Derrota de Chile ante Uruguay: Las claves de una caída marcada por el polémico arbitraje

Los desaciertos, en el final del partido, del árbitro paraguayo Eber Aquino, determinaron el 2-1 a favor de la Celeste.

Guía de: Selección Chilena

Alexis Sánchez contagió con sus afanes a sus compañeros. Con el gol que anotó este jueves ya totaliza 44 tantos por la Roja.

Alexis Sánchez contagió con sus afanes a sus compañeros. Con el gol que anotó este jueves ya totaliza 44 tantos por la Roja.

A ver, que no suene a triunfo moral como ocurría hasta hace un par de décadas. Es verdad que Chile perdió 2-1, este jueves, ante Uruguay en Montevideo, en el inicio de las Eliminatorias para el Mundial de Qatar 2022.

Pero, superando el escepticismo que había en un gran porcentaje de la hinchada nacional, la presentación del equipo dirigido por Reinaldo Rueda fue correcta. Que el juez paraguayo Eber Aquino no sancionó un claro penal a favor de la Roja, cuando la cuenta estaba 1-1, pasará a la galería de injustos cobros –aka, saqueos- como el que protagonizó Lucien Boucherdau en el partido con Italia en el Mundial de Francia 98.

En lo medular, Chile superó las falencias que se le habían visto en lo que iba del proceso encabezado por Reinaldo Rueda. También, superó importantes ausencias como las de Claudio Bravo, Mauricio Isla y Gary Medel.

Lo que no pudo superar fueron los errores del juez Eber Aquino. Decimos errores, para no decir saqueo.

Por lo menos, debe quedar la tranquilidad que Chile tuvo una correcta presentación, otorgando una dosis de tranquilidad para lo que se viene en este proceso clasificatorio.

Sistema de juego. Después de tanta especulación, donde incluso se habló que enviaría una Línea de Tres, Reinaldo Rueda fue consecuente con su filosofía y formó con cuatro zagueros para conformar el 4-4-2 que envió a la cancha. Con el dato anexo que en la zaga mientras los hermanos Díaz iban por los laterales, al centro ubicó estatura con Francisco Sierralta (1,92 metro de altura) y Sebastián Vegas (1,84).

En el medio Claudio Baeza fue el volante de corte, quien se fue afirmando en su función conforma transcurrían los minutos, para posibilitar el descuelgue de Charles Aránguiz por la izquierda, José Pedro Fuenzalida por la derecha –recogiéndose en su sector para aumentar el volumen defensivo cuando fuera necesario y cerrándole así el tránsito al lateral local Matías Viña, acostumbrado a corretear por aquel sector- y Arturo Vidal libre a su trajín.

Arriba, Alexis Sánchez más periférico para buscar a Eduardo Vargas, quien en tres cuartos de cancha aguantaba la tenencia del balón para buscar la combinación con alguno de sus compañeros que apareciera a su lado o desde atrás.

Defensa correcta. La inédita zaga nacional fue liderada por Francisco Sierralta, quien tomaba a Luis Suárez cerca de mitad de cancha y también cumplía en las coberturas de sus compañeros.

Los hermanos Díaz, por su parte tenían proyección contenida, Sólo tras el primer cuarto de hora Paulo Díaz comenzó a arrimarse más en ofensiva. Movimiento, en todo caso, que formaba parte del andamiaje establecido por Reinaldo Rueda, ya que el equipo se movía en bloque buscando presionar a su rival.

Cuidado por la izquierda. Cuando Uruguay comenzó a controlar las acciones, fundamentalmente lo hizo por el sector izquierdo del representativo chileno. Sobre todo, por las correrías de Martín Cáceres y Brian Rodríguez, de quien una de sus internadas permitió la sanción del penal por mano de Sebastián Vegas, gentileza del VAR. El primer aviso de aquello se anotó a los 10’, cuando entró libre el propio Rodríguez para su remate que dio en el horizontal del arco chileno.

José Pedro Fuenzalida cumplió con su labor en el sector derecho. Ofició de lateral, volante carrilero y extremo.

José Pedro Fuenzalida cumplió con su labor en el sector derecho. Ofició de lateral, volante carrilero y extremo.

Vidal omnipresente. Decíamos que Arturo Vidal estaba libre a su trajín en este esquema. Y se notó, sobre todo cuando a partir de los 20’ Uruguay comenzó a arrinconar a la Roja en el último tercio de cancha, apareciendo el polivalente del Inter de Milán en área propia para recuperar y despejar. También, para reparar las malas entregas que hubo en el medio campo y, por último, buscando la habilitación para alguno de sus compañeros de arriba.

Cambio de esquema. Con el marcador en contra, en el complemento Chile mutó el 4-4-2 inicial a un 4-3-3 con el adelantamiento de José Pedro Fuenzalida como extremo derecho, centralizando a Eduardo Vargas y Alexis Sánchez por la izquierda. El aviso de cambio de disposición se registró antes del minuto con una internada del símbolo de Universidad Católica cuyo remate cruzado contuvo el meta Martín Campaña.

