¿Por qué un chileno debe estar a cargo de la Selección Sub 20?

La siguiente crónica no tiene ánimos chauvinistas, sino que sólo demostrar hechos concretos.

Guía de: Selección Chilena

Antes de todo, aclaramos que la siguiente crónica no tiene ánimos chauvinistas, sino que sólo demostrar hechos concretos. Porque la salida del técnico argentino Claudio Vivas de la dirección de la Selección Sub 20, tras anotar una pésima campaña con apenas cuatro triunfos en 23 partidos amistosos, apuntaría a confirmar que a los representativos juveniles, por lo menos en nuestro país, debe estar a cargo de un estratego nacional. Por la obviedad importante de que conoce el medio.

Al inicio de esta nota señalábamos que todo lo escrito se basa en hechos concretos. Pues bien, en los pocos éxitos que registra la Selección Sub 20 en su historia, en la banca de turno siempre tuvo a un entrenador nacido en esta parte del mundo.

Por ejemplo, en el subcampeonato obtenido en 1975 en el Sudamericano Extraordinario disputado en Lima, el DT fue Orlando Aravena. Ese elenco –que perdió el título en definición a penales con Uruguay- catapultó a las escenas mayores al portero Oscar Wirth, al volante Rodolfo Dubó y al puntero izquierdo Gustavo Moscoso –todos mundialistas en España 82-.

juvenil_1987

Para el cuarto puesto del Mundial juvenil de 1987 –logro obtenido tras perder, otra vez, desde la definición de los doce pasos, ante la entonces Alemania Democrática- el jefe fue Luis Ibarra, quien lideró un proceso donde destacaron Camilo Pino y Lukas Tudor. En ese entonces estaban en segundo plano Javier Margas, Fabián Estay, Juan Carreño y Luis Mussri, quienes harían derrotero posterior en la Selección Absoluta.

Leonardo Véliz, avalado por el éxito de la Sub 17 en 1993, dirigió a la Sub 20 en 1995. Y si bien ese elenco no tuvo gran participación en el Mundial de Qatar, dejó en la escena futbolera a Sebastián Rozental, Héctor Tapia, Mauricio Aros, Fernando Martel y Rodrigo Valenzuela, entre otros.

Qué duda cabe, el proceso más exitoso en los equipos juveniles fue el que lideró José Sulantay entre 2004 y 2007. El acceso a los mundiales de Holanda 2005 y Canadá 2007 –tercer lugar- propició el nacimiento de la que es hoy conocida como la Generación Dorada del fútbol chileno, esa que lideran Alexis Sánchez, Gary Medel y Arturo Vidal.

Con esos argumentos, ¿por qué insistir con un técnico extranjero? A ver, cuando asumió a fines del año pasado, a Claudio Vivas se le destacó, de inmediato, de su curriculum el que había sido ayudante de Marcelo Bielsa en el Athletic de Bilbao. A priori, podía suponerse entonces que habría una versión de la Sub 20, en frasco chico, de lo que la Selección Absoluta mostró entre 2007 y 2010 con el rosarino a la cabeza. Muy pronto fue demostrado que no pesa mucho ser tildado de bielsista

Vale recordar, además, que Vivas tomó el lugar de Mario Salas, quien estaba dispuesto a seguir con el proceso que había logrado llegar hasta los Cuartos de Final del Mundial de Turquía. Es más, alcanzó a dirigir al equipo en dos amistosos ante Perú. Pero desacuerdos con Hugo Tocalli, jefe de las Selecciones Menores, provocaron la salida del actual técnico de Huachipato.

Sin embargo, y a pesar del apoyo de Tocalli, Claudio Vivas no logró mucho. Tal vez, no llegó al fondo de la mentalidad del lolo chileno. O, simplemente, no supo cómo encajar en el rompecabezas a promisorios valores como el volante de O’ Higgins, Juan Eduardo Fuentes; el mundialista en Turquía, Cristián Simbi Cuevas; o el portero de Deportes Iquique, Brayan Cortés.

En breve se conocerá al nuevo técnico de la Selección Sub 20, que de seguro –tras esta lección- será chileno. Porque en el próximo Sudamericano que se disputará en enero en Uruguay se jugará una doble clasificación: al Mundial de la categoría, en Nueva Zelanda; y a la competencia de fútbol en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. Y dará lo mismo si es seguidor del bielsismo o no…

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X