¿Ganaron los mapuches el Mundial de 1942? La fábula de Soriano que se confunde con la realidad

Pese a la pródiga descripción del escritor, una investigación termina por aclarar que se trata más bien de una fábula que de realidad.

Guía de: Selección Chilena

Hace unos 15 años llegó a manos de este redactor el libro “Memorias del Míster Peregrino Fernández y Otros Relatos de Fútbol” del escritor argentino Osvaldo Soriano. Entre las diversas crónicas que integra ese valioso volumen, el literato trasandino dejó en evidencia –casi subrepticiamente- los antecedentes -¿certeros?- de la efectiva realización del Mundial fijado para 1942, en medio de las balas y bombardeos que sazonaban la Segunda Guerra Mundial en Europa.

La historia oficial indica que de acuerdo a los datos oficiales de FIFA, la continuidad de los Mundiales de Fútbol se vio seriamente interrumpida entre 1938 y 1950, por culpa de la idiotez humana que llevó al mencionado conflicto magno. Por ello las citas fijadas para 1942 y 1946 quedaron solo como sanas intenciones en medio del polvorín. Eso es lo que todos sabemos… o sabíamos. Porque, según los datos que entregó Soriano en su libro, se podría pensar que el certamen fijado para 1942, efectivamente, se realizó. Es aquí donde entrar a confundirse ficción con realidad, porque pese a la pródiga descripción del escritor, una investigación termina por aclarar que se trata más bien de una fábula que de realidad, a pesar de la genialidad del relato y de lo mucho que nos habría gustado que todo hubiera sido cierto.

La ficción, no olvidarlo, podría resumirse de la siguiente manera: La sede no fue algún pequeño estado europeo como Anglesey, Rijeka o el Tirol del Sur. No. El torneo se realizó en… la Patagonia argentina. Sí, es verdad. Y entre los referentes de ese Mundial perdido está don Casimiro, tío de Soriano, y William Brett Cassidy –hijo natural del bandido Butch Cassidy- quien andaba patiperreando por la zona. Incluso, este último ofició de árbitro en al final.

Los nueve participantes

La génesis del Mundial 1942 fue la construcción de la represa de la Barda del Medio, en la Patagonia trasandina. En abril de ese año llegaron a la mencionada edificación ingenieros eléctricos del Tercer Reich alemán para instalar la primera línea telefónica en la región y así tener contacto directo con Berlín. Los teutones traían en su equipaje un balón de fútbol a válvula automática, según ellos inventado en Hamburgo.

El caso es que, siempre según el relato ficticio de Soriano, después de desafiar y golear a algunos improvisados equipos conformados por lugareños y obreros que trabajaban en la represa, se definió dar forma a ese Campeonato Mundial tan particular.

Mundial 1942

Imagen de la inauguración del certamen Patagonia 1942.

El magistral relato de ficción de Soriano sigue así: Según los registros del tío Casimiro compitieron Alemania, cuyo equipo era formado por los mencionados ingenieros de la línea telefónica aquella; Italia, representada por obreros piamonteses y emilianos que laboraban en la represa –y que debían defender su condición de campeones vigentes, tras adjudicarse las citas de 1934 y 1938-; Argentina, equipo integrado por obreros locales; Polonia, cuya selección era formada por sacerdotes y también obreros de esa nacionalidad; Francia, elenco conformado por intelectuales galos reforzados por tres chilenos (¡qué nunca falte el compatriota en los eventos importantes de la historia!); España, representada por almaceneros del lugar; agregando a los Guaraníes que eran obreros veteranos de la guerra con Bolivia y que jugaron bajo bandera paraguaya; Inglaterra, equipo formado para bajarle los humos a Alemania; y los Mapuches, quienes participaron pensando que en la Copa en disputa estaban los secretos que utilizaron los huincas para conquistar sus tierras.

