Los caballeros las prefieren brutas: ¿Es así realmente?

Esta serie colombiana muestra con toques de humor y enredos varios cómo las mujeres exitosas y muy perfectas terminan pagando costos para construir sus relaciones.

Guía de: Series de TV

Series de TV

Foto: El Mercurio

Esta comedia colombiana da una fresca y divertida mirada al mundo de las relaciones de pareja.

“Las mujeres así como tú no me gustan… tan inteligentes que parecen hombres”. (Los caballeros las prefieren brutas).

En general nunca me han gustado mucho las series latinas, principalmente porque no logro conectarme con las historias, pero apenas vi los comerciales de “Los hombres las prefieren brutas” (serie colombiana que por estos días trasmite el canal Sony) supe que ésta había que verla.

Con una mirada fresca al complicado mundo de las relaciones, esta comedia romántica sigue la vida de Cristina Oviedo, una mujer que, al menos hasta entonces, parece tener todo lo que siempre quiso. Una carrera exitosa como diseñadora, dueña de su propia empresa y reconocida en su rubro, Cristina es joven, independiente, atractiva, inteligente y está a punto de casarse con un doctor.

La historia parte cuando los amigos de Cris la llevan a celebrar su despedida de soltera y, al regresar al departamento que comparte con Eduardo Santodomingo, su futuro esposo, lo encuentra en una situación comprometedora con Pamela Dávila, su amiga de toda la vida.

Cristina ve su vida, cuidadosamente planificada, desbaratarse. El compromiso termina, al igual que su relación con Pamela, y debe volver a ser parte del mercado de las solteras. Para seguir adelante con su vida y lidiar con los gastos Cris decide buscar una compañera de piso, con la ayuda de sus mejores amigos y compañeros de trabajo: Hannah -el alter ego de Cris, es pura diversión y nada de compromisos- y Rodrigo -que de heterosexual sólo tiene el nombre.

Entonces llega Alejandro Botero, un escritor y mujeriego empedernido incapaz de mantener una relación por mucho tiempo, que se ve obligado a buscar departamento después de que la novia de su amigo se muda con ellos. El problema es que, después de la decepción vivida con Eduardo, Cristina no quiere saber nada con los hombres, por lo que Alejandro -para no perder el departamento- le dice que es gay, desencadenando una serie de situaciones que varían entre la comedia y el drama.

Entre los personajes secundarios se encuentra también Gracia, hermana de Cristina, que es mucho más tradicional y se dedica cien por ciento a su casa y su marido Guillermo, un trabajólico que pasa gran tiempo de viaje, lo que lleva a Gracia a cuestionarse sobre su matrimonio y el papel que tiene en éste.

Alejandro, por su parte, cuenta con Miguel, su mejor amigo y el único que sabe que sólo finge ser gay para vivir con Cristina; y su ex pareja y ahora jefa Esther Castro, editora de una revista donde él debe trabajar. Mientras se inspira para escribir un nuevo libro, Alejandro redacta una columna femenina bajo el nombre de “Madame Mon Amour”.

Basada en el libro homónimo escrito por la colombiana Isabella Santo Domingo, esta serie es una verdadera ventana al mundo de las relaciones, el compromiso y la falta de este, con premisas como: “Lo que fácil llega, fácil se va”, “uno siempre quiere lo que no puede tener” y, por supuesto, “los caballeros las prefieren brutas”. Ideal para quienes buscan el secreto para lograr mantener una buena relación… aunque aquí no van a encontrarlo, al menos se reirán tratando.

Links:

Más sobre Series de TV

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X