Inicio » Tecnología » Equipo

¿Es imprescindible un iPad para los diputados chilenos?

¿Es necesario que los diputados tengan un iPad? ¿Se justifica como argumento que con ello busquen estar más cerca de la ciudadanía? ¿Existen alternativas tecnológicas a un costo más razonable?

Cuando uno era niño, nos decían que si queríamos algo, debíamos portarnos bien, lavarnos los dientes y hacer bien las tareas. Sobre todo, ser bien respetuosos con papá y mamá.

Esa “máxima” clásica de nuestra infancia pareciera que no aplica cuando un diputado de la República, Señor Ramón Farías, actor de profesión y presidente además de la comisión de ciencia y tecnología del Congreso ha hecho pública un proyecto para dotar de iPads a todos los diputados de Chile, que suman 120.

La iniciativa se filtró a la prensa a través del diario La Segunda cuando Farías había enviado un mail a sus “colegas” preguntando si el iPad lo querían de color negro o blanco.

iPads Diputados

Foto: EFE

Los diputados gastarán alrededor de US$120 mil en los iPads 2.

Obviamente que la idea cae muy mal, más que por el costo en sí de la medida (alrededor de US$120.000 en total considerando que los honorables piden el modelo más caro del iPad 2, unos $500 mil pesos c/u) sino que por el contexto que vive el país y, sobre todo, porque el dinero no saldrá de los bolsillos parlamentarios, sino que desde el bolsillo de todos los chilenos.

Esto es que se pide una “partida de dinero” al Congreso con cargo al presupuesto anual para comprarlo vía licitación pública. (Es como la caja chica que se paga con los impuestos que pagas tú y yo).

El diputado Farías fue entrevistado en horas de la tarde por la emisora Universo FM y en donde trató de argumentar que se estaba pidiendo el iPad para “estar más cerca de la ciudadanía” y poder por ejemplo ver “archivos Word” e “interactuar con la gente”.

Además, se refirió a que el iPad “no sería propiedad de los diputados, pues estos se devolverían para cuando dejen de ejercer” (Este señor definitivamente no tiene idea de lo que es la obsolescencia tecnológica parece).

Así, el desfile de “argumentos” aumenta en la entrevista cuando asevera que con los iPads, se podría integrar la labor legislativa chilena con la mexicana (sic) pues ellos también tienen un Tablet, pero lamentablemente NO entrega datos de este “proyecto” y acuerdo con su par mexicano.

Ojalá lo pueda hacer público para despejar dudas.

Claramente para interactuar con la ciudadanía, simplemente no se necesita un tablet, sólo trabajar en línea hasta con un PC Pentiium con tarjeta de red que vale US$70 de segunda mano y sobre todo, estar ahí, en el distrito, en la calle con papel y mano no más.

Sin duda que una idea de esta naturaleza, sin afán partidista por cierto, sólo causa asombro e indignación pues si los diputados quieren “lo último en tecnología” pues que lo paguen al menos de su propio bolsillo, ya que ganan sobre US$15.000 mensuales, lo que de por sí ya es una ofensa para el resto de los chilenos que en promedio ganan un poco más que el 10% de ese monto.

Más sobre Tecnología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X