El infierno de Kristie Alley por la obesidad: La reconocida actriz llegó a pesar 125 kilos

La actriz, conocida por la cinta "Mira quién habla" y la sitcom "Cheers", está luchando contra la obesidad, al superar largamente los 100 kilos.

Guía de: Series de TV

 

www.que.es

www.que.es

El Super Bowl es historia. En la final del “fútbol americano” -insistimos: para nosotros es estadounidense- se consumieron toneladas de comida chatarra.

De comida con altos valores calóricos y un alto contenido de grasas. Comida que engorda y luego, si los malos hábitos alimenticios se sostienen, produce obesidad y posiblemente enfermedades cardíacas.

Y la reconocida actriz Kristie Alley sabe un poco del tema: llegó a pesar nada más ni nada menos que 125 kilos, convirtiéndose en un peligro latente. Su vida pasó a ser un infierno.

Según señaló en forma contundente el sitio Radar Online, la intérprete que se hizo conocida en 1987 por la sitcom “Cheers”, donde interpretó a Rebecca Howe y quien en 1990 actuó en la cinta “Mira Quién Habla” (Look Who’s Talking en inglés), llegó a esa alarmante cifra luego de diferentes idas y vueltas. Su situación es dramática.

Las razones para engordar de la manera en que lo hizo se centrarían en la falta de un hombre en su vida. El estrés que le produjo la soledad derivó directamente en esa dinámica perversa de comer sin ningún tipo de controles.

Es que a los 66 años, encontrar el amor se complica demasiado. El mencionado portal agrega que no tiene una cita desde 2012, cuando coqueteó con Maksim Chmerkovskiy, coreógrafo casi 30 años menor, quien fue su compañero de “Dancing With The Stars”

El sobrepeso a lo largo de los años

La lucha de Kristie Alley contra la obesidad, sin embargo, es de larga data, con una llamativa fluctuación en su peso. En 2005, la actriz que saltó a la fama en los ’80 creó y actuó en “Fat Actress”, comedia donde reinaba la improvisación. Los guiones brillaban por su ausencia porque lo que Alley pretendía era tomarse su gordura con humor.

Más adelante, entre 2007 y 2012, decidió dejar la actuación para adelgazar. Lo logró. Bajó 45 kilos y su figura, en 2010, era totalmente diferente a la mostrada cinco años atrás.

Pero esa oscilación continuó, y luego de verse relativamente bien en la serie “Scream Queens”, durante 2016, volvió a subir drásticamente para llegar a las 277 libras o 125 kilos. Para que Radar Online llegue a decir que la cuestión es de “dieta o muerte”.

 

 

 

 

 

Más sobre Series de TV

    Tags:
Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X