Falleció JJ Muñante, el peruano que dejó a Chile fuera del Mundial 78

Su zurdazo en el arco sur del Estadio Nacional, en marzo de 1977, quedó en la historia de la Roja.

Guía de: Selección Chilena

 

JJ Muñante en lo suyo, desbordando por la banda derecha. En la foto, en el empate sin goles ante Holanda en el Mundial de Argentina.

JJ Muñante en lo suyo, desbordando por la banda derecha. En la foto, en el empate sin goles ante Holanda en el Mundial de Argentina.

Para los más memoriones, el nombre de Juan José Muñante los lleva inmediatamente a la fatídica noche del 6 de marzo de 1977, cuando en el Estadio Nacional la Roja empató 1-1 con Perú comenzando de esta manera el equipo chileno a hipotecar su potencial clasificación al Mundial de Argentina 78. Porque el que fue considerado “el culpable” de que nuestro país no jugara  en dicho evento falleció este martes, a los 70 años de edad, tras una larga batalla en contra del cáncer.

El Jet, La Cobra o simplemente JJ era un veloz extremo derecho que, por esos días, formaba en el cuadro mexicano de los Pumas de la UNAM. De buen dominio del balón, también gozaba de un veloz pique –no en vano, registraba 11 segundos en los 100 metros planos… con el balón en sus pies- y era un eximio generador de asistencias para que ilustres como Percy Rojas o el Nene Cubillas entraran en velocidad para anotar.

Había comenzado su carrera en Sport Boys de El Callao (1966-1968) para pasar a Universitario de Lima (1969-1973) con el que llegó a la final de la Copa Libertadores en 1972. Continuó su carrera en México, donde cosechó blasones hasta 1982 cuando retornó al elenco crema. Por la Selección Peruana alineó en 48 partidos y anotó 6 goles, entre 1967 y 1978.

El escenario de su logro. Aquel 6 de marzo de 1977 Chile llegaba envalentonado tras haber vencido, en Guayaquil, a Ecuador por 1-0 –gol de Miguel Ángel Gamboa- por lo que una victoria sobre los peruanos, en la propia casa, prácticamente aseguraba el paso hacia el triangular final del cual saldrían dos clasificados para el Mundial trasandino. De paso, ese potencial triunfo terminaba por disfrazar las zozobras que había tenido el proceso de la Selección a cargo de Caupolicán Peña, proceso que no había sido capaz de lograr armar una oncena estable dependiendo sólo de lo que pudieran hacer individualidades como Elías Figueroa, Ignacio Prieto, Osvaldo Castro y Carlos Reinoso.

Por eso, para el pleito con los del Rímac se movió todo el aparataje. Porque era más que un partido de fútbol, ya que las relaciones entre ambos países no pasaban por buenos días más si el dictador nortino Francisco Morales Bermúdez hacía rato que estaba con ganas con invadir Chile para recuperar la zona del Tarapacá.

De esta manera, en los días previos por las radios nacionales se escuchó una particular versión del tema “Yo Tengo Fe” de Palito Ortega en versión de Arturo Millán y el trío Frecuencia Mod donde en el coro cantaban “yo tengo fe… que Chile clasificará…”.

El peak de la previa del cotejo fue cuando, minutos antes, llegó hasta el palco presidencial del Nacional el General Augusto Pinochet, vestido con un elegante terno en tonos claros, para presenciar el cotejo. Este hecho fue una de las causales por las que no se convocó a Carlos Caszely, de buena campaña en esos momentos en el Espanyol de Barcelona, porque se pensaba que si el Rey del Metro Cuadrado –abierto opositor al régimen militar- anotaba ante los peruanos y Chile ganaba, el Chino quedaría como héroe popular ante la misma presencia del gobernante de facto.

Portada y titular de la revista Estadio post empate con los peruanos, con Muñante como gran protagonista.

Portada y titular de la revista Estadio post empate con los peruanos, con Muñante como gran protagonista.

Ese nefasto zurdazo… El caso es que, a pesar de los ripios que había mostrado en su preparación, Chile terminó el primer tiempo ganando 1-0 con anotación de Sergio Ahumada. Todo era bello, ya se estaban cotizando pasajes para ir al Mundial cuando, promediando el complemento, todo se derrumbó. “Muñante borró esa idea en el minuto 28 del segundo tiempo con un zurdazo desde la derecha, tan ilógico como sorpresivo, que transformó el triunfo meritorio en un empate realista y que hasta lleva a pensar en que tal vez la sacamos barata”, escribió de forma cruda la revista Estadio.

Enzo Escobar, el lateral izquierdo que debía cubrir la subida de La Cobra, señalaba tras el lance que “creo que lo había controlado bastante bien y nunca pudo desbordar con tranquilidad. En este caso se me fue por el medio y lamentablemente acertó con ese zurdazo. Es lo que me da más rabia…” mientras que el portero Adolfo Nef, titular en el arco chileno en aquella jornada, reflexionó que “le salió un tirazo, muy abajo y esquinado, demasiado precioso. Una fatalidad que le haya dado como le dio”.

¿Y qué dijo el otro? “Muchas veces he hecho goles de esta manera, entrando en diagonal desde la derecha y rematando con pierna izquierda, pero jamás uno de tanta trascendencia como el de esta noche. Me dieron ganas de reír, de llorar… Cuando amagué largo frente a un defensa y vi el arco, rematé. Y supe que sería gol por la trayectoria y porque el arquero estaba mal parado”, declaró Muñante a los reporteros ubicados en el sector sur del Estadio Nacional.

Cuento corto, en la revancha en Lima la oncena local venció 2-0 y avanzó hacia la cita mundialista. Y Chile se quedó con las ganas. En lo que se refiere a JJ Muñante, se convirtió en todo un referente de ese equipo que, como ya se esbozó más arriba, contaba con monstruos como José Velásquez y Hugo Sotil. Incluso, cuenta la leyenda que antes del debut mundialista de los peruanos ante Escocia, el DT británico Alistair MacLeod, le dijo a sus jugadores: “Marquen bien al número 7 (Muñante), el resto es rutina”.

Ése era Juan José Muñante, el peruano que dejó a los chilenos viendo el Mundial 78 por los recién estrenados televisores en colores. Tal como el siguiente video que muestra los dos goles de aquella jornada.

 

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X