Inicio » Tecnología » Equipo

¿Cuál será el futuro del popular sitio Cuevana?

Cuevana (o lo que queda de su idea original) quiere ir por la senda que corresponde y es acercarse a un modelo de negocio con las grandes compañía de cine.

Lo que surgió al más puro estilo Facebook, donde amigos universitarios fascinados con los bytes crean una red social, en Cuevana resultó a partir de que unos estudiantes argentinos con mucho talento y ambición armaron un sitio con el afán de ir viendo sus películas favoritas.

Desde esa “loca idea” y considerando que en ese entonces no existían servicios oficiales de pago como Netflix, los estudiantes argentinos crearon Cuevana en un afán de darse el gusto.

Un “gusto” que en corto tiempo ha cambiado notoriamente.

De los tres jóvenes originales, sólo queda uno a cargo del proyecto, el cual vive en una constante de rumores legales pues en todas sus letras, es un sitio ilegal para ver películas.

Las cosas hay que decirlas por su nombre.

Pero bien, Cuevana ( o lo que queda de su idea original) quiere ir por la senda que corresponde y es acercarse a un modelo de negocio con las grandes compañía de cine.

Cuevana

Foto: Cuevana

El futuro de Cuevana parece inclinarse a lograr acuerdos con las grandes compañías de cine.

Ello deberá esperar y lo que surgió como una “idea loca a la argentina” hoy está tomando un cariz muy serio pues por primera vez un tribunal argentino acogió una demanda interpuesta por la cadena de ese país, Telefe, acusando a Cuevana de violar sus derechos de autor.

En palabras simples.. piratería.

Y desde la semana pasada que el “ruido” en redes sociales se ha ido incrementando, pues sufrió un “ataque” de hackers, luego una caída en el servicio (justo en el fin de semana cuando más público “visita” el sitio) y ahora aparece como un “renovado portal” de streaming.

Pues no hay que ser muy avezado para poder pronosticar que la lucha contra la corriente a veces no da resultado cuando te saltas las leyes… sea el país que sea y la actividad que realices.

A mí no me gustaría que robaran mis publicaciones sin pagarme por lo que he creado y creo que a ti tampoco, entonces la idea “media popular” (no diremos socialista para no herir susceptibilidades y demostrar respeto)  era ofrecer contenido que no pagaba ni un peso, lo veíamos gratis y ahora pues.. ahora la cosa se puso seria.

Así como Napster marcó el principio del fin para las aquéllas “románticas” redes P2P hasta los Pirata Bays que tuvieron que someterse a pagar por exhibir y convertirse en una plataforma legal, Cuevana apunta a que lleguen capitales frescos, paguen por ese público cautivo que ya han conquistado y claro.. hacer negocio compitiendo de igual a igual con las empresas que ahora ya están en América Latina ofreciendo streming.

Algunos analistas apuestan a que Cuevana deberá recurrir a una construcción profunda bajo tierra  y enterrarse para siempre, mientras otros sacuden las banderas de la libertad de expresión para defender el libre acceso a contenidos en la red.

Claro.. a todos nos gustaría que las cosas fuesen gratis,  pero entonces de qué diablos vivimos.. ¿Dónde queda lo que vale la creación de un artista? ¿Dónde está el límite? ¿Soy pirata porque veo una película gratis sin pagar nada de nada o debo hacerlo?

Cuevana vuelve a enfrentarnos en cuanto a nuestras libertades, pero primero están nuestros derechos y más aún, por sobre ello nuestros deberes.

Busque un punto de equilibrio y tendremos miles de Cuevanas para darnos en el gusto.

Si por esas cosas de la vida no comparte sus ideales con este columnista, le puedo enviar un listado de películas a mil y a luca.

Un abrazo!

 

 

Más sobre Tecnología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X