¿Por qué Chile debería ganarle a Argentina en la final de Copa América?

La Roja, en el partido más crucial de su reciente historia, tiene sus argumentos para superar a los albicelestes y alzar la Copa América.

Guía de: Selección Chilena

Es la final esperada para esta Copa América. Porque se habla que son los dos mejores equipos que ha mostrado el certamen, los dos más goleadores, ambas oncenas con astros en órbita internacional de primer orden… y porque se trata de vecinos separados por la Cordillera de los Andes, tal como reza el lugar común.

chile620

 

Argumentos tiene de sobra el representativo nacional para superar a Argentina en la final de este sábado. Argumentos que se presentan a continuación:

Factores tácticos: Gracias al Cielo –y lo decimos sin ánimo mordaz- el DT Jorge Sampaoli terminó con los experimentos, y a partir del duelo con Bolivia retomó la filosofía de juego que caracteriza al equipo chileno con un contundente dibujo táctico 4-3-1-2. Vale decir despliegue horizontal, trazos largos y presión en todo momento al contrincante. Si se trata de hablar de este tema en forma específica, los detalles son los siguientes:

1. Pressing nuestro de cada día: Una de las características de esta Roja que se recuperó fue la constante presión al rival en su campo. El no otorgarle espacios a los albicelestes, sobre todo en el momento de la salida desde su zona propia –sobre todo, a los defensas- puede desbalancear el asunto a favor del local.

2. Cubrir los laterales: tanto Mauricio Isla, por la derecha, como Eugenio Mena –o quien forme- por el lado zurdo deberán cerrar sus callejones para evitar los intentos de ataque rival por esa vía, ya que a los vecinos les encanta sacar centros buscando al Kun Agüero o a quien se meta.

3. Barricadas en contra de Messi: La marca hacia el jugador del Barcelona debe comenzar en la mitad de cancha, no dejándole protagonizar su explosión que le permite su pique. En la medida que se le pongan ripios en ese aspecto, además de impedirle su diálogo futbolero con Pastore se irá desdibujando al rosarino.

4. Aprovechar las lagunas en el centro: El cuadro argentino no es compacto a la hora del repliegue, ya que Messi, Agüero y Di María no retroceden mucho dejando espacios centrales ante su línea de zaga y permitiendo la transición del antagonista. Son espacios que con el toque al vacío de Jorge Valdivia, el despliegue de Alexis Sánchez y las apariciones fantasmales de Eduardo Vargas pueden llevarle trabajo al portero trasandino.

5. Argentina aún no ha sido atacado: En su ruta hacia la final, el cuadro vecino no ha enfrentado a elencos que propongan juego sino que a oncenas que sólo reaccionaron cuando estaban en desventaja –el mejor ejemplo, Paraguay en el empate 2-2 en la ronda inicial-. Por eso, y aunque no lo admitan, los trasandinos están tomando las cautelas para no ser sorprendidos por el despliegue que la Roja muestra desde el pitazo inicial.

6. Aprovechar el cansancio argentino: Los propios periodistas allende los Andes han admitido que su equipo baja su rendimiento físico y mental en los segundos tiempos, debido al constante movimiento que aplica para mantener la posesión del balón.

Fortaleza mental e interesante currículum: Tras el áspero duelo ante Uruguay y superar los inconvenientes que puso Perú, el equipo chileno llega a la última instancia con superávit de autoconfianza en sus medios. Mejor aún, esas dos victorias podría traducirse como “si logramos superar eso, podemos superar cualquier rival”.

Se acrecienta esto con el background del equipo, que prácticamente viene jugando junto desde hace siete años. Por lo tanto, fueron protagonistas del primer triunfo oficial sobre Argentina, en octubre de 2008; vencieron a España, el vigente campeón mundial, en la pasada cita del orbe de Brasil. Entre medio, le ganaron a Inglaterra en Londres, igualaron con Francia en suelo galo y le dieron muchos problemas a Alemania cuatro meses antes que los germanos se llevaran la Copa del Mundo. Con todos esos resultados ¿usted no tendría confianza en sí mismo?

En mi casa mando yo: Ya algunos trasandinos lo han advertido: hay que cuidarse de la hinchada de la Marea Roja -¿no se supone qué estamos temblando?-. Es en esta final donde quienes asistan al Estadio Nacional deben hacer sentir la condición de local… aunque no se pueda hacer ingresar el bombo. Es ese aspecto cuando se habla de la importancia del jugador número 12. Ojo, cuando se habla del jugador número 12 nos referimos al público afín a la Selección y no al árbitro… como reclaman los uruguayos, algunos peruanos y, de seguro, lo harán también  algunos argentinos.

Peso específico de las figuras: Es majadero decir que muchos trasandinos le reclaman a Lionel Messi que cuando viste la camiseta de su país no rinde como cuando luce la casaquilla del Barcelona. Lo contrario a lo que sucede, por ejemplo, con Alexis Sánchez, Arturo Vidal y Gary Medel, quienes parecen crecer vistiendo la enseña roja. Eso será clave el sábado, sobre todo en el aspecto motivación.

Atención a los edecanes de Messi: Toda la atención en la Selección Argentina, era que no, se la lleva Lionel Messi. Pero en la cancha el Pulga es blindado por elementos que lucen tanto o más que él mismo. Por ejemplo, Javier Pastore quien habilita muy bien a sus compañeros desde la zona media y sabe moverse a lo largo –sobre todo por la derecha- hasta área rival. Más atrás, Javier Mascherano equilibra la defensa y el ataque. Arriba, Ángel di María puede ser letal patrullando el carril izquierdo. Y por la extrema diestra, se cuenta con las correrías del lateral Pablo Zabaleta.

Son estos los antecedentes con los que cuenta Chile para afirmar su opción de vencer a Argentina y llevarse la Copa América. ¿Por qué no, esta vez?

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X