Inicio » Selección Chilena » Equipo

Iván Zamorano en la Selección Chilena

Iván Zamorano es uno de los mejores jugadores que ha vestido la Roja de todos. El capitán de Chile en Francia 98 siempre se destacó por poner garra y esfuerzo, además de impresionar por su gran juego aéreo y su innegable capacidad goleadora.

Debutó en un partido duro, ante Perú, en Lima. Y cómo sería su costumbre, con un gol. Reemplazó a Orlando Mondaca en el minuto 70 y se demoró apenas cuatro en  liquidar el partido: anotó el 3 a 1 final a favor de Chile.  Ahí comenzó un romance que tuvo su punto más alto en la Copa del Mundo de Francia 98. Pero Bam Bam, además estuvo presente en cuatro Copas América: 87 – 91 – 93 y 99, en tres eliminatorias mundialistas y en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000.

Después del debut vino el subcampeonato en la Copa América de Argentina 87 donde un joven Iván Luis Zamorano estuvo presente en la recordada victoria ante Brasil por 4 a 0.  Dos años después en las clasificatorias a Italia 90, Zamorano siguió siendo parte de la Selección y vivió el desastre del Maracanazo. El 91 fue figura en la Copa América jugada en Chile, donde la Roja remató tercera y el “9” gritó cinco veces.

Mientras transcurría el castigo que cayó sobre Chile (sin opción de disputar las eliminatorias a EE.UU. 94), Zamorano fue creciendo en Europa, jugó en el Saint Gallen de Suiza, en el Sevilla, en el Real Madrid donde fue campeón y goleador, y en el Inter de Milán donde es ídolo.

Mientras estaba en Italia se comenzaron a jugar las eliminatorias para Francia 98. Durante ese proceso Zamorano formó con a Marcelo Salas la temible dupla Za-Sa, juntos marcaron 23 goles llevando a Chile a ser el equipo más goleador del certamen. Bam Bam se consagró como goleador de la competencia, con 12 tantos, y su compañero de ataque lo siguió con 11 goles.

En toda la eliminatoria Zamorano fue fundamental, pero en dos partidos fue la figura descollante. El primero fue contra Venezuela, en el estreno de la Selección en el Estadio Monumental. Fue el 29 de abril del 97 cuando Bam Bam anotó 5 goles, para ayudar a Chile a ganar por 6 goles a 0.

Otro gran duelo, mucho más apretado, fue contra Paraguay en el Nacional. Esa noche del 20 de julio del 97, la Selección Chilena necesitaba imperiosamente ganar para seguir en carrera. Paraguay era un equipo sólido, principalmente en defensa donde destacaban Catalino Rivarola, Celso Ayala y Carlos Gamarra (ese día Chilavert no jugó). Fue un partido tenso, que parecía que se abría a los 9´ cuando el capitán puso arriba a la Roja, de penal, después de un foul a Víctor Hugo Castañeda. Pero el ambiente siguió igual, Paraguay y Chile no se regalaban nada. Pero al comienzo del segundo tiempo vino un centro llovido desde la derecha de Cristián Castañera, Zamorano se suspendió en el aire entre Rivarola y Ayala, desvió la pelota para ponerla pegada al poste derecho del meta Aceval. Era el dos a cero de la tranquilidad, Paraguay luego descontó pero el trabajo ya estaba echo. Chile seguía en carrera.

La Copa del Mundo de Francia 98 tuvo a un Zamorano en un muy buen nivel. Fue el estandarte del equipo, le dio carácter a una Selección que a ratos ilusionó a todo el país. Si bien no marcó, participó directamente en cuatro de los cinco goles que anotó Chile: ganó el cabezazo del primer gol ante Italia; atropelló ante Austria -también de cabeza- para que luego el Matador la empujara; fue víctima de la falta que convierte en gol el Coto Sierra ante Camerún y cabeceó obligando a Taffarel a dar el rebote que Salas convierte en gol ante Brasil. Lo único que le faltó fue anotar.

Iván Zamorano

Foto: El Mercurio

Iván Zamorano es, sin duda alguna, uno de los tres mejores delanteros que han vestido la polera de la de la selección chilena.

En el 99 fue la mejor figura chilena en la Copa America de Paraguay, anotando tres goles, dos de ellos muy importantes: el tres a dos ante Colombia en los cuartos de final y el empate para forzar el alargue ante Uruguay en las semis. Finalmente Chile remató cuarto.

El 2000, otro hito. Fue uno de los tres refuerzos adultos en sumarse a las sub 23 que disputó las Olimpiadas de Sydney (junto a Nelson Tapia y Pedro Reyes). Bam Bam, cómo no, fue el capitán de ese equipo que se llevó la medalla de bronce y además se consagró como máximo anotador con 6 tantos.

En las eliminatorias para el Mundial del 2002 Chile no venía haciendo buenas presentaciones. Pero en medio de la competencia, un lujo, los chilenos pudimos ver otra vez (por última vez), a la mejor dupla de atacantes que jamás se vistieron de rojo. Los Za-Sa comandaron a un Chile que apabulló al todopoderoso Brasil. 3 a 0 en un Nacional repleto: un gol de Estay, otro de Zamorano y el último de Salas sellaron la victoria. Fue la despedida de una sociedad ofensiva temida en todo el planeta.

Para el final, una despedida como se lo merecía. Chile venía mal en las clasificatorias y Zamorano decide dejar su puesto a los jóvenes. Se retira de la Selección Chilena ante un Nacional donde no cabía un hincha más. El rival: nada menos que el campeón del mundo, Francia con Zidane, Henry, Thuram y Desailly a la cabeza. Fue un 2 a 1 a favor de Chile, un homenaje merecido a uno que siempre estuvo, a uno de los capitanes históricos de la Selección. El 1 de septiembre del 2001, Iván Luis Zamorano Zamora, dejó la camiseta que más le gustó vestir y con él se fue su empuje, su coraje y sus goles.

Todavía echamos de menos a Bam Bam elevándose, ganándole en el aire a cualquier rival, cabeceando con potencia para dejar a los arqueros estacados al pasto. El mundo lo reconoce como uno de los mejores cabeceadores de la historia y sus técnicos también. “Cada vez que a Iván Zamorano le llegaba un balón por alto, me dejaba la misma duda que Pelé: ¿Había subido desde la tierra o había bajado desde el cielo?”, dijo su ex DT en el Real Madrid, Jorge Valdano.

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X