Naya Rivera, acusada de celosa y controladora por su expareja, pide el divorcio: ¿Qué ocurrió?

La actriz, conocida por interpretar a Santana López en la serie "Glee", le pidió el divorcio a Ryan Dorsey tras dos años de matrimonio.

Guía de: Series de TV

La vida de casados, puede no ser lo feliz que se pretende al pasar por el altar. La clásica frase que pronuncia el juez de paz, “hasta que la muerte los separe”, queda en suspenso.

Queda supeditada, además, a la convivencia de quienes, desde el preciso instante en que esa persona lanza el esperado -o temido- “los declaro marido y mujer”, cambian su estado civil de “soltero/a” a “casado/a”.

www.eonline.com

www.eonline.com

Digamos que para la actriz Naya Rivera -recordada por su papel en la serie Glee-, el matrimonio con su colega Ryan Dorsey fue, más bien, un fracaso: a 2 años de haberse casado, quien interpretó a Santana López en la mencionada sitcom le pidió el divorcio y la custodia de su pequeño hijo, Josey, de tan solo 1 año de edad.

Rivera y Dorsey publicaron un comunicado, recogido por el sitio de la revista People, en el que confirmaron la ruptura: “Después de muchas consideraciones, hemos tomado la decisión de terminar nuestro matrimonio”.

“Nuestra prioridad fue, es y será el hermoso hijo que compartimos. Y vamos a continuar siendo una gran pareja de padres. Lo que pedimos es respeto y privacidad para nuestra familia en este momento difícil”.

TMZ, otro de los portales que sigue el caso de Naya Rivera, dio cuenta del envío a la corte, por parte de la actriz, de la documentación requerida solicitar el divorcio. ¿Qué fue lo que pasó? ¿Hubo algo que detonó la decisión de separarse? El hermetismo reflejado en el comunicado espanta todo tipo de hipótesis en torno al fallido matrimonio.

Su expareja la acusó de “celosa” y “controladora”.

www.ritani.com

www.ritani.com

De lo que sí hay certezas, es de que Rivera se casó con Dorsey en julio de 2014, ¡tres meses! después de que el rapero Big Sean cancelara el compromiso que los unía, acusándola de “celosa” y “controladora”. Demasiado poco tiempo como para cicatrizar la herida.

La estrella de “Glee”, sin embargo, no pareció afligirse demasiado. Enseguida encontró el consuelo perfecto, con un ¿amigo? a quien conocía desde 2009, cuando fue convocada para actuar en la mencionada comedia.

No funcionó con Big Sean. Tampoco con Ryan Dorsey. Los infortunios amorosos persiguen a la actriz, impidiéndole conseguir un romance duradero.

Más sobre Series de TV

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X