroz codazo que dejó tirado al Batigol. Lo curioso es que todo el mundo vio esa acción, los que estaban presentes en el estadio de River y los que presenciaron por televisión… menos el juez del encuentro quien, por ende, no cobró nada. Consultado Margas por esa falta, al retornar a Santiago, dijo brevemente “alguna vez nos tenía que tocar a nosotros”.

El Cobro de Boucherdau (12 de junio de 1998): Hasta el día de hoy muchos se acuerdan de toda la familia –incluidos los ancestros- de este árbitro nigeriano, que se ganó un recuadro en la historia de la Selección Chilena con su cobro ante Italia, en el Mundial de Francia. Tal fue el debate, que se elucubró la tesis de que la pelota iba a la mano de Ronald Fuentes y no viceversa. Incluso, Pedro Carcuro discutió en cámara y sin anestesia con Pato Yáñez, quien defendía la falta, lo que le subió el rating a la transmisión de TVN.

El Palo de Pinilla (28 de junio de 2014): Aún está fresco el recuerdo de ese remate del ariete del Atalanta. Tan inmerso quedó en el subconsciente del pueblo que –tal como el Penal de Caszely- dio para un comercial a modo de “revancha”. Pero igual vale señalar que si esa pelota entraba, era golazo de Pinilla…

CHILE VS. URUGUAY

El Dedo de Jara (24 de junio de 2015): Le disputa al Penal de Caszely y al Palo de Pinilla la supremacía en cuanto a anécdotas surrealistas de nuestra selección. Incluso, tal como sucedió con Mauricio Pinilla, esta acción del zaguero nacido en Huachipato ya tiene hasta una cumbia que rota en algunas radios de nuestro país.

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X