Derrota de Chile con Uruguay: preocupante toque de alerta para la Copa América

Ante un rival de peso, el equipo nacional reafirmó las dudas en la defensa y también, quién debe asumir la labor de creación.

Guía de: Selección Chilena

Hemos escrito en esta tribuna que los amistosos sirven para ajustar detalles. También, se había anticipado que la goleada sobre Venezuela había sido sobre la lógica de superar a un elenco de nivel inferior. Por eso, se esperaba el duelo con Uruguay, que por pergaminos son superiores a la Roja. Por ende, el rival ideal para calibrar el real nivel de nuestro seleccionado.

A grandes rasgos, en lo que se refiere a ofensiva en el equipo chileno no hay dudas. Las presencias de Alexis Sánchez, Eduardo Vargas, Arturo Vidal, Jorge Valdivia –cuando está en la plenitud de sus condiciones- y el resto garantizan poder de fuego.

FBL-FRIENDLY-CHI-URU

Sin embargo, las dudas están atrás. Las pelotas detenidas, un mal endémico histórico para cualquier equipo chileno, son una falencia que aún no se logra resolver. También, los desajustes cuando un elenco de fuste, como lo fueron los celestes el martes, los aprovecha también son un riesgo que atañe a los chilenos.

Como dice el lugar común, es mejor que se produzcan estas derrotas ahora en la etapa previa y no en la instancia superior como lo es la cercana Copa América.

El próximo año Chile tendrá la opción de cuatro fechas FIFA para realizar los últimos ajustes previos al debut en el certamen continental. Y evitar que las mencionadas dudas en la zaga -¿se insistirá con Gary Medel como central, a pesar de sus ganas y guapeza, en vez de buscar a alguien de mayor estatura liberando al Pitbull para corretear la zona media tal como lo hace en el Inter?-, además de definirse sobre quién será el dueño de la conducción –otro tema que aún no aclara el DT Jorge Sampaoli- crezcan de aquí a siete meses.

Sobre este último ítem, se reitera que cuando Alexis Sánchez asume esa labor se pierde en su principal objetivo que es picar y pisar el área rival. El hecho de que deba atender labores extras disminuye su aporte en el ataque neto.

El partido

Sobre el duelo disputado en el Estadio Monumental, los orientales esperaron poco más de la mitad de la cancha, con Edinson Cavani solitario mientras que Diego Rolán cargado por la derecha para esperar el pique. Con el oficio inherente de los uruguayos, cerraron todos los espacios a los intentos chilenos quienes no pudieron cerrar los circuitos. Eso puso a prueba la paciencia de los rojos, de no caer en la tentación del pelotazo o la incursión suicida.

Alexis Sánchez, en su (¿incómodo?) rol del 9 Mentiroso debió –era que no- retroceder para recuperar el balón y buscar a sus compañeros que intentaban el trajín. Pero como se señaló, los uruguayos establecieron dos murallas.

Bastó que los chilenos apuraran, apelaran al toque rápido y a que Sánchez se moviera donde mejor sabe, en el área rival, para abrir la cuenta.

Con el 1-0 se esperaba que Uruguay saliera de sus posiciones, pero no ocurrió así. A pesar de ese esquema, fueron los mejores momentos de los locales, con toques veloces que producían espacios que podían ser aprovechados. Fueron esos los mejores momentos de Chile.

El empate charrúa fue consecuencia del mal endémico del que ya nos referimos unos párrafos más arriba: las pelotas detenidas que tanto complican a la zaga nuestra. Rolán apareció libre, en la altura del segundo palo, para cabecear.

Eso fue el reflejo de lo que se extendió en el segundo tiempo, ya que los visitantes se aventuraron más en campo rival pillando desprevenida la última zona chilena, que dejaba espacios por sus constantes ansias de atacar. Bueno, son los riesgos que se corren al apostar por una ideología de ataque.

El segundo gol antagonista fue la consecuencia de lo que se escribió anteriormente. Dos uruguayos ante Mauricio Isla y el portero Claudio Bravo conjuraron la victoria de los orientales, que de paso le menciona a Chile que hay que colocar muy bien los estoperoles sobre el pasto si se aspira a ganar la Copa América.

CHILE 1-2 URUGUAY

CHILE (4-3-3): Claudio Bravo; Mauricio Isla, Gary Medel, Gonzalo Jara, Eugenio Mena (87’ Jean Beausejour); Arturo Vidal, Marcelo Díaz (87’ Rodrigo Millar), Charles Aránguiz; Fabián Orellana, Alexis Sánchez y Eduardo Vargas (70’ Mauricio Pinilla). DT: Jorge Sampaoli

URUGUAY (4-4-2): Fernando Muslera; Maximiliano Pereira (62’ Gastón Ramírez), José María Jiménez, Diego Godín, Alvaro Pereira; Carlos Sánchez (46’ Ricardo Guzmán Pereira), Egidio Arévalo Ríos, Nicolás Lodeiro (62’ Mathias Corujo), Cristian Rodríguez (79’ Abel Hernández); Diego Rolán (83’ Jonathan Rodríguez) y Edinson Cavani (79’ Alvaro González) DT: Oscar Washington Tabárez

Goles: 1-0, 27’ Alexis Sánchez (Chi); 1-1, +46’ Diego Rolán (Uru); 1-2, 80’ Alvaro González (Uru)

Arbitro: Carlos Vera (Ecuador)

Público: 35 mil personas, aproximadamente

Estadio: Monumental de Santiago

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X