Pero también hubo cambio de disposición de los nacionales mostrando mayor movilidad y buscando mejor profundidad en sus incursiones. Por ahí, hubo una falta dudosa en el área sobre Nicolás Díaz (50’).

Hubo momentos en que Chile llegó, a tener seis hombres en el borde del área local buscando los resquicios –empujados por Arturo Vidal y Charles Aránguiz- en una zaga celeste que comenzó a enredarse ante ese nuevo panorama. Justamente, una impecable habilitación del volante del Leverkusen posibilitó el gol de Alexis Sánchez.

El movedizo Alexis. El tocopillano contagió con sus afanes a sus compañeros, sobre todo en el segundo tiempo. Su constante movilidad se focalizó, sobre todo, por el flanco izquierdo del ataque chileno administrando el balón o creando espacios para sus compañeros. También, era que no, recibió las caricias uruguayas cuando los locales se vieron incómodos por el segundo tiempo de los chilenos. En lo estadístico, con su tanto en el Centenario se afirmó como goleador histórico de la Roja totalizando 44 anotaciones. (¿Antonio Conte habrá tomado nota de lo que hizo Sánchez en el Centenario? Escúchanos Señor te rogamos…)

Paulo Díaz nuevamente resaltó en la zaga nacional. Con su hermano Nicolás anotaron un hito en Montevideo.

Paulo Díaz nuevamente resaltó en la zaga nacional. Con su hermano Nicolás anotaron un hito en Montevideo.

Refresco en ataque. Los ingresos de Víctor Dávila y César Pinares trasuntaron que Chile quería seguir buscando algo más que el empate, cuando perfectamente –y cuántas veces se ha visto eso en la historia del fútbol chileno- la cabina técnica pudo haber enviado más defensas para cuidar el valioso resultado.

Mientras Dávila fue tomando confianza de a poco, el jugador de la UC llegaba desde atrás con balón dominado para sorprender a la última línea oriental. Con ambos, se mantuvo la presencia de hombres rojos en el campo uruguayo.

¿Para qué tiene el VAR? A ver, el gol uruguayo de penal lo sancionó el VAR. Sin embargo, faltando tres minutos para el final la mano del uruguayo Sebastián Coates fue más clara que la cometida por Sebastián Vegas. Pero el juez paraguayo Eber Aquino protagonizó todo el show de diálogo con sus dos colegas que estaban en caseta para desestimar tan clara acción. Entonces, ¿no se suponía que el VAR era para, justamente, propiciar la justicia deportiva? ¿Cómo qué los reclamos a la FIFA? Después vino el segundo gol uruguayo, que tomó tonos de injusticia por el correcto desempeño, insistimos, que Chile mostró en Montevideo.

Dato familiar. La alineación de Nicolás y Paulo Díaz en el Centenario constituyó la séptima ocasión en que hermanos coinciden en la titularidad de la Roja. Anteriormente, fueron David y Francisco Arellano, en el Sudamericano de 1924; Jorge y Julio Córdova, en el Sudamericano de 1939; Carlos y Manuel Arancibia, Sudamericano de 1942; Jorge y Eduardo Robledo, Eliminatorias Mundial 1954 y Sudamericano 1955; Leonel y Manuel Pedreros, amistoso con Brasil en diciembre de 1987; más Víctor y Cristián Castañeda, Eliminatorias Mundial 1998. Además, el padre de los hermanos Díaz, Ítalo, jugó en las Clasificatorias para Korea-Japón 2002… justamente, ante Uruguay en el Estadio Nacional.

URUGUAY 2-1 CHILE

URUGUAY (4-2-3-1): Martín Campaña; Martín Cáceres, Sebastián Coates, Diego Godín, Matías Viña; Federico Valverde, Rodrigo Betancur (76’ Mauro Arambarri); Brian Rodríguez (86’ Maximiliano Gómez), Giorgian de Arrascaeta (76’ Jonathan Rodríguez), Nicolás de la Cruz (55’ Nahitán Nandes); Luis Suárez. DT: Oscar Washington Tabárez

CHILE (4-4-2): Gabriel Arias; Paulo Díaz, Francisco Sierralta, Sebastián Vegas, Nicolás Díaz (83’ Enzo Roco); José Pedro Fuenzalida (68’ César Pinares), Claudio Baeza, Charles Aránguiz, Arturo Vidal; Alexis Sánchez y Eduardo Vargas (68’ Víctor Dávila). DT: Reinaldo Rueda

Goles: 1-0, 38’ Luis Suárez (Uru), de penal; 1-1, 53’ Alexis Sánchez (Chi); 2-1, +93 Maximiliano Gómez (Uru)

Árbitro: Eber Aquino (Paraguay)

Estadio: Centenario de Montevideo

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios