Sub 17 subcampeona sudamericana: ¿La nueva Generación Dorada del fútbol chileno?

Lo hecho por los dirigidos de Hernán Caputto permite ilusionarse, pero hay que ir con prudencia.

Guía de: Selección Chilena

Hernán Caputto y sus dirigidos. La complicidad entre cuerpo técnico y jugadores es clave en este grupo Sub 17. (crédito foto: ANFP)

Hernán Caputto y sus dirigidos. La complicidad entre cuerpo técnico y jugadores es clave en este grupo Sub 17. (crédito foto: ANFP)

El  XVIII Sudamericano Sub 17, disputado en Lima, ya es historia. Historia que muestra que en el segundo casillero del podio se ubicó el seleccionado chileno con una campaña que sorprendió a propios y extraños, clasificando al Mundial de la categoría que se disputará, en noviembre, en canchas brasileñas. Campaña que permite comenzar a forjar ilusiones en cuanto a los –a esta altura- ansiados relevos de la llamada Generación Dorada bicampeona de América. Por eso, vale la pena preguntarse si este grupo de mozalbetes, ¿conformará la siguiente Generación Dorada del fútbol chileno? Intentaremos desentrañar esas aspiraciones en los siguientes puntos.

Los referentes. Como todo grupo deportivo que destaca, esta Selección Nacional Sub 17 contó con figuras excluyentes. Comenzando por el portero Julio Fierro, quien es un interesante proyecto para adueñarse, en un potencial futuro, de los parantes de la Roja. Tiene personalidad y seguridad en el área.

Vicente Pizarro, Hijo de Tigre –es heredero de Jaime Pizarro, campeón de la Copa Libertadores con Colo Colo y seleccionado nacional entre 1989 y 1993-, este volante zurdo, perteneciente a las filas albas, sabe entregar asistencias a sus compañeros, gracias a su claridad y timming para entregar la pelota, además de manejar los tiempos del equipo en la etapa de transición cuando Chile dispone del esférico. Tiene como gran socio a Danilo Díaz, también del Popular, con una visión de juego privilegiada y pases al vacío que obligan al rival de turno a ajustar sus sistemas defensivos.

Luis Rojas, de Universidad de Chile, es un centrocampista trajinador por toda la zona, recuperador y habilitador. Otro Hijo de Tigre, porque su padre, del mismo nombre, fue seleccionado nacional en los 80 y volante de Aviación, Unión Española, Colo Colo y Palestino; y su hermano Silvio integró la Sub 17 del histórico tercer puesto en el Mundial de Japón 1993.

Alexander Aravena, de los registros de Universidad Católica, es el clásico centrocampista con llegada para sacar el pase o rematar a puerta. En el hexagonal marcó goles decisivos, como el que puso el 3-2 parcial sobre Uruguay.

Finalmente,Gonzalo Tapia se mueve por todo el horizonte de ataque, ya sea buscando el pase o anotando goles. Destaca, también, por su potencia física que aporta para ayudar en la recuperación y en la salida rápida.

Reinvención sobre la marcha. En una categoría donde los rendimientos siempre lucen fluctuaciones, este equipo –reafirmado el propio DT Hernán Caputto- ha sabido rearmarse tras caídas. Como lo sucedido tras el duelo de primera fase ante Ecuador –perder 3-2 tras ir ganando 2-0- o lo sucedido el jueves pasado en el 4-2 sobre los uruguayos. Capacidad de reconocer errores en conjunto para buscar la alternativa que permita mejorar el panorama es mérito de cuerpo técnico, que logra que sus dirigidos cambien el chip. Si ante Paraguay, en el último duelo de este domingo, eso no alcanzó fue porque el trajín del largo torneo ya comenzaba a pasar cuentas –sumando también lo que cuesta jugar en césped sintético, como ocurrió en este certamen en el gramado artificial del estadio de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos-.

