¿Qué pasó realmente con la supuesta indisciplina de la Selección en Brasil?

Los rumores de que algunos seleccionados pasaron por sobre la autoridad del DT Jorge Sampaoli en el Mundial de Brasil abren, otra vez, el debate sobre la disciplina en la Selección Nacional. Lo peor es que se queda todo en eso, en rumores.

Guía de: Selección Chilena

Si el comunicado de la ANFP, desmintiendo actos de indisciplina en la Selección Chilena durante el Mundial de Brasil, pretendió apagar el incendio que se estaba formando, parece que en vez de agua pusieron bencina porque el correspondiente rumor comenzó a crecer, ocupando este miércoles titulares en los matutinos.

La cronología indica que todo habría comenzado el lunes recién pasado cuando un periodista, que se emociona cada vez que recuerda las medallas de oro del tenista Nicolás Massú en los Juegos de Atenas, comenta en su programa en un canal deportivo del cable que algunas de sus fuentes le confirmaron el acto fuera de lugar de algunos convocados.

Lo insólito es que al día siguiente, el también relator rebobinaría sus dichos argumentando que no estaba en condiciones de continuar con el tema, porque sus mencionadas fuentes no le entregaban más informaciones.

selección chilena

Foto: Agencias

Entremedio, un sitio de internet publicó una nota con el ex seleccionador Claudio Borghi, quien –en un claro asomo de reclamo- le pasó la cuenta a los jerarcas de la ANFP porque en su período en la Roja estos actos de indisciplina no se manejaban bajo escondites.

Y como todo rumor que hay, obviamente surgen los posibles involucrados. No faltó quien pensó en Jorge Valdivia, señalando que ésa fue la razón por la que no fue considerado en el partido con Brasil. También se incluyó a Esteban Paredes, pero el delantero colocolino ya dijo, en off eso sí, que todo es falso.

¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Dónde?

Según los mencionados rumores, todo sucedió en la tarde libre que el cuerpo técnico le dio al plantel tras la derrota 2-0 con Holanda. Algunos se juntaron con sus familias, otros fueron a vitrinear al mall cercano a Toca da Raposa –lugar de concentración de Chile en el Mundial- o a tomar un café. En síntesis, todo normal.

Incluso, esa noche los enviados especiales que estaban de punto fijo en las puertas del mencionado complejo del club Cruzeiro despachaban, a eso de las 11 de la noche hora chilena, que todo el plantel ya estaba en el interior de Toca da Raposa y que nada extraño había ocurrido.

Antecedentes

Por lo tanto, ¿da para creer esas versiones qué parecen infundadas? Puede ser que todo, lamentablemente, pasa por los agravantes que condenan a la Selección Chilena, en este tipo de situaciones, en su historia.

Recordando, el primer gran escándalo sucedió durante el Sudamericano disputado en Lima en 1957. En aquella ocasión, los seleccionados habían tenido conflictos previos con los dirigentes por la negociación de los premios. Para peor, algunos pasaron por encima de la autoridad del DT José Sarleno –un bonachón, muy buena persona- y comenzaron a llegar a la concentración en horas inadecuadas, y en estado no muy aceptable. Resultado de esto fueron las sanciones a todo el plantel, desde sanciones a perpetuidad a simples amonestaciones.

En 1980, tras jugar un amistoso en Arica, los seleccionados Carlos Caszely, Leonel Herrera y Osvaldo Hurtado se escaparon del hotel. Con tan mala suerte que fueron pillados in situ, por lo que el DT Luis Santibáñez los apartó del plantel hasta nuevo aviso. Sólo Caszely retornó, meses después.

En 2001, en la previa del viaje al Mundial Sub 20 de Argentina, algunos seleccionados Sub 20 que paseaban por calle Estado con Agustinas vieron “una extraña luz roja” en una puerta de acceso. Intrigados, entraron al recinto que resultó ser un lugar de dudosa reputación.

Pero los que ocupan mayor rating, en cuanto a indisciplina, son el Cucutazo, ocurrido en 2000 cuando en la concentración de la Roja en Cúcuta ingresaron algunas lolitas colombianas para “conversar”; el Dublinazo de 2006, cuando Reinaldo Navia y Mark González “estaban jugando play station” con tres señoritas en su habitación de hotel; el Puertordazo de 2007, cuando Jorge Valdivia y sus compañeros se les ocurrió jugar a tirarse rebanadas de jamón con mermelada en la cara; y el ya clásico Bautizazo de 2011, que tuvo su previa un mes antes con el “especial desayuno” que tuvieron en un local de Providencia el ya nombrado Jorge Valdivia junto a Jean Beausejour.

A lo mejor, con este nuevo asomo de polémica basta recordar el pegajoso estribillo de aquella canción tropical que reza “no haga caso… son rumores… son rumores…”. Pero también el aforismo señala que “cuando el río suena, es porque indisciplina en la Roja trae”… ¿O no?

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X