Derrota de Chile ante Honduras: Por qué no se pudo ante un rival bipolar

Tras un primer tiempo positivo, en el complemento le cambiaron el rival a la Roja, al que no supo cómo superar.

Guía de: Selección Chilena

chile

Ante un rival que mostró dos caras, Chile no pudo en San Pedro Sula y cayó por 2-1 en un cotejo que tuvo marcadas diferencias entre el primer y segundo tiempo. Porque en el lapso inicial la Roja mostró mayor dominio en el campo ante un contrincante casi insulso, que cambió del cielo a la tierra en el segundo lapso. Además, no hay que descuidar el gran detalle que indica que esta Selección Nacional acusa una severa carencia de creación de reales opciones de gol.

Turboman armando. En el inédito trío de ataque que envió el técnico Reinaldo Rueda al campo de juego, Eduardo Vargas asumió el papel de “armador” ubicado unos metros más atrás de su ubicación natural, posición que tomó Diego Rubio. Por lo menos, en esa labor Turboman se hizo notar con su rotación del balón, cambios de frente y búsqueda de la triangulación.

En el medio campo, César Pinares y Charles Aránguiz buscaban la habilitación larga; amén que el primero se turnó con Oscar Opazo en las correrías por el lado derecho.

Cuidado (¡otra vez!) por las puntas. Nuevamente, la Roja mostró a sus laterales con libre albedrío para corretear su respectiva banda para agrandar el volumen de ataque. Claro que tuvieron que estar atentos a las intenciones de los catrachos por las puntas, donde los carrileros se turnaban con sus respectivos laterales para intentar el centro a la olla. Además, para la salida Claudio Bravo se adelantaba para ubicarse, literalmente, entre los dos centrales para iniciar la jugada con un trazo largo.

En el segundo tiempo, cuando los hondureños se mostraron más empoderados –fruto de los cuatro cambios al inicio del complemento, que supuso inyectar mayor intensidad en el juego centroamericano- la línea de cuatro debió mostrar sus virtudes para cerrar espacios y llegar a tiempo al cruce. Sin embargo, los locales comenzaron a abusar del centro buscando el cabezazo –ganaron algunos los catrachos pero desviaron el remate- y el gol del empate nació, justamente, desde un trazo emanado desde la derecha que sobró a todos los defensores chilenos.

Mucha posesión, poca consumación. Sobre todo con el marcador a su favor, Chile mostró otro de los sellos característicos del actual proceso: el de “esconder” la pelota al rival, con mucho toque –a ratos, muy lateralizado- para buscar el resquicio que permitiera el ingreso a la última zona. Claro, mucha posesión ante un conjunto hondureño que sólo esperaba. Podrá ser discutible esta disposición de parte de quienes echan de menos el vértigo que mostraba Chile hasta hace poco menos de un lustro, pero que esa rotación fue efectiva en su momento, lo fue.

Las “pelotas muertas” dan vida. La apertura de la cuenta no fue un chiripazo, sino que el corner servido por Jean Meneses, un poco abierto, lo fue a buscar Diego Rubio para el pivoteo que tomó Alfonso Parot bien ubicado en el segundo palo. Eso es sólo el reflejo del “trabajo de la semana”, lo que constituye una obvia alternativa más de ataque.

Ahora bien, el centro conectado por algún integrante de la zaga parece ser ya otro de los sellos de esta Selección modelo Rueda –sino, basta recordar los tantos de Guillermo Maripán o de Oscar Opazo-. Por un lado es bueno, pero también refleja la sequía de goles surgidos del desarrollo en el partido, propiamente tal.

Cambiaron la cara. Ya dijimos que el equipo de Honduras del primer tiempo distó mucho del que jugó el segundo. Porque en los primeros 45’ se vio a un elenco catracho muy feble, conservador, casi sin ganas, dominado por el toque de la pelota que lucieron los chilenos.

La oncena del complemento –con cuatro variaciones al retorno desde los camarines- dejó afuera a los dos volantes de corte (Luis Garrido y Bryan Acosta) para privilegiar la salida en explosión y la presión a la última línea chilena, quitándole la pelota. Eso resume el revés en el marcador. Es más, Chile sólo llegó en una ocasión en el segundo tiempo, en aquel centro de Alfonso Parot que cabeceó muy mal Diego Valdés (86’).

HONDURAS 2-1 CHILE

HONDURAS (4-2-3-1): Luis López; Félix Crisanto, Deni Maldonado, Maynor Figueroa, Ever Alvarado; Luis Garrido (46’ Carlos Pineda), Bryan Acosta (46’ Alexander López); Alberth Elis (89’ Marcelo Pereira), Bryan Moya (71‘ Edwin Solano), Michaell Chirinos (46’ Rigoberto Rivas); Jorge Bengouché (46’ Jonathan Rubio). DT: Fabián Coito

CHILE (4-3-2-1): Claudio Bravo; Oscar Opazo (74’ José Bizama), Sebastián Vegas, Paulo Díaz, Alfonso Parot; César Pinares (79’ Christian Bravo), Claudio Baeza, Charles Aránguiz; Eduardo Vargas (79’ Diego Valdés), Jean Meneses (63’ Ignacio Jeraldino); Diego Rubio. DT: Reinaldo Rueda

Goles: 0-1, 19’ Alfonso Parot (Chi); 1-1, 73’ Alberth Elis (Hon); 2-1, 80’ Jonathan Rubio (Hon)

Árbitro: Juan Calderón (Costa Rica)

Estadio: Olímpico de San Pedro Sula

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X