True Blood, vampiros y criaturas fantásticas que atrapan

Demonios, brujas y brutales asesinos fueron introducidos en las dos primeras temporadas, mientras que la tercera entra al mundo de los hombres lobos y las hadas.

Guía de: Series de TV

True Blood

El Mercurio

Sookie y Bill son los protagonistas de True Blood, ella tiene habilidades telepáticas y él es un vampiro.

“Tal vez tener a un vampiro por novio no es tan buena idea” (“Maybe having a vampire for a boyfriend isn’t such a bright idea”). Si tuviera un centavo por cada vez que he escuchado eso… Ok, tal vez no sería millonaria, pero las historias de vampiros han estado dando vueltas por tanto tiempo que hoy muy pocos se extrañarían de leer o escuchar tal cosa. Fue exactamente esa expresión, impresa en la portada de un libro de Charlaine Harris, la que hace algunos años captó la atención de Alan Ball.

El productor decidió casi inmediatamente que tenía que hacer una adaptación de la serie de novelas de Harris y el 2008, a través de las pantallas de HBO, se estrenó el episodio piloto de True Blood.

Ubicados en el pequeño pueblo sureño llamado Bon Temps, en Louisiana, una serie de extraordinarios personajes van entrelazando sus historias para demostrar que las apariencias, en la mayoría de los casos,  engañan.

Primero que todo, Bon Temps es lo que llamaríamos “pueblo chico, infierno grande”. No parece tener un gran número de habitantes por lo que todos están al tanto de la vida de los demás y, como los habitantes del pueblo parecen conocerse desde siempre, se creen con derecho a opinar e intervenir, aún cuando nadie se los pide.

Ahora agreguen a eso todo tipo de criaturas fantásticas que puedan imaginar, que fue justamente lo que hizo Bell. Vampiros, shape-shiftings (personas capaces de transformarse en otras criaturas vivientes), demonios, brujas y brutales asesinos fueron introducidos en las dos primeras temporadas de la serie, mientras que la tercera pretende ir aún más allá, entrando al mundo de los hombres lobos y las hadas.

True Blood no deja mucho a la imaginación, por el contrario, todo es bastante explícito pero, de alguna manera, logra mantenernos cada domingo por la noche pegados a la pantalla del televisor. Es de esas series con las que uno queda como: “ok, eso no lo vi venir”, a menos claro que hayan leído los libros primero.

Para quienes no tienen idea de qué se trata la serie, la historia es la siguiente: Los vampiros existen y, desde que científicos japoneses crearon una bebida llamada “True Blood” (sangre sintética que provee a los no vivientes de un alimento alternativo), pueden vivir entre los humanos.

Algunos han logrado adaptarse a este tipo de “dieta vegetariana”, mientras otros más tradicionales siguen prefiriendo a los humanos como plato principal. Pero ellos no sólo son cazadores, sino también presas, ya que su sangre es utilizada como componente principal de una droga ilegal y altamente adictiva llamada “V-Juice”.

La protagonista de la serie es Sookie Stackhouse, una camarera que trabaja en el bar local Merlotte’s y posee poderes telepáticos que le permiten escuchar los pensamientos de los demás, una de las pocas personas abiertas a la idea de integrar a los vampiros a la sociedad. Un día llega al pueblo Bill Compton un atractivo vampiro de 173 años de edad, que inmediatamente llama su atención porque no sólo es el primer vampiro que conoce, sino que además no logra escuchar sus pensamientos.

La llegada de los vampiros al pueblo trae más de un problema y nos vamos adentrando en las vidas de otros personajes. Entre los humanos encontramos a Jason, el hermano mayor de Sookie; Tara, la mejor amiga de Sookie que no sabe cuando callarse; Lafayette, primo de Tara y traficante de drogas; Sam Merlotte, dueño del bar local que oculta un gran secreto; y Arlene Fowler, camarera y chismosa profesional.

Entre los vampiros está Eric Northman de origen sueco y con cerca de 1.000 años, es sheriff del Área 5 y dueño del bar de vampiros “Fangtasia” y, para algunos, razón más que suficiente para ver el show; Sophie-Ann, vampiresa reina de Luisiana y jefa de Eric, y Jessica Hamby, vampiresa recientemente creada por Bill, en castigo por matar a otro de su especie.

Pero más allá de la historia, sus complejos personajes, muy buenos efectos especiales y uno de los elencos más atractivos de la pantalla chica, el gran mérito de True Blood es haber llegado a la TV justo en el momento en que la fiebre por los vampiros regresaba y haber logrado quedarse.

Links:

Más sobre Series de TV

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X