Inicio » Selección Chilena » Equipo

Leonel Sánchez: Una Zurda Justiciera

Leonel es uno de los jugadores más importantes en la historia de la Selección Chilena, su pierna izquierda, talento y goles marcaron una época en "La Roja". Acá un repaso a su carrera y al recordado gol que le marcó a Rusia en el 62.

“Si tuviese que elegir un momento de su carrera, don Leonel, ¿con cuál se queda?” El ídolo azul, quien más veces se calzó “La Roja”, sonríe y mientras se abraza con antiguos compañeros de estoperoles afirma sin dudar un segundo: “Con ese que está atrás suyo pues”, apuntando una gigantografía que retrata al mejor arquero del mundo siendo testigo privilegiado de un gol impensable.

La historia de esa imagen comienza a forjarse muchos años atrás, cuando el 25 de abril de 1936 nace en Santiago “León”, como lo llaman sus cercanos. Apenas 11 años tenía cuando comenzó a formarse en las inferiores de Universidad de Chile, donde destacaría su madurez, carácter y un disparo fulminante. Bajo la conducción de Luis Álamos, debuta con 17 años y se suma a la génesis de una era dorada para el cuadro laico. Junto a figuras del calibre de Carlos Campos, Luis Eyzaguirre y Alberto Quintano, entre otros grandes, Sánchez protagoniza el célebre “Ballet Azul”, que entre 1959 y 1969 conquista seis campeonatos nacionales.

Leonel Sánchez

Foto: La Segunda

Leonel Sánchez poseía una zurda impresionante.

Con el cartel de “crack”, Leonel es llamado a la selección nacional en 1955, y con Fernando Riera como técnico, alcanzaría su máximo rendimiento en el Mundial de Chile 1962, donde el “Ballet” sería la base del equipo. En el partido por los cuartos de final, Leonel viaja al norte en una cita a ciegas con la historia, donde la fotografía que hoy señala comienza a tomar vida.

En pleno invierno ariqueño, Chile enfrentaba a la poderosa Unión Soviética, que dominaba el encuentro hasta los primeros 10 minutos. En ese momento, Armando Tobar guapea un pelotazo largo por el sector izquierdo, ingresa al área y es derribado con falta. ¡Penal!, gritaba Julio Martínez junto al estadio entero, parapetado tras el pórtico defendido por Lev Yashin. El réferi holandés, Leo Hörn, pensó diferente y cobró tiro libre en el borde izquierdo del área, en lo que más se asemejaba a un córner corto.

Desde esa posición, la lógica futbolística era que el diestro Jorge Toro enviase un centro al punto penal. Pero pocas cosas se regían por la lógica con la zurda mágica de Leonel Sánchez. “Déjamelo Chino, que me tengo fe”, le dijo a Toro, en una frase que dependiendo del resultado puede significar mucho o nada. Leonel acomoda la pelota y desanda sus pasos para tomar unos seis metros de distancia. Suena el pitazo, y con la potencia y precisión de una locomotora embiste el balón a tres dedos. El misil se eleva por fuera de la barrera y en plena trayectoria se tuerce hacia la izquierda para incrustarse al ángulo del primer palo. Era el uno a cero para Chile, y el estadio Carlos Dittborn estallaba en alegría, mientras La Araña Negra se paseaba mirando el piso, como intentando descifrar por donde se le había colado. ¡Goooool chileno!  ¡Justicia Divina!, ¡Justicia Divina!, inmortalizaba eufórico el ahora difunto Julio Martínez. Chile eliminaba esa tarde a Rusia y avanzaba a semifinales.

Los cuatro goles convertidos por el talentoso puntero izquierdo lo coronaron como goleador del torneo, junto a los brasileros Garrincha y Vavá, el húngaro Albert, el ruso Ivanov, y el Yugoslavo Jerkovic. Esta hazaña lo catapultó a convertirse en el máximo anotador de Chile por copas mundiales, junto a Guillermo Subiabre y a Marcelo Salas.

Pero por sobre cualquier estadística, Sánchez fue una pieza fundamental en el mayor logro futbolístico de nuestra historia, alcanzando el tercer lugar de una Copa del Mundo. “Me siento muy orgulloso de haber sido máximo goleador de un mundial y ser el jugador que más veces ha vestido la camiseta de la selección. Me pone muy contento que se recuerde y se conmemore lo que ocurrió en el Mundial del 62´ y lo que se hizo por Chile. Jugamos con la camiseta bien puesta, y creo que hemos dejado muy buenos recuerdos”, afirma con una sonrisa, el gran Leonel.

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X