Hace 64 años, Chile ya enfrentó a España en el Maracaná ¿Qué ocurrió?

El 29 de junio de 1950 los hispanos se impusieron 2-0. Sin embargo, el elenco chileno se creó opciones las que desvió o, simplemente, fueron controladas por el portero Ramallets.

Guía de: Selección Chilena

Como si fuera un deja vu futbolero, este miércoles España y Chile se enfrentarán nuevamente en un Mundial. Tal como hace 64 años, en el mismo país, Brasil; en el mismo estadio, Maracaná de Río de Janeiro; por el mismo grupo, el B; y por la misma jornada, la segunda fecha de la serie. Mucha coincidencia.

Sólo que en aquel lejano 29 de junio el resultado fue 2-0 a favor de los ibéricos. Se espera, en esta parte del mundo, que eso sea lo que cambie de esta reencarnación balompédica.

Chile España

Formación chilena ante España, en junio de 1950. Arriba, de izquierda a derecha: Arturo Farías, Manuel Alvarez, Sergio Livingstone, Miguel Busquets, Fernando Roldán y Hernán Carvallo. Abajo: Andrés Prieto, Atilio Cremaschi, Jorge Robledo, Manuel Muñoz y Guillermo Díaz.

Repasamos en la siguiente crónica lo sucedido en el césped carioca en aquella lejana coyuntura.

Dominio español

Los primeros tramos de aquel cotejo mostraron a un equipo chileno lanzado en ataque, gracias a las incursiones de Atilio Cremaschi por la derecha y las filtraciones de Jorge Robledo por el centro. La última línea hispana estaba desorientada, mas eso no fue bien aprovechado por los chilenos para abrir la cuenta. El portero Ramallets contuvo un par de disparos, mientras que un remate del Gringo Robledo se fue elevado sobre el horizontal.

Sin embargo, los ibéricos ajustaron sus piezas y comenzaron a asumir el control del partido mediante sucesivas combinaciones de su línea media y delantera. Un disparo de Igoa puso en alerta a Sergio Livingstone. En contraparte, Robledo y Cremaschi -¡otra vez!- protagonizaron una habilitación perfecta que Ramallets -¡otra vez, también!- conjuró a tiempo.

Chile España

Atilio Cremaschi y Jorge Robledo fueron dos de los más destacados en Chile, en el Maracaná.

Un rechazo largo de la defensa nacional lo tomó Manuel Colo Colo Muñoz, quien avanzó hacia la portería española. Nuevamente, el guardapalos europeo, haciendo gala de su timming anuló esa opción rival.

El juego en conjunto de España comenzó a favorecerles el trámite, sobre todo con las paredes que desarticularon a los backs nacionales, consumando con la apertura de la cuenta mediante el extremo derecho Basora. El jugador del Barcelona tomó un rebote en el Cholo Roldán para superar al Sapo Livingstone.

Chile España

Apertura de la cuenta a favor de España. Basora ya celebra mientras que a Farías sólo le queda observar.

El representativo peninsular no se refugió y continuó con su presión. Un remate del mediocampista Gonzalvo pasó apenas desviado del primer palo de Livingstone. El portero de la UC desvió, posteriormente, con los puños intentos de Zarra y Gaínza.

Como respuesta, nuevos intentos chilenos se registraron, siempre con Cremaschi y Robledo a quienes se unió Andrés Prieto, pero Ramallets mantuvo su valla inmaculada.

Falta de puntería

En la vuelta de mano, Basora otra vez inquietó la última línea nacional con un disparo que dio en el poste izquierdo de nuestra portería. El rebote posterior no lo controló Gaínza, quien estaba en posición privilegiada para haber marcado el segundo tanto.

La Roja continuó protegida. Pero cuando logró pasar la mitad de la cancha, no aprovechó la oportunidad como lo que protagonizó el extremo izquierdo Guillermo Díaz, quien elevó su remate.

Tras bajar las revoluciones rotando el balón, España esperó el momento del zarpazo final. Éste se produjo cuando un rechazo de la última línea hispana lo tomó Zarra en el medio, inició su pique sacándose la marca de Arturo Farías y al toparse con Livinsgtone lo dribleó y marcó el 2-0.

Chile España

Estanislao Basora y Telmo Zarra, los autores de los goles en aquella lejana jornada.

