Claves para que alumnos con Síndrome de Down no “arranquen” de las salas

Cuando los menores son expuestos en forma constante a tareas por sobre sus capacidades intelectuales, es natural este tipo de reacciones. ¿Quién no lo haría?.

Guía de: Síndrome de Down

No es poco frecuente escuchar que los niños y niñas con síndrome de Down se “arrancan” de sus salas de clase.

Muchos son los testimonios especialmente de madres/padres y profesoras/profesores que buscan consejo en relación al manejo conductual de su hijo/hija-alumno/alumna con síndrome de Down que no hace caso y abandona la sala de clases sin rumbo claro.

Adecuación curricular

Foto: El Mercurio

Los niños con Síndrome de Down necesitan material y actividades especiales para su educación.

Pues bien, en mi experiencia y en la gran mayoría de los casos en que he indagado un poco más acerca de la razón de ser de “arrancarse” de la sala, NO TIENE QUE VER CON ELSÍNDROME DE DOWN, sino con la falta de que el alumno/alumna cuente con el MATERIAL ADECUADO y que atienda su discapacidad intelectual.

Tan sólo quisiera que se pongan un momento en el lugar de un niño/niña que se ve enfrentado a diario a textos, guías o trabajos que están planteados por sobre su capacidad intelectual de aprendizaje. Todos se ponen a trabajar excepto ese niño/niña que no tiene las herramientas suficientes para abordar lo planteado, sin que atiendan de alguna forma su necesidad educativa especial.

El mensaje implícito es “tú no puedes hacer esto” “Esto no es para ti”….peor aun “ Tú no estás considerado”….En el mejor de los casos se le da un pack de lápices y papeles para que dibuje, implícitamente para que no moleste… (Luego no es extraño que se arme el mito de que los niños con síndrome de Down son buenos para pintar).

Bueno, pero de tanto exponerse a la situación anterior, aparte de generar baja autoestima a ese niño o niña se genera mucha angustia. Recordemos que la discapacidad intelectual no borra cualidades esenciales del ser humano como son los sentimientos.

Francamente yo en el lugar de ese niño/niña no lo dudaría un segundo:

 ¡S E R Í A   L A   P R I M E R A  EN   A R R A N C A R!

Adecuación curricular

Foto: El Mercurio

A los niños con Síndrome de Down les gusta pintar, como a cualquier otro de su edad; lamentablemente muchas veces se abusa de esto en los colegios.

Entonces, y una vez más, si un alumno o  alumna con síndrome de Down se arranca de la sala la pregunta inmediata es: ¿Se están haciendo las adecuaciones curriculares necesarias en ese ramo? ¿Tiene ese alumno o alumna el material adecuado para su capacidad?.

Si la respuesta es NO (lo doy en la mayoría de los casos por firmado) habrá que revisar nuestras prácticas pedagógicas que necesariamente requieren atender a un alumnado heterogéneo.

No es utopía, hablamos de derechos y responsabilidades.

Más sobre Síndrome de Down

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X