Inicio » Tecnología » Equipo

“Fake Models”: La tendencia que amenaza a las grandes reinas de las pasarelas

Las modelos top nacidas del trabajo digital ya no son posibilidades del futuro, porque ya existen en el presente.

Hubo una época en que las grandes modelos tenían como su mayor amenaza el paso de los años, un fantasma que las perseguía desde sus inicios en una pasarela o a partir de sus primeras sesiones de fotos.

Pero en la era de la tecnología, el mayor temor ya no está en su carnet. Ahora, están viendo cómo surge un nuevo enemigo: las modelos digitales, que se están convirtiendo en el nuevo fenómeno.

Hace un par de años surgió Lil Miquela, quien ya es toda una celebridad virtual: tiene más de un millón de seguidores en Instagram, le han inventado una vida en que tiene 19 años y defiende una serie de causas como, por ejemplo, los derechos de los inmigrantes. Tiene ascendencia brasileña y española y fue creada digitalmente en Los Angeles Brud, una empresa enfocada en la inteligencia artificial y la robótica.

feak-modelos-1

Lil Miquela

Ahora ha surgido una nueva modelo digital: Shudu, una joven, según su perfil en Instagram, de origen africano que ya tiene 130 mil seguidores y fue creada digitalmente por el fotógrafo británico Cameron-James Wilson, quien incluso debió aclarar que la maniquí era una creación de él y no una mujer real.

feak-modelos-2

El padre de Shudu también la defiende destacando la belleza real de su modelo digital, contando que tiene arrugas finas y estrías. Aunque esto no ha evitado las críticas en su contra: “Encontró la manera de explotar a una modelo negra sin trabajar con ella”, ha sido uno de los comentarios que ha recibido.

Como esta es una tendencia que va en alza, la agencia Irmaz Models, según informa Infobae, ya tiene en su catálogo a modelos de “realidad imaginada” y las promociona con este debatible eslogan: “Nunca discuten, nunca tienen que comer, nunca se encaprichan ni se cansan”.

feak-modelos-3

“Las marcas pueden especificar exactamente qué look buscan, hasta la etnia, el género y el peinado”, agrega Philip Jay, ex fotógrafo de Playboy y uno de los directores de Irmaz.

En una nota sobre este nuevo fenómeno, The Washington Post advierte que “algunos temen que la llegada de una ola de modelos digitales ponga más presión sobre la gente, en particular entre las mujeres, para vivir según una versión extrema y sintética de la belleza”.

Otro factor que por ahora les juega en contra a las modelos digitales está en el costo de producción que requieren. “Una sola modelo puede costar miles de dólares y requerir cientos de horas de producción”, según The Washington Post.

Más sobre Tecnología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios