Triunfo de Chile sobre Panamá: Victoria con altos y bajos que no aclara las dudas

La Roja terminó la primera fase de la Copa América Centenario, pero eso no estriba en que aún hay reparos que se deben corregir urgentemente.

Guía de: Selección Chilena

Con los dos goles que le marcó a Panamá, Alexis Sánchez totaliza 33 con la Roja. Quedó a sólo uno de Iván Zamorano y a cuatro de Marcelo Salas en la tabla de goleadores históricos.

Con los dos goles que le marcó a Panamá, Alexis Sánchez totaliza 33 con la Roja. Quedó a sólo uno de Iván Zamorano y a cuatro de Marcelo Salas en la tabla de goleadores históricos.

Con marcadas fluctuaciones fue la victoria de Chile sobre Panamá por 4-2,que abrochó su clasificación a los Cuartos de Final de la Copa América Centenario. Porque la Roja tuvo momentos notables –que no se veían desde la victoria sobre Brasil, en septiembre pasado por las Clasificatorias mundialistas- con el despliegue e intención que le ha caracterizado desde los tiempos de Bielsa. Pero también, cuando bajó esa mencionada intensidad y otorgó lagunas defensivas, permitió que el rival creciera y pusiera en peligro el resultado final.

Algunos hitos de lo presenciado en elLincoln Financial Field de Filadelfia, a continuación.

Agravantes defensivos: El gol de la apertura desnudó, otra vez, las fallas por el sector izquierdo de la defensa al ingresar con espacio Miguel Camargo para su remate de distancia. También, acusó mala salida entre los chilenos ya que el error de Gonzalo Jara propició el inicio de esa carga antagonista. Y, para peor, hubo falla en el intento de contención del portero Claudio Bravo –ese disparo no era para vencer al guardavallas del Barcelona. Ojo con eso, porque en el primer gol de los argentinos y en la anotación de tiro libre de los bolivianos el oriundo de Viluco también tuvo responsabilidad-. Ni hablar del segundo descuento centroamericano, donde Gabriel Arroyo cabeceó sin marca y nuestro capitán no pudo contener del todo. Atentos con esas licencias, pueden ser letales.

Mayor traslado, menos posesión: La cuenta en contra sirvió de acicate para la Roja en su reacción –tal vez, con un toque también de vergüenza deportiva. Bueh, es el campeón de América y debe actual como tal-. Lo más notorio y destacado fue que en esta ocasión no hubo preocupación de poseer y administrar pulcramente el balón para buscar el resquicio; al contrario, se privilegió –como en los viejos tiempos- el traslado rápido, recordando tal vez aquella máxima deportiva que señala que “avanza más rápido la pelota que un jugador”. Incluso, hubo toques de primera que desarticularon a los rivales.

Mayor volumen ofensivo: Lo anterior se complementó con un verdadero bombardeo sobre el portero Jaime Penedo, sobre todo de centros nacidos desde la izquierda –que propiciaron por ejemplo dos cabezazos consecutivos de Arturo Vidal, apenas desviados-. Hubo momentos en que llegaban seis chilenos en ataque, cubriendo todo el horizonte esperando el pase corto o el cambio de frente para desarticular la retaguardia rival.

Bien el Chapita…: A pesar de las aprensiones que causó su intempestiva titularidad como extremo derecho, José Pedro Fuenzalida respondió con la tarea encomendada. El Chapita se mostraba, incursionó por la banda, sacó centros –uno de ellos propició el segundo gol de Alexis Sánchez- e, incluso, al inicio del segundo tiempo un remate bombeado suyo pasó cerca del segundo palo del portero panameño.

… mucho mejor Eduardo Vargas: Finalmente, apareció el Turboman que todos conocemos desde sus tiempos en Universidad de Chile. Su primer gol le devolvió la confianza que parecía perdida. Y su habilitación a Alexis Sánchez para el remate de primera que terminó en golazo reafirmó que esta dupla ofensiva está de vuelta.

Consideraciones finales: Fue un triunfo que superó en demasía anteriores presentaciones de la Selección Nacional. Insistimos, hubo presión desde el inicio, juego de conjunto, interesantes circuitos –sobre todo, en el mediocampo- y contundencia ofensiva. Pero cuidado, se enfrentó a un antagonista inferior, que para peor no pudo contar con cinco de sus titulares y que, aun así, le produjo problemas a los chilenos. Será ante México, este sábado venidero buscando el paso a las semifinales de esta Copa América Centenario, si lo exhibido este martes fue una real recuperación o, simplemente, un oasis en medio del desierto de juego que había exhibido la Roja hasta antes del pitazo inicial.

CHILE 4-2 PANAMÁ

CHILE (4-3-3): Claudio Bravo; Mauricio Isla, Gary Medel (89’ Enzo Roco), Gonzalo Jara, Jean Beausejour (60’ Edson Puch); Charles Aránguiz, Marcelo Díaz, Arturo Vidal (89’ Pedro Pablo Hernández); José Pedro Fuenzalida, Eduardo Vargas y Alexis Sánchez. DT: Juan Antonio Pizzi

PANAMÁ (4-4-2): Jaime Penedo; Adolfo Machado, Harold Cummings, Roderick Miller, Luis Henríquez; Miguel Camargo, Gabriel Gómez, Amílcar Henríquez, Alberto Quintero (70’ Ricardo Buitriago); Luis Tejada (46’ Abdiel Arroyo) y Roberto Nurse (46’ Gabriel Torres). DT: Hernán Darío Gómez

Goles: 0-1, 5’ Miguel Camargo (Pan); 1-1, 14’ Eduardo Vargas (Chi); 2-1, 43’ Eduardo Vargas (Chi); 3-1, 49’ Alexis Sánchez (Chi); 3-2, 75’ Gabriel Arroyo (Pan); 4-2, 89’ Alexis Sánchez (Chi)

Árbitro: Roddy Zambrano (Ecuador)

Público: 27.260 personas

Estadio: Lincoln Financial Field de Filadelfia

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X