10 curiosidades de “El Auto Fantástico” con David Hasselhoff que desconocías, a 35 años de la serie

Revisa estos datos de la serie que contó con el increíble "KITT", el automóvil inteligente conducido por Michael Knight.

Guía de: Series de TV

nuevecinconueve.com

nuevecinconueve.com

El sueño de cualquier conductor o fanático de la velocidad pudo haber sido manejar el prototipo en base al Pontiac Firebird Trans Am que, durante cuatro temporadas, apareció en pantalla en la serie “Knight Rider” (El Auto Fantástico).

Ese prototipo inteligente estuvo acompañado por Michael Knight, interpretado por un David Hasselhoff que, a raíz de ese espectáculo en el que defendió a pobres y desamparados, obtendría una popularidad sin límites.

Después vendría su papel -cómo omitirlo- como el socorrista Mitch Buchannan en “Baywatch” (Los Guardianes de la Bahía). Y mucho después, sus problemas económicos y sus percances con el alcohol (fue visto comiendo una hamburguesa en un estado lamentable).

Pero volvamos a 1982, cuando se estrenó El Auto Fantástico, para desentrañar las grandes curiosidades que tuvo este show enigmático de la década “ochentosa”.

motorbit.com

motorbit.com

1. El origen: Brandon Tartikoff, director de programación de NBC -señal por la que se emitió El Auto Fantástico-, reveló en su momento que la inspiración para la serie salió de lo difícil que resultaba conseguir hombres que fueran guapos y a la vez buenos actores.

A Tartikoff se le ocurrió una gran idea para el programa: que se llamara “El hombre de las 6 palabras”. De las 6 palabras “básicas” podríamos agregar. Porque dependiendo de la situación en la que se encontrara, diría “Ok”, “Thank you”, “You are welcome” y “Stop”. Gracias, de nada y alto. Muy simple. Demasiado.

2. Cuidando a KITT (Knight Industries Two Thousand): Así es como se llamaba el automóvil en la serie. Podía hablar, hackear sistemas (hablamos de 35 años atrás, lo cual no es poca cosa), pararse en dos ruedas, lanzar pasajeros que no eran bienvenidos a bordo y una larga lista de etcéteras.

Sin embargo, en las escenas riesgosas, se utilizó un Pontiac a escala o de fibra de vidrio para evitar daños irreparables.

3. Quiero uno: ¿Quién no iba a pretender hacerse con el mismísimo auto fantástico para, al menos, guardarlo en la cochera? Muchos espectadores le pidieron a la marca que desarrolló el Firebird Trans Am una réplica… pero, quizá para no despertar ilusiones y que el propietario piense que se pararía en dos ruedas como en la serie, la venta al público no se llevó a cabo.

4. Una cara nueva: Michael Knight fue antes Michael Long, un policía que se creyó que había muerto. Pero un millonario bondadoso (qué pocos quedan de esos en la actualidad) lo salvó y le pagó la operación del rostro para quedar con la cara “cero kilómetro”.

Ahí nació el “joven solitario embarcado en una cruzada para salvar la causa de los inocentes, los indefensos y los débiles dentro de un mundo de criminales que operan al margen de la ley”.

5. El pelo perfecto: Entre tanto movimiento con motivo de la persecución a los malos, Michael Knight podría haber lucido despeinado, al menos, de tanto en tanto. Pero no. Sus rizos siempre se veían perfectos. ¿Eran de verdad o se trataba de una peluca? Mmm.

6. Conducción asistida: Hoy es muy común escuchar hablar de automóviles que se manejan solos. En la serie también… pero se trató de una mera ilusión, porque en las escenas en las que KITT conducía de forma autónoma, en realidad había un piloto escondido, vestido con forma de asiento, que lo dirigía desde atrás.

7. La voz del auto fantástico, desacreditada: Haya sido por un descuido o a propósito, no se puede perdonar que William Daniels, quien prestó su voz para KITT pueda hablar, no aparezca en los créditos. Al principio o al final. Cuando quieran, pero pónganlo.

8. ¿Y tú quién eres?: Abonando a la teoría de que dejaron a Daniels fuera de los créditos “sin querer queriendo”, William conoció al protagonista principal de la serie 6 meses después del comienzo del rodaje, en una fiesta de Navidad. Sin palabras.

9. ¡Peligro, árbol!: Claro que sí. Durante el rodaje, Hasselhoff tuvo un accidente a bordo de la máquina, si bien quien manejaba era ese piloto misterioso del que ya hablamos. El Auto Fantástico se quedó sin frenos y, para no caer al agua, debieron chocar contra un árbol.

10. Los gritos de Michael Knight: La función “turbo boost” de KITT lo hacía volar literalmente. Cuando esto ocurría, Knight gritaba dándole más espectacularidad a la escena. En cámara lenta, el automóvil pasaba, entre otros, a través de remolques, paredes… y hasta de arcos de fútbol americano.

Más sobre Series de TV

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X