Jorge Valdivia y su gran regreso a La Roja: Ocho claves que respaldan al Mago

La goleada 5-0 sobre Venezuela mostró al mejor Chile post Mundial de Brasil, desterrando las pálidas presentaciones en los anteriores amistosos. El responsable de eso fue el volante del Palmeiras.

Guía de: Selección Chilena

Qué duda cabe, lo del viernes fue la mejor presentación de la Selección Chilena en su preparación para la Copa América. El desempeño fue visiblemente superlativo, comparado –por ejemplo- con el insípido empate con Bolivia el mes pasado.

No hay que ser muy analista para darse cuenta que el responsable de esta inflexión fue Jorge Valdivia quien, por enésima vez, demostró que cuando está en la plenitud de sus facultades físicas y futbolísticas el potencia de la Roja aumenta. Los siguientes ítems explican este lead.

* Factor Valdivia: No hay doble lectura, el causante de todo, era que no, fue el volante del Palmeiras. Transitando, a lo largo, por los carriles centrales hizo gala de sus pases al vacío sorprendiendo a sus rivales. También, abrió la cancha con sus laterales. Y marcó posiciones para recibir el balón, donde el punto cúlmine fue su gol lleno de magia, como dirían los románticos; o vestido con parábola, como dirían los racionales.

Con Valdivia en la cancha todo fue sonrisas en la Roja.

Con Valdivia en la cancha todo fue sonrisas en la Roja.

Con sus pases contagió a sus compañeros y renacieron las combinaciones ofensivas que caracterizan a este equipo. El toque de primera es un sello que entusiasma a los que presencian los partidos de Chile.

* Sánchez y Vidal lucieron en sus hábitats: Derivado de lo anterior, el delantero del Arsenal tuvo una responsabilidad menos al no encarnar el maneado 9 Mentiroso y poder mostrarse para recibir el pase, dar el último toque a un compañero y anotar. También, como lo hace en Inglaterra, se adueñó de las pelotas muertas –casi anota un Gol Olímpico-.

Paralelamente, el polivalente de la Juventus lució en su posición como centrocampista por la derecha, tal como lo hace en su equipo. Se le vio más incisivo, con ganas, haciendo olvidar los malestares en la rodilla.

Un detalle: las combinaciones entre ellos dos más Valdivia fabricaron las principales opciones ofensivas chilenas. Como en los viejos tiempos…

* Volumen ofensivo: Relacionado con el punto antecedente, como ya se mencionó hubo mayor participación de los laterales abriendo el campo –el gol de Eduardo Vargas fue una habilitación de Mauricio Isla tras un pase al vacío de Valdivia-.

El apoyo de Charles Aránguiz en el trajín en la zona media más el adelantamiento de Marcelo Díaz ayuda en esta labor global. El problema es que cuando el rival –como intentó Venezuela en el inicio del cotejo- corta esos circuitos deriva en problemas con la creación y enlace (tal como lo consiguió Holanda en el pasado Mundial).

* El 9 neto queda en el archivo… hasta nueva orden: Con lo mostrado ante los venezolanos, el debate sobre la alineación de un delantero de área se guarda por el momento. Sólo sería considerado, tal como ocurrió en la cita mundialista, como alternativa táctica para cambiarle la mano al rival.

* ¿Y cuándo no esté Valdivia quién podrá defendernos?: Hablábamos del equipo con el Mago en la cancha. Pero, ¿qué se hará cuándo se ausente? Pedro Pablo Hernández no es de la misma Escuela que Valdivia, es más de trasladar la pelota y buscar la devolución en el área rival. Las alternativas lógicas, aún vigentes, son Matías Fernández y David Pizarro.

Pero se sabe que Jorge Sampaoli no le perdona al Mati su operación antes del viaje a Brasil; y el Fantasista no conformó al casildense cuando alineó en las pasadas Eliminatorias. ¿No podría el DT ser un poco flexible y revisar su opinión de los dos centrocampistas de la Fiorentina?

* Ojo con la defensa: Hemos dicho anteriormente que en la última zona no se puede depender de las ganas eternas de Gary Medel de guapearle a los grandotes rivales. Hubo un par de cabezazos contrarios –uno de ellos dio en el vertical- que conllevaron preocupación a los chilenos.

Por lo menos tuvo su oportunidad Igor Lichnovski, con lo que se pretende que agrupe confianza porque está llamado a ser alternativa concreta en la zaga, zona que ante un antagonista prendido puede darle muchos dolores de cabeza a la hinchada.

* ¿Habrá más experimentos?: A modo de resumen de todo lo expuesto, se podría anticipar que el técnico Sampaoli ya no debería experimentar con alternativas que no son parte del background de este equipo.

Deberían quedar archivadas el alinear un solo delantero neto como lo hizo en septiembre con México, o insistir que Alexis Sánchez asumiera como la manija del equipo. El esquema 4-3-1-2 permite los mejores lucimientos de esta Roja.

* Venezuela sólo insinuó: Obvia e históricamente, el cuadro llanero es inferior a Chile. Por ende, no era un rival de primer orden para calibrar en su real dimensión a la Roja. Pero los amistosos apuntan, justamente, a otorgar conclusiones tal como las esbozadas en los párrafos anteriores.

En Talcahuano la Vino Tinto demostró en los primeros minutos ímpetu y presión en tres cuartos de cancha. Pero tras la apertura de la cuenta, sus afanes se fueron diluyendo. De no haber sido por los dos palos que la salvaron, en el segundo tiempo, en la noche del viernes se habría anotado una goleada histórica de aquellas como el 7-0 en 1979, por la Copa América; ó el 6-0 en 1997, por las Eliminatorias a Francia 98.

Esto de las goleadas no es gratuito señalarlo porque en el puerto de la Octava Región Chile que protagonizó su mejor partido post Mundial.

CHILE 5-0 VENEZUELA

CHILE (4-3-1-2): Claudio Bravo; Mauricio Isla, Gary Medel, Igor Lichnovski, Eugenio Mena; Arturo Vidal (76’ Rodrigo Millar), Marcelo Díaz (80’ Carlos Carmona), Charles Aránguiz; Jorge Valdivia (76’ Pedro Pablo Hernández); Alexis Sánchez (85’ Mauricio Pinilla) y Eduardo Vargas (76’ Fabián Orellana). DT: Jorge Sampaoli

VENEZUELA (4-2-3-1): Daniel Hernández; Alexander González, Oswaldo Vizcarrondo, Grenddy Pedrozo, Gabriel Cichero; Rafael Acosta (56’ Franklin Lucena), Edgar Jiménez (86’ Franco Signorelli); Mario Rondón, Juan Arango (62’ Rómulo Otero), Frank Fletscher (56’ Juan Pablo Añor); Nicolás Fedor (66’ Fernando Aristigueta). DT: Noel Sanvicente

Goles: 1-0, 17’ Alexis Sánchez (Chi); 2-0, +46’ Jorge Valdivia (Chi); 3-0, 55’ Eduardo Vargas (Chi); 4-0, 77’ Rodrigo Millar (Chi); 5-0, +92’ Pedro Pablo Hernández (Chi)

Arbitro: Antonio Arias (Paraguay)

Público: 15 mil personas, aproximadamente

Estadio: CAP de Talcahuano

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X