La historia de Katherine Heigl: La actriz que inexplicablemente hundió su carrera

La intérprete pasó de ser de las más requeridas de la industria a la más ignorada; su carácter le jugó una muy mala pasada.

Guía de: Series de TV

Un manual de instrucciones sobre cómo dilapidar el éxito. Eso es Katherine Heigl. La actriz que ganó un Emmy por “Grey’s Anatomy” en 2007, donde interpretó a Izzie Stevens, se encaminaba hacia el estrellato.

El trayecto que recorría era el de una celebridad, incluyendo las abultadas ganancias que la marcaban como una de las intérpretes mejor pagas de Hollywood.

katherine_heigl

Pero manejar el egocentrismo no es tarea fácil. Requiere de una humildad para mantener los pies sobre la tierra y no creerse menos que nadie. O sí, porque nadie en el ambiente de la actuación puede aspirar a crecer sin esa cuota de confianza y de autoestima.

Claro, el tema pasa por no exagerar. Sin que los humos nublen la vista y hagan perder el equilibrio. Porque eso fue lo que ocurrió con Heigl: solo por mencionar uno de sus desplantes, luego del premio que obtuvo, criticó duramente el material de la cuarta temporada de “Grey’s Anatomy” y prefirió apartarse de una supuesta nominación.

“Con la intención de mantener la integridad de la organización, retiro mi nombre de la competición”. Estas palabras fueron lo mismo que una cubeta de agua helada por la cabeza de Shonda Rhimes, su creadora.

Luego fue perdiendo terreno porque adoptó a una hija en 2009, y “para colmo de males”, llegó a quejarse de una jornada de grabación que abarcó 17 horas. La respuesta del resto del elenco fue que se estaban adaptando justamente a los horarios de Heigl.

Ese fue el comienzo del fin para ella en la serie. Que terminó siendo abrupto cuando, en 2011, directamente no se presentó a rodar. Al parecer, nada la conformaba. Y sus pretensiones le trajeron complicaciones. Pretensiones y complicaciones. Palabras que riman y tienen que ver con el derrumbe de su carrera.

Pretensiones que, según parte del staff de la cinta “27 Vestidos”, que se rodó en el año 2008, “ni siquiera las estrellas más importantes tienen”. Esas exigencias incluían devolver la comida de hotel donde se hospedaba o encapricharse con determinado vestuario.

Actitudes insoportables

Un productor llegó a desestimar contratarla porque el papel se ajustaba al perfil de la actriz pero, una vez más, sus actitudes insoportables la sacaron del set de filmación.

Además, en el último tiempo, cambió repetidas veces de agente de prensa. Y su intento más reciente en televisión, “Asuntos de Estado” (2015), no fue digno de su capacidad artística.

Hoy, a sus 38 años, la intérprete parece recuperar algo de terreno, con trabajo asegurado luego de un par de años de ausencia para cuidar a sus hijos (dos adoptados y el último de ellos biológico): estará en la serie “Doubt” y la película “Unforgettable”.

¿Representarán estas producciones una especie de “re-debut” para encausar nuevamente su carrera? Dependerá de la humildad que demuestre o, en caso contrario, de la tolerancia que otros tengan a sus aires de diva.

Más sobre Series de TV

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X