Inicio » Selección Chilena » Equipo

Triunfo de Chile 2-0 en Bolivia : 10 razones para entenderlo

El partido fue engorroso y sólo comenzó a dilucidarse cuando Chile empezó a mostrar supremacía, algo que sólo se logró ya entrada la segunda mitad. Aquí desmembramos el partido para entender el triunfo.

El triunfo 0-2 de Chile sobre Bolivia allá en la altura de La Paz trajo satisfacción y sensaciones felices a los dirigidos de Claudio Borghi. Satisfacción porque sacaron adelante un partido complejo y de trámite lento y oscuro a ratos; y sensaciones felices porque puso al equipo en zona de clasificación al próximo Mundial de Brasil 2014.

El partido fue engorroso y sólo comenzó a dilucidarse cuando Chile empezó a mostrar supremacía en el juego, algo que sólo se logró ya entrada la segunda mitad. Pero para descifrar bien el juego y entrar al análisis, revisemos 10 aspectos relevantes de la victoria de Chile en La Paz:

-Mala calidad de definición de los bolivianos: Si bien Chile ganó 0-2, no es posible afirmar que los bolivianos no tuvieron opciones claras de gol. Cabezazos perdidos, porrazos a la hora de definir y combinaciones de jugadas mal elegidas son algunos de los errores que impidieron a los bolivianos abrir el marcador. De estos errores no se puede culpar al árbitro Alfredo Intriago de Ecuador y menos a la Selección Chilena, ya que los bolivianos mostraron nula capacidad de abrir el marcador y demostrar así superioridad en la cancha.

Chile vs Bolivia

Foto: El Mercurio

Alexis Sánchez voló por los aires derribado cada vez que intentó sobrepasar a los bolivianos. La violencia de los locales tuvo al chileno entre sus favoritos.

-Soluciones en los momentos justos: De la mano de los dos goleadores de la noche, Charles Aránguiz y Arturo Vidal, Chile supo cerrar el partido en momentos en que eran necesarias definiciones. El gol de Aránguiz, colocado en velocidad en las postrimerías del primer tiempo, permitió al equipo chileno entrar a enfrentar de otra manera la segunda mitad. Del mismo modo, el balazo de Vidal llegó cuando Chile necesitaba aclarar el panorama y decir que en La Paz mandaba la selección Chilena.

-Exceso de violencia de parte de los bolivianos: Les jugó en contra a los bolivianos la carnicería con que salieron a frenar el juego de Chile. A la expulsión de Luis Gutiérrez a los 53′ por el pelotazo malintencionado contra Sánchez, se sumó un indeseable palmarés de tarjetas amarillas que dieron cuenta del nivel de violencia con que salieron a enfrentar a los chilenos. Víctima predilecta fue Alexis Sánchez que fue bajado como última solución para frenarlo cada vez que comenzaba a explotar en velocidad.

-Decisiones discutibles: Dos manos de chilenos que los bolivianos reclamaron no fueron cobradas por el árbitro Intriago. Aunque puedan ser discutibles según la mirada de la selección oponente, hay que recordar que en otras ocasiones este tipo de episodios generalmente han perjudicado a la escuadra chilena –la inolvidable mano cobrada a Ronald Fuentes ante Italia en Francia 98’-, pero en esta ocasión afortunadamente no fue así, independiente de si había o no méritos para cobrarlas.

-Cambio y refresco: Los cambios en Chile fueron acertados y el ingreso de Eduardo Vargas para remplazar al desgastado Humberto Suazo trajo frescura al ataque chileno. No olvidar que Vargas (que entró a los 78’) trajo peligros en las pocas jugadas en que intervino y que el gol de Vidal vino de un palo que casi reconcilió al ex de Universidad de Chile con las redes.

-Un arco cerrado: Frente a dudas y cuestionamientos, hay que destacar el muy buen rendimiento del arquero Claudio Bravo que puso cadenas y blindaje al arco chileno frustrando en varias ocasiones las llegadas bolivianas que vieron esfumarse poco a poco sus opciones ante el buen nivel mostrado por el portero chileno. Bien Bravo y muy segura su portería.

-Buena preparación para La Paz: Chile se preparó adecuadamente para que la altura de La Paz y la falta de oxígeno no complicaran su juego. El uso de cámaras para entrenar y recrear el ambiente de lo que se vive la altura boliviana dio buen resultado y nunca se vio al equipo nacional en desventaja ante los bolivianos debido a este aspecto, al que obviamente los locales están acostumbrados y que generalmente complica a los visitantes. Cualquiera que haya estado en La paz puede entender de lo que hablamos.

-Variantes ofensivas: Chupete, Alexis y después Vidal llevaron peligro y acarrearon marcas. Aunque las diferencias estuvieron claras a favor del jugador del Barcelona, el ingreso de Eduardo Vargas por Suazo dio aire a Chile y llevó peligro en momentos en que el partido había entrado en un ritmo demasiado monótono.

-Fútbol de resultados: ¿Jugó bien Chile? ¿Jugó bonito? ¿Se notan avances? En el entretiempo se escucharon críticas, pero la verdad es que los tres puntos obtenidos como visita en un estadio tan difícil como el Hernando Siles de La Paz, deja con la sensación de misión cumplida. Ya habrá tiempo de ver cómo mejorar el juego que a ratos disgustó y quedó en deuda.

-Cohesión en el equipo: Nunca se notaron en la cancha las crisis y problemas que ha enfrentado este equipo fuera de ella. El retorno de Vidal y el golazo que puso en el arco de Bolivia fueron la mejor prueba de ello.

-Puntos que son de oro: Ganar de visita es bueno, y ganar en La paz mejor. Chile sumó tres puntos, está en carrera y hoy el mundial está más cerca que ayer. Al final, estos triunfos deciden quién llega y quién no y si se cumple con la gran meta que se ha trazado la roja.

Ahora viene Venezuela, un rival más complicado que Bolivia, que sueña con jugar una opción histórica a estar presente en un mundial y que ya le arruinó la fiesta a la poderosa escuadra uruguaya.

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X