Pobre empate de Chile con México: La noche negra de Sampaoli

La trabajada igualdad ante los aztecas mostró que Sampaoli está aplicando un esquema mezquino, que no está dando resultados.

Guía de: Selección Chilena

Más allá de la espectacularidad que tuvo el 3-3 entre Chile y México, en el Estadio Nacional, hay que imponer un marco de análisis porque esta Roja que era garantía de ofensiva neta ha cambiado. El argumento de cuidar la pelota está mutando al representativo, que le está haciendo perder peso específico.

FBL-FRIENDLY-CHI-PER

Porque cuando los chilenos se acordaron que podían presionar y aplicar explosión a sus jugadas impusieron un dejo de superioridad ante un rival azteca que también supo exhibir sus argumentos.

Sin embargo, lo que hace ahora Chile no es a los que el hincha estaba acostumbrado a ver desde hace ocho años. Las razones, a continuación.

¿Hasta cuándo con los experimentos?: Cuando pensábamos que Jorge Sampaoli nos había sorprendido con sus últimas ocurrencias post Mundial, mandó a Eduardo Vargas como carrilero por la izquierda –en la función que tiene especialistas como Jean Beasejour o Mark González-. El oriundo de Renca se perdió en esa labor… pero cuando se fue al centro del área, donde sabe, se hizo notar como siempre. (Señor Sampaoli, con todo respeto: cuando se le pedía que enviara a Edu como titular era como dupla de Sánchez y no para reemplazar a Beausejour ¿entendió?)

Carencia de profundidad: Lo que se había vislumbrado en anteriores cotejos, se notó más ante los aztecas. Ante una férrea defensa, que sabía cómo ubicarse, un pase al vacío es un arma letal. Jorge Valdivia, el encargado tácito de aquello, sucumbió ante el marcaje rival en el primer tiempo, sobre todo.

Fallas en la salida: Si hay que destacarle algo a los mexicanos, es que su nominal 5-3-2 demostraba su elasticidad para mutar en un 3-5-2 con salida rápida. En el primer gol de los norteamericanos llegaron a campo chileno una quina de camisetas negras ante tres defensas que fueron sorprendidos.

Mucho toque, poco daño: El nuevo planteamiento de la filosofía sampaolista, esa de cuidar el balón y administrarlo con calma ha dañado la imagen de la Roja. Incluso, para los más memoriones es una reminiscencia a cómo jugaba Chile en los años 70 y 80 del siglo pasado.

¡Echamos de menos el vértigo!: Si hay algo que disfrutaba el hincha de la Roja es que desde hace ocho años sabía que su equipo iba a atacar sin darle tregua a su rival. Con una movilidad que llegaba a ahogar al antagonista, presionando y avanzando en bloque. Con la disposición de ahora se ha perdido sorpresa y se le da tiempo de reacción al contrincante.

Falta estatura en la defensa: Otro aspecto que hemos anotado en esta tribuna. El segundo gol visitante fue la mejor postal de esa carencia capital en nuestro representativo. (Saludos a Enzo Andía, quien lució en la pasada temporada de la Liga española defendiendo al Elche). Para qué vamos a referirnos a las desaplicaciones en la retaguardia, porque el gol de Matías Vuoso que decretó el 3-3 fue el símbolo de ese error impresentable. Mejor ni imaginar si al frente hay un equipo de mayor tonelaje como Argentina y Brasil…

¿Y el centro delantero dónde está?: Cuando Chile se vio mejor en el segundo tiempo se creó algunas ocasiones de gol gracias a trazos rápidos sin abusar del toque –como en los viejos tiempos- pero en la última puntada se fueron desviados. Fue ahí que se echó de menos a un especialista neto de área para concretar –y eso que en la lista de 23 hay dos especialistas, apellidados Pinilla y Henríquez-.

Las individualidades nos están salvando…: Derivado de lo anterior, el peso específico de los referentes están sacando adelante la tarea en cada partido. Ya dijimos que Edu Vargas cuando volvió a su posición natural apareció. También Alexis Sánchez, con su conocido despliegue buscando el balón. Y Arturo Vidal, quien pone personalidad y contagia a sus compañeros, sobre todo a Jorge Valdivia. Pero eso en instancias decisivas de la Copa América no bastará…

CHILE 3-3 MÉXICO

CHILE (3-3-3-1): Claudio Bravo; Gary Medel, Gonzalo Jara, Miiko Albornoz (87’ Jean Beausejour); Mauricio Isla, Marcelo Díaz (70’ Eugenio Mena), Charles Aránguiz; Arturo Vidal, Jorge Valdivia, Eduardo Vargas (84’ Mauricio Pinilla); Alexis Sánchez. DT: Jorge Sampaoli

MÉXICO (5-3-2): José de Jesús Corona; Gerardo Flores, Julio César Domínguez, Javier Güemez, Hugo Ayala, Adrián Aldrete (70’ Carlos Salcedo); Juan Valenzuela, Juan Carlos Medina (63’ Javier Aquino), Jesús Manuel Corona (77’ Mario Osuna); Raúl Jiménez y Matías Vuoso. DT: Miguel Herrera

Goles: 0-1, 20’ Matías Vuoso (Méx); 1-1, 22’ Arturo Vidal (Chi); 1-2, 29’ Raúl Jiménez (Méx); 2-2, 42’ Eduardo Vargas (Chi); 3-2, 55’ Arturo Vidal (Chi), de penal; 3-3, 65’ Matías Vuoso (Méx)

Árbitro: Víctor Carrillo (Perú)

Público: 45 mil personas, aproximadamente

Estadio: Nacional Julio Martínez Pradanos, de Santiago

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X