Vocación ofensiva. El aspecto que le ha granjeado, poco a poco, el gusto del hoy exigente hincha de la Selección Nacional, añorando tal vez las épocas de Bielsa y Sampaoli; y que se contrapone al conservadurismo que hoy luce el representativo absoluto a cargo de Reinaldo Rueda.

El DT Hernán Caputto, a diferencia de la anterior Sub 17 con la que clasificó hace dos años al Mundial de India que basaba su juego en cuidar la defensa y aprovechar las pelotas muertas –no en vano, apenas marcó 7 goles en aquella ocasión-, aprovechó ahora el abanico que tuvo a su disposición para construir esta maquinita ofensiva que siempre buscó llegar a terreno rival, con remates de distancia o explosión en velocidad.

Ambición. Lo demostrado ante los uruguayos, cuando habían logrado el empate parcial 2-2, es el sello de este grupo: no conformarse con lo mínimo. Con esa igualdad momentánea, la Roja avanzaba un tanto más hacia la clasificación mundialista, sin embargo aceleró para asegurar los boletos al magno certamen con la victoria. Con la tarea ya cumplida, lo primero que dijeron los jóvenes seleccionados fue que iban por el título –si no se pudo ante los paraguayos, ya está dicho, ya fue-. Mentalidad ganadora, que le dicen. Ambición deportiva que es muy bien recibida y celebrada por la hinchada.

¿Llegarán a la Selección Absoluta? En coyunturas en que se ha llegado a ser majadero con el tema de la renovación de la Roja, estrujando a la Generación Dorada bicampeona de América, no faltará el iluso –sí, el iluso- que pretenderá que estos jovencitos lleguen luego –ojalá, mañana mismo- al equipo mayor. Contando experiencias anteriores, el promedio de este tránsito es de tres años, o sea los que destaquen de este plantel bien podrían formar parte en el Mundial de Qatar 2022… si es que Chile clasifica, obvio.

Sobre las experiencias anteriores, por ejemplo, de la Sub 17 tercera en Japón 1993 Sebastián Rozental debutó en la Roja mayor dos años después -25 de mayo de 1995, ante Irlanda del Norte (2-1)-, mientras que Manuel Neira hizo lo propio sólo un lustro posterior -31 de enero de 1998, versus Iraq (1-1)- tal como Héctor Tapia –22 de abril de 1998, con Colombia (2-2)-.

Así que no apurar a estos lolos futboleros –sobre todo, los hinchas más acérrimos y parte de la prensa que necesita crear portadas con candidatos a ídolos-, y no quemarlos como sucedió con otros que pintaban pa’ buenos pero que se quedaron en el camino como fue el caso de Juan Delgado, veloz puntero que destacaba en Colo Colo y que Jorge Sampaoli lo alineó en cinco pleitos, entre septiembre de 2014 y enero de 2015. Tras eso, nunca más se le vio en Pinto Durán –actualmente está en el CD Tondela, de la Primera División portuguesa-. Como se escribió en el Nuevo Testamento, a cada día su afán, hijos míos.

El paso lógico, la Sub 20. Derivado de lo anterior, tras lo que será su intervención en el próximo Mundial Sub 17 de Brasil, el siguiente eslabón en el crecimiento deportivo de este grupo será constituirse como base del próximo representativo Sub 20 que deberá jugar el Sudamericano de aquella categoría en enero de 2021. Lo lógico, también, es que Hernán Caputto debiera seguir como el estratego del grupo, para garantizar la continuidad del proceso. Y vaya si tendrán una complicada tarea, ya que en las dos últimas citas continentales de esta serie Chile ha fracasado con mayúsculas.

La campaña. En Primera Fase, Chile vs. Perú 0-0, Chile vs. Ecuador 2-3, Chile vs. Venezuela 3-0 y Chile vs. Bolivia 4-0. En Hexagonal Final, Chile vs. Ecuador 1-0, Chile vs. Perú 3-2, Chile vs. Argentina 0-2, Chile vs. Uruguay 4-2 y Chile vs. Paraguay 0-0. En síntesis, 5 triunfos, 2 empates y 2 derrotas, con 17 goles a favor y 9 en contra.

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X