Incluso, dice el cuento, hubo subsedes… lo que da cuenta que el torneo fue seriamente organizado. En la Barda del Medio clasificaron los italianos, que superaron a guaraníes y polacos. En Villa Centenario avanzaron los alemanes, que dieron cuenta de franceses y argentinos. Y en la subsede de la Ruta de la Tierra, cerca del prostíbulo del sector, el representativo mapuche clasificó directamente a la final del campeonato tras dejar en zaga a españoles e ingleses.

Una particular semifinal

Para definir al rival de los mapuches en la final, sostiene la fábula de Soriano, se midieron italianos y alemanes. El árbitro fue Cassidy, a quien le robaron su dólar de oro justo en el momento que hacía el sorteo con los capitanes. Y como no disponía de un silbato para ejercer su rol, decretaba sus sanciones con un disparo al aire.

Mundial 1942

Una de las figuras del representativo Mapuche era su portero, cuyo nombre se perdió en los registros encontrados.

Para este duelo, los alemanes ingresaron luciendo cascos, para protegerse de la marca rival; y alfileres, para salir airosos en las pelotas disputadas cuerpo a cuerpo. Los italianos, en tanto, camuflaron pimienta en sus equipaciones, para lanzarle a los ojos de sus rivales. Cuando ese atentado al fair play fue descubierto por el referí Cassidy, sancionó tres penales a favor de los germanos.

Los correspondientes servicios estuvieron a cargo de un ingeniero prusiano que cada vez que iba a chutear, se acomodaba sus lentes. Mediante la vía desde los doce pasos, marcó dos goles que eliminaron a los italianos… impidiendo, de paso, que anotaran el tricampeonato mundial consecutivo, afirma el texto ficticio.

La final

El día de la final (según relata en su fábula el propio Soriano, “un domingo gris que la historia no recuerda”) comenzó a funcionar el teléfono directo a Berlín para comunicar lo que sería la victoria alemana, el triunfo de la raza aria sobre los mapuches.

En la interpretación de los himnos, como los mapuches no tenían país reconocido protagonizaron una danza que solicitaba auxilio a sus dioses.

Según el tío Casimiro, apenas comenzó el partido se desató un granizo tremendo. Obviamente, se pensó en suspender el pleito pero los alemanes se negaron porque ya habían avisado a su país que eran los campeones. Y por ende, tenían que confirmarlo en el juego mismo, continúa el relato.

Mundial 1942

El equipo alemán estaba formado por ingenieros, cuyo astro –el de lentes- era especialista en servir penales.

El relato de ficción no escatima en creatividad e imaginación: Era tanto el granizo, que además del barrial de la cancha, los arcos no se veían. A pesar de ese escenario, el encuentro se extendió hasta medianoche, cuando le avisaron a Cassidy que los arcos habían desaparecido. Ante la emergencia, se envió a un destacamento a buscar los implementos, pero nunca más se supo de esos exploradores.

El caso es que cuando amaneció, prosigue, ni siquiera había pelota con qué jugar. Pero los mapuches seguían saltando y haciendo gestos como si estuvieran dominando el balón. En eso, sonó el teléfono: era una llamada desde Berlín, en la cual se escuchaba el discurso del mismísimo Adolf Hitler.

Y sucedió que, al decir del propio Soriano, “uno de los arcos apareció de pronto en lo alto de una colina, a la vista de todos, y las mujeres reanudaron su danza sin música. Una de ellas (…) fue al encuentro de la pelota que caía de muy alto, de cualquier parte, y con una caricia de la cabeza la dejó dormida frente a los palos para que un bailarín descalzo que reía a carcajadas la empujara derecho al gol”.

Según el mito, William Brett Cassidy anuló ese gol con balazos al aire. Pero el tío Casimiro rejura que validaron ese tanto. Lo único cierto es que en los registros oficiales no aparece la disputa del Mundial de 1942, pese a que Soriano relata tan bien el episodio ficticio que su imaginación y genialidad creativa tienden a confundirse con la realidad.

El documental basado en la fábula de Soriano.

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X