Con ese panorama la Selección Chilena intentó, vanamente, una reacción esta vez a cargo de los que se ubicaban en el medio. Prieto, Muñoz y Cremaschi intentaron con remates de distancia que el portero hispano controló.

En el segundo tiempo el denominador no cambió. Apenas iniciado el complemento, Livinsgtone tuvo que extremar recursos para contener un cabezazo de Zarra. El dominio europeo se mantuvo, y había aroma de un 3-0 antes que un 2-1. Las incursiones chilenas eran esporádicas. Lamentablemente, cuando llegaban a última zona rival los forwards nacionales se farrearon las opciones creadas.

Tras ese oasis, los españoles retomaron el control. Y apareció Sergio Livinsgtone con todos su galones para lucirse. No en vano, la prensa española escribió que el Sapo puso “de manifiesto su gran calidad de meta excepcional”.

Quien continuó liderando los ataques hispanos fue su extremo Basora, que tras varios amagues sobre Fernando Roldán, el zaguero de la UC optó por detenerlo con una zancadilla que no fue sancionada por el árbitro.

Si los delanteros chilenos desperdiciaron sus ocasiones, sus pares españoles simplemente anduvieron con mala suerte. Porque un disparo de Panizo, cuando Livinsgtone estaba batido, rebotó en Zarra quien se convirtió así en el mejor back para Chile. Después, le anularon un gol a Igoa por off side de Gainza. Posteriormente, un chute de Zarra lo desvió Roldán.

En los últimos tramos del partido, los chilenos siguieron buscando el descuento. Una combinación de Prieto y Díaz fue entregada a Robledo, cuyo disparo lo detuvo, por enésima vez, Ramallets. Luego, Prieto fue derribado en el límite del área tras lo cual el tiro libre de Cremaschi lo conjuró Igoa.

Escaramuzas por ambos lados fueron el aderezo del resto del pleito, que tras su pitazo final fue considerado el mejor que se había jugado, hasta ese momento, en aquel Mundial.

Reacciones

Chile España

Titular del diario deportivo español El Mundo Deportivo, al día siguiente del partido. En aquella ocasión, España vistió camiseta azul y pantalones blancos.

En un primer análisis del pleito, se expuso que “el fútbol chileno no tiene punch. Es como un boxeador científico, hábil, estilista, pero cuyos golpes no dañan”.

También se redactó que “ahora se atacó mucho y se jugó de igual a igual (…) Alvarez, Busquets y Carvallo formaron una línea de primer orden y que se entiende muy bien.

“Farías cumplió ejemplarmente todas las instrucciones y siempre fue una garantía dentro del área”, mientras que “Livingstone respondió lo que de él se esperaba, teniendo su mejor momento en el segundo tiempo frente a España, en que soportó un bombardeo impresionante de veinte minutos, tapando todo con seguridad y estilo”.

Sobre Atilio Cremaschi se escribió que fue el “mejor hombre” del equipo chileno destacándosele el hecho que “trabajó una barbaridad” en su sector.

Finalmente, de Jorge Robledo se dijo que “luchó con mucho más entusiasmo y tesón que en Santiago, pero las cosas no le salieron bien. (…) Con España pudo probar puntería, pero Ramallets impidió goles que se aclamaban”.

ESPAÑA 2-0 CHILE

ESPAÑA: Antonio Ramallets; Gabriel Alonso, José Parra, José Gonzalvo; Mariano Gonzalvo, Antonio Puchades; Estanislao Basora, Silvestre Igoa, Telmo Zarra, José Panizo y Agustín Gainza. DT: Guillermo Eyzaguirre

CHILE: Sergio Livingstone; Manuel Alvarez, Arturo Farías, Fernando Roldán; Miguel Busquets, Fernando Carvallo; Andrés Prieto, Atilio Cremaschi, Jorge Robledo, Manuel Muñoz y Guillermo Díaz. DT: Alberto Buccicardi

Goles: 1-0, 17’ Estanislao Basora (Esp); 2-0, 30’ Telmo Zarra (Esp)

Arbitro: Alberto Malcher (Brasil)

Público: 16 mil personas, aproximadamente

Estadio: Maracaná de Río de Janeiro

Fecha: jueves 29 de junio de 1950

Partido correspondiente al Grupo B del Mundial de Brasil 50.

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X