Inicio » Tecnología » Equipo

Los “Indignados” de BlackBerry y los desafíos para RIM

Todo lo que tenía que fallar, falló indefectiblemente. Una raza de usuarios furiosos exige explicaciones por sus BlackBerrys y la empresa RIM que los fabrica tiene la urgencia de reaccionar.

Una nueva raza de indignados se debe sumar a la larga lista de ciudadanos que protestan en diversas ciudades del mundo contra el sistema establecido.

Se podría definir como aquéllos indignados con sensación de desilusión porque por vez primera su servicio de mensajería no operó por varios días.

Nos referimos por cierto a lo ocurrido con RIM y la caída de sus sistemas a nivel global para el servicio conocido como BBM (BlackBerry Messenger) que opera de forma encriptada desde el teléfono de quien emite hasta quien recibe, paseándose por los servidores de la compañía en la ciudad de Waterloo, Canadá y de allí al destinatario.

Todo lo que tenía que fallar, falló indefectiblemente, es decir, los sobre 20 petabytes que manejan a diario en los servers de la compañía se “atoraron” de manera que aún no se explica, lo que llevó por vez primera a que uno de los propios fundadores de la empresa diera la cara, pidiera disculpas y, por cierto, se recuperara el servicio.

Lecciones para RIM

Con lo ocurrido, y por cierto quienes festinaron con este verdadera tragedia tecnológica,  se deben sacar lecciones.

Sobre todo para RIM que vive uno de sus momentos clave para definir su futuro y donde 70 millones de usuarios (600 mil sólo en Chile) dependen de que el BBM opere sin más contratiempos para reponer confianzas y reconstruir futuro.

Según analistas de Morgan Stanley la firma deberá asumir un costo aproximado de US$100 millones por concepto de compensaciones por la falta de servicio, y por suerte la compañía cuenta con buen circulante, pero también con accionistas furiosos que si bien hoy son minoritarios, podrían aumentar si la compañía no toma rumbo y rápido.

Lo que viene

Antes de que finalice el mes se llevará a cabo una gran reunión destinada a los desarrolladores de aplicaciones y de software de todo el mundo (planeada y fijada desde mucho antes de lo ocurrido la semana pasada) y es allí donde ya se avisoran las primeras apuestas.

Es allí donde los accionistas, analistas e inversionistas guiñarán el ojo o fruncirán el ceño, tan simple como eso pues muchos de ellos quieren de vuelta a la compañía que marcó una pauta en el mercado de los smartphones y que hoy se ve enfrentada por una competencia descarnada por todos lados, incluyendo desde dentro (quienes desean obviamente una venta rápida y aprovechar la ocasión de sólo hacer dinero).

RIM al menos dará a conocer algunos nuevos modelos de smartphones donde el touch y su nuevo sistema operativo QNX serán las estrellas promisorias y de cómo podría revertir la incómoda situación que vive en estos días.

Indignados BlackBerry

Foto: AFP

RIM quiere volver a marcar diferencias con sus BlackBerry.

En estricto rigor y a diferencia de otras compañías del rubro como Nokia, la canadiense luce cuentas limpias y no está en quiebra ni mucho menos (ganó menos en el último trimestre, pero igual US$320 millones es 10 veces lo que ganó Sony Ericsson como para tener una idea de las proporciones).

Ocurre que a RIM no sólo se le exige ganar dinero (por algo es empresa y sus valores se transan en la Bolsa), sino que también marcar una diferencia respecto de sus contricantes donde Apple arrasa con su nuevo iPhone 4S y Android golpea fuerte mientras Nokia espera que su partner Microsoft lo “apapache” para cuando salgan los nuevos teléfonos inteligentes bajo esa nueva plataforma.

Otro punto adicional es lo que deberá ocurrir con su Tablet Playbook donde en más de alguna ocasión los propios ejecutivos han salido al paso para desmentir afirmaciones sobre el fin del producto.

Si RIM muestra una plataforma de QNX  más flexible  y sobre todo sólida (sistema operativo de la Tablet que ahora se usará en los smartphones de la compañía) tendrá apenas un complemento más, pero si se le ofrece al usuario poder usarla como emulador de Android, pues sin duda que las cosas podrían ser mucho mejores.

Al menos hay señales en esa dirección, pero nada claro y el futuro de RIM es no sólo recuperar la confianza de sus accionistas, operadores e inversionistas sino que de los millones de “indignados” que vivieron una horrible experiencia de usuario en días pasados.

Si no toman las acciones debidas, pues ni el “Modo avión” les evitará caer.

Más sobre Tecnología

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X