Goleador triunfo de Chile sobre Albania: Los detalles del inicio de la era Gareca

El triunfo sobre los albanos permite comenzar a mirar con optimismo lo que se viene en el camino al Mundial de Norteamérica.

Guía de: Selección Chilena

Eduardo Vargas es la gran apuesta del Tigre Gareca. Turboman respondió a esa confianza con la apertura de la cuenta.

Eduardo Vargas es la gran apuesta del Tigre Gareca. Turboman respondió a esa confianza con la apertura de la cuenta.

Más allá del resultado anotado este viernes en Parma, un 3-0 que sirve para iniciar de mejor manera el nuevo derrotero, lo mostrado por la Selección Nacional ante el representativo del águila bicéfala otorga una dosis de optimismo al vislumbrarse una idea de juego con prioridad en lo ofensivo -detalle que hacía rato no se apreciaba por estos lares-. Por supuesto, eso le permitirá al técnico Ricardo Gareca comenzar su era con un depósito a plazo que le puede granjear muchos aspectos favorables a la Roja.

Mixtura. Tal como se anticipó, este inicio de proceso tuvo en su primera formación una mezcla de históricos (Bravo, Isla, Sánchez y Vargas), nuevos valores que se han sido consagrando en el último tiempo (Díaz, Suazo, Echeverría y Núñez), oportunidad para los que están despuntando (Osorio) y alguna que otra sorpresa (Lichnovksy). De esta manera, el técnico fue consecuente con su parecer apenas llegó a Pinto Durán, de convocar a los mejores del momento, sin importar lo que luzca el carnet de identidad, para cumplir su objetivo de clasificación mundialista.

Planteamiento, Además, se ratificó que el Tigre no abandonó su esquema matriz, el 4-2-3-1 donde hay prioridad de la constante proyección de los laterales, y con la orden que Alexis Sánchez no retroceda tanto. Gareca manifestó que quiere al tocopillano más cerca del área contraria que del círculo central, buscando al que fue su socio ofensivo en las mejores épocas de la Generación Dorada, Eduardo Vargas.

Ojo, que con el adelanto de Sánchez el dibujo pasaba a 4-2-2-2, fortaleciendo el concepto de que esas tres duplas conforman la columna ofensiva de la Roja. Triple barrera que se fortalecía con los piques por las bandas de Isla y Suazo.

Rotación y presión. Un detalle a considerar, el rápido traslado de la pelota con sucesivos toques buscando abrir la cancha, para obligar a los defensores rivales a abrirse y dejar de esta manera algunos espacios que alguna transición o balón en profundidad pudiera ocasionar peligro.

Otra estrategia a destacar es que cada vez que Chile perdía la posesión, se apeló al pressing en tres cuartos de cancha. ¿Hace cuánto tiempo que no se veía a una Selección Nacional como protagonista en la cancha?

Bemoles. Si bien es elogiable la correcta entrega de la pelota hacia el pie del compañero mejor ubicado -algo de perogrullo, pero que al futbolista chileno se le olvida de manera constante- a ratos de abusa de ese toque, permitiendo al rival ordenarse en su testera. También, mucha tendencia a atacar centralizando el juego en vez de abrir el gramado por las puntas que es lo que quiere Gareca.

Además, cuando los albanos quedaron abajo en el marcador pasaron de equipo reactivo a otro con iniciativa, apurando sus despliegues. Ese cambio de velocidad pareció dejar un poco en evidencia a la última línea chilena, que tuvo que afrontar la búsqueda del centro en diagonal que protagonizaban los europeos.

El detalle, que no hay que dejar pasar, es que por orden de Gareca la línea de zagueros debe ubicarse más allá del primer cuarto de cancha, dejando peligrosos espacios para un potencial contragolpe rival. Pero es un riesgo que el técnico prefiere correr, lo admitió.

Eterno. Un dato que no puede pasarse por alto. Claudio Bravo volvió al seleccionado, volvió a ser titular y volvió a lucir la jineta de capitán en su brazo izquierdo. Detalles que Ricardo Gareca sabe que le favorecerán para ir conformando su grupo base con el que trabajará en este proceso.

CHILE 3-0 ALBANIA

CHILE (4-2-3-1): Claudio Bravo; Mauricio Isla, Igor Lichnovsky, Paulo Díaz, Gabriel Suazo; Rodrigo Echeverría (+93’ Esteban Pavez), Marcelino Núñez (71’ César Pérez); Víctor Dávila, Alexis Sánchez (82’ Marcos Bolados), Darío Osorio (86’ Cristian Zavala); Eduardo Vargas (72’ Ben Brereton). DT: Ricardo Gareca

ALBANIA (4-2-3-1): Thomas Strakosha; Elseid Hysaj, Enea Mihaj, Berat Djimsiti, Mario Mitaj; Yiber Ramadani, Kristjan Asllani; Taulant Seferi, Nedim Bajrami, Jasir Asani; R. Manaj. DT: Sylvio Mendes, Sylvinho

Goles: 1-0, 19’ Eduardo Vargas (Chi); 2-0, 83’ Marcos Bolados (Chi); 3-0, +92’ Víctor Dávila (Chi)

Árbitro: Luca Pairetto (Italia)

Estadio: Ennio Tardini de Parma

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios