Síndrome de Down: Comunicación que transforma

Frecuentemente enfocamos nuestras energías en mejorar el lenguaje de las personas con síndrome de Down, olvidando que lo prioritario es que logremos comunicarnos. En ello es importante revisar nuestras prácticas personales diarias entendiendo que comunicarse no es necesariamente hablar.

Guía de: Síndrome de Down

Son numerosos los artículos referidos a los problemas de comunicación de los niños y niñas con síndrome de Down. Sin embargo, nos hemos olvidado preguntarnos cómo andamos por casa con temas relacionados a la comunicación.

Quiero abordar este tema porque una buena comunicación es  relevante a la hora de  apoyar la educación de niños y niñas con síndrome de Down.

Comunicarse-Síndrome de Down

Foto: Downmx.com

Comunicarse muchas veces es más que palabras.

Aprender a  comunicarnos con nuestros hijos e hijas con discapacidad intelectual, con nuestra familia más cercana y con los profesores y profesoras de nuestro hijo o hija con síndrome de Down cobra considerable importancia  y es con frecuencia muy complejo. Ya lo es en cualquier escenario, más aún cuando agregamos factores que nos hacen a todos más vulnerables.

Comunicarse no es sólo hablar. Es más, puede existir comunicación sin que existan palabras. Como también pueden existir muchas palabras sin que exista comunicación.

Mi hija con síndrome de Down y en general las personas con discapacidad intelectual, con las que he tenido la oportunidad de compartir, me han enseñado a estar atenta a una comunicación de significativa importancia: la comunicación que proviene del alma, que es real y que muchas veces se lee en la mirada. Habilitar este increíble canal de comunicación es realmente transformador, ya que una vez desarrollado, se puede utilizar con todas las personas.

Sin embargo, existen requisitos básicos para lograr dicha comunicación. Uno de ellos es aquietar el alma y lograr una actitud de acogida hacia el otro. Hablo de una comunicación que nace desde la preocupación por el otro. Nada fácil en una sociedad que corre por ganar dinero y/o  “chapitas de reconocimiento”, sin importarle  el prójimo más allá de bonitas palabras.

Para poder comunicarme de forma efectiva necesito estar conectado en primer lugar conmigo mismo.

Comunicarse-Síndrome de Down

Foto: dialogica.com.ar

Los niños con Síndrome de Down nos enseñan una nueva forma de comunicación: aquella que es con el alma.

Nos sigue costando ver hacia adentro porque requiere que detenga mí actuar y que haga silencio. Silencio que invita a verse y a ver al otro, no en el estar, sino en el ser.

En nuestro apuro en aplicar técnicas que fomenten el habla (que también son importantes, pero no prioritarias) siento que  omitimos el capítulo 1: “Yo, ¿me comunico?”

Más importante que exigir que cualquier niño o niña con síndrome de Down se exprese con palabras, es revisarme yo mismo para ser capaz de comunicarme con cualquier persona. Se trata de encontrar la paz interior para que desde el más delicado respeto y la tranquilidad del alma, logre la conexión con el otro.

En esa transformación personal es que lograremos comunicarnos con o sin palabras, con o sin síndrome de Down.

Tener dificultad para hablar sin duda que hace la vida más complicada….pero muchísimo más complejo  es poder hablar y no lograr comunicarse.

¡La discapacidad intelectual invita!

Más sobre Síndrome de Down

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X