Inicio » Tarot y Sueños » Equipo

¿Qué son el Ánima y Ánimus en los sueños?

Carl Gustav Jung, psicólogo y psiquiatra suizo fue quien postuló que los sueños representaban mensajes simbólicos desde nuestro inconsciente.

Podría decirse que desde el punto de vista de la psique somos bisexuales, esto es,  las mujeres llevamos en nuestro  inconsciente la experiencia de lo masculino y los hombres llevan la experiencia de lo femenino.

Carl Gustav Jung, psicólogo y psiquiatra suizo quien  postuló que los sueños representaban mensajes simbólicos desde nuestro inconsciente, denominó Ánimus al lado inconsciente masculino de la mujer y Ánima al lado inconsciente femenino del hombre.

El  Ánimus en la mujer se formaría a partir de la relación con su padre, o figura paterna sustituta, de sus primeros maestros, de un  abuelo, de un hermano mayor o de cualquier figura masculina relevante en sus primeros años. Esta relación influiría en sus relaciones futuras con el sexo masculino,  en la elección de sus parejas y cómo las vive. Si la imagen con el padre es negativa, débil o poco sana, probablemente tendremos cuando adultas dificultades en la relación con nuestra parte masculina.

Ánima Ánimus

Foto: Internet

El Ánimus es al mismo tiempo una fuerza positiva y negativa para  la mujer. En su imagen negativa es un destructor de lo femenino y carga todas las representaciones del lado oscuro del ser hombre: violador, asesino, Barbaazul, controlador, maltratador, vampiro, etc. Un Ánimus negativo se come los objetivos de la mujer impidiéndole realizarlos y alimentando  inseguridad en ella, también un Ánimus débil puede causar que una mujer se relacione más con su parte masculina que femenina y que en su vida compita con los hombres, endureciéndose y alejándose de su lado femenino.

Un Ánimus positivo, por el contrario, encarna los mejores valores de lo masculino y le ayuda a la mujer a llegar a su alma, construyéndole un puente hacia su interior. Proveyéndole de iniciativa, arrojo, metas claras, objetividad y sabiduría, sin destruir su lado femenino.

El Ánima en el hombre se formaría principalmente con la imagen que un niño tiene de su madre o la figura materna sustituta. Influirán luego la imagen de sus maestras, abuelas, nanas o cualquier figura femenina relevante en la infancia de ese hombre. El ánima le provee al hombre de capacidad de amar, de tener sentimientos, de reconocer sus debilidades y estados de ánimo, de desarrollar la intuición y sensibilidad. Al Igual que  el Ánimus el Ánima puede tener tanto una fuerza positiva como negativa.

Un Ánima negativa, puede aparecer en los sueños representada por un arquetipo que representa los aspectos negativos del arquetipo femenino que pueden asociarse  con la forma de una vampiresa, sirenas que con su canto embruja para luego atrapar, prostitutas, brujas devoradoras.

Un Ánima negativa carga con todos los aspectos toscos  con que asociamos lo femenino: la irritabilidad, lo ilógico,  lo caótico, la detención, el miedo. Un hombre con un ánima negativa puede convertirse en un Don Juan, en un hombre duro que no pone sentimientos en lo que hace, un devorador de mujeres, que devora por temor a ser devorado. Una madre posesiva, sobreprotectora, castradora de la masculinidad de su hijo contribuye al desarrollo de un Ánima negativa.

Un ánima positiva por el contrario ayuda al hombre a explorar su inconsciente, a conocer sus sentimientos, a encontrar una pareja adecuada y a expresar su masculinidad en equilibrio con su parte femenina.

Más sobre Tarot y Sueños

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X