Inicio » Selección Chilena » Equipo

Salas y su gran paso por la selección

Marcelo Salas es el goleador histórico de la Selección Chilena. Sumó 37 gritos, fue clave para la clasificación a Francia 98 y marcó cuatro goles en ese Mundial. Para el final de su carrera, una última alegría, dos goles para el primer punto de Chile en el Centenario ante Uruguay.

Debutó por La Roja la noche del 18 mayo del 94, el rival fue la Argentina de Maradona, la cual se preparaba para el Mundial de Estados Unidos. El Matador entró y anotó el 2 a 2 de un partido que terminó empatado a tres tantos. El encuentro se jugó ante un estadio Nacional repleto y un joven Marcelo Salas, con el número 15 en la espalda, se estrenaba en grande. Así empezaba la historia de Salas en la Selección, una historia marcada por los momentos importantes, marcada por el grito de gol.

Marcelo Salas

Foto: El Mercurio

Salas formó una exitosa dupla con Zamorano, que fue fundamental en la clasificación de Chile al Mundial de Francia '98.

Salas no paró de festejar. Anotó una seguidilla de goles en partidos amistosos, pero su consagración definitiva la logró en las eliminatorias al Mundial de Francia 98. Ahí el Matador fue fundamental, fue letal. Apareció en los partidos más complicados, cuando Chile más lo necesitaba. Además se llevó la carga goleadora y de liderazgo cuando Iván Zamorano no pudo estar por lesión.

La primera gran actuación es ante Ecuador en el Nacional. Esa noche de granizo y lluvia del 6 de junio del 96, Chile ganó por 4 a 1, con dos asistencias y un gol de Marcelo Salas. Nacía la dupla Za-Sa.

Luego vino un partido clave, contra Uruguay en Santiago (12/11/96). Fue un encuentro apretado que Salas lo definió con un cabezazo al minuto 14 del segundo tiempo. Chile seguía en carrera por volver a un Mundial.

En Quito, el Matador nos volvió a salvar, clavó – otra vez de cabeza – un empate que parecía muy lejano (08/06/97).

Después tuvo una gran noche ante Colombia en el Nacional (05/07/97). Los cafeteros venían con Valderrama, Rincón, Asprilla y compañía, pero ese día la Selección jugó uno de sus mejores partidos y Salas ya en el primer tiempo había anotado tres goles. Fue una actuación consagratoria, estuvo incontrolable. El marcador final fue 4 a 1.

Pero el partido con más tensión de esas clasificatorias fue ante Perú en el Nacional (12/10/97). A dos fechas del término de las eliminatorias, llegábamos tres puntos abajo que los peruanos. Peleábamos con ellos el cuarto cupo, pero con una diferencia de gol que en caso de empate en puntos nos daba la clasificación.

Chile tenía que ganar, con Zamorano lesionado, Salas se puso la cinta de capitán por primera vez en La Roja y jugó uno de sus mejores partidos. Tres goles del Matador para dejarnos con un pie en el Mundial (4 a 0 final). En la última fecha nos visitó Bolivia y Chile timbró su pasaje a Francia, fue 3 a 0 con un grito de Salas.

Antes del Mundial, Chile enfrentó a Inglaterra en Wembley (11/02/98). La actuación de Salas quedó para la historia. La Roja venció 2-0 a los locales y el Matador marcó ambos goles. El segundo de penal, y el primero luego de un pase largo del Coto Sierra; Salas, a la carrera, amortiguó el balón con su muslo y sacó un sablazo de zurda, seco, al palo izquierdo del meta Martin. El mundo quedó perplejo, fue la presentación del Matador en Europa.

El mundial

Marcelo Salas

Foto: AP

Salas es el goleador histórico de la Roja.

Luego vino el Mundial y sus dos goles ante Italia en el empate 2 a 2. El segundo de gran factura “se subió al cielo en una mágica escalera para ganarle a los grandotes italianos”, dijo Carcuro después de ver cómo el Matador le ganaba a Cannavaro y la pelota entraba pegada al palo derecho del portero Pagliuca. También le anotó a Austria (1-1) y el descuento ante Brasil (1-4). Cuatro goles en cuatro partidos en Copas de Mundo.

Disputó las eliminatorias 02 y 06, y en estas últimas marcó su gol número 35 vestido de rojo, ante Bolivia, el 4 de junio del 2005 (3-1). Así se consagró como goleador histórico de La Roja.

Parecía que todo terminaba ahí, pero Salas tenía guardado otro final. Marcelo Bielsa lo llama para que sea el capitán de su Selección. El Matador jugó cuatro partidos en las clasificatorias para Sudáfrica 2010, pero su tercer partido el 18 de noviembre del 2007, es el más recordado. En el Estadio Centenario de Montevideo, Salas clavó dos estocadas en el corazón de la selección celeste y le dio el primer punto de la historia a Chile ante Uruguay  jugando de visita. Una despedida merecida. Una despedida de crack.

En ese mítico estadio el Matador estacó por última vez su rodilla al pasto, por última vez apretó el puño y apunto al cielo, por última vez hizo que todo Chile se abrazara.

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X