¿Qué tanto ayuda el ranking FIFA a las aspiraciones en el Mundial?

Es un hecho que el puesto 13 con que Chile apareció este jueves en el ranking FIFA fundamenta las opciones que puede tener la Roja en canchas brasileñas.

Guía de: Selección Chilena

De seguro, la difusión de la clasificación del ranking FIFA, correspondiente al mes de mayo, alimenta el optimismo y sueños de los hinchas más fundamentalistas de la Roja. Porque al haber ascendido al puesto 13 lo pone, por lógica, entre los mejores del próximo Mundial de Brasil.

Esa mencionada lógica crece al observar donde están los otros integrantes del Grupo B, que comparten con nuestro equipo en la cita ecuménica del balompié. A saber, España ocupa el primer lugar mientras que Holanda se ubica en el escaño 15 y Australia, en el 59. Por ende, Chile debería clasificar en el segundo lugar de la serie (y de ahí, entonces, a pensar en Brasil o Croacia como potencial rival en Octavos de Final).

Foto: Internet

Pero cuidado, hay que colocar bien la pelota sobre el pasto y ser realista. Porque hace justo 16 años, en el correspondiente ranking de abril de 1998, nuestro seleccionado aparecía en el sexto lugar, su mejor ubicación histórica en esta clasificación. Tras ello, no faltó quien daba, como mínimo, que Salas, Zamorano y compañía llegaban a semifinales en el Mundial de Francia. Sin embargo, el penal que cobró el nigerino Bucherdau, el gol en los descuentos del austríaco Vastic y el tanto anulado a Camerún que habría provocado la derrota y eliminación de nuestra escuadra, demostraron que ése y todos los rankings poco y nada sirven.

Porque si de algo se vanagloria el fútbol, y los Mundiales en particular, es de las sorpresas. Ejemplos hay varios: la victoria 1-0 de Corea del Norte sobre Italia, en 1966. O el empate 1-1 de Honduras con España, en 1982. O el triunfo 2-1 de Costa Rica ante Escocia, en 1990. Así que por ese lado no hay que fiarse.

Las críticas hacia el ranking

Ahora bien, sobre el ranking FIFA propiamente tal sus críticos apuntan hacia la diferencia entre el lugar en que un equipo está ubicado y su real rendimiento en la vida real. Un paradigma de esto sucedió en el Mundial de 2006: hasta antes del inicio del certamen, la República Checa estaba en el segundo lugar y los Estados Unidos, en el quinto. Ambos elencos quedaron eliminados en primera ronda en corta y nada emotiva ceremonia. En cambio, los alemanes que marchaban en el puesto 19 alcanzaron el tercer lugar en el certamen.

También se le discute la forma en que se realiza el cálculo que cada Selección exhibe en su casilla, porque se toma en cuenta el rendimiento de los últimos ocho años. Esto deriva en la no existencia de una correspondiente relación entre lo que sucede en la cancha con la coyuntura actual.

Y la tercera crítica es que con lo que muestra la lista, algunos equipos que no tienen mayor tradición, como los de Asia o Centroamérica, con sus respectivos rankings se ven inflados en desmedro de cuadros más competitivos que se ubican, sin merecerlo ni por lógica ni por su historial deportivo, en lugares inferiores.

Por eso, la conclusión es que hay que manejar el optimismo. Por jugadores, Chile puede ser considerado Top 15 del Orbe. Pero a no olvidar que una cosa son los números y, otra muy distinta es lo que sucede cuando se escucha el pitazo inicial.

 

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X