Inicio » Temas Legales » Equipo

Divorcio, relaciones de familia tras la ruptura

Para determinar cómo serán las relaciones de familia post divorcio debe hacerse una distinción entre las relaciones que tendrán los padres con sus hijos y las que se darán entre los ex cónyuges. Revise esta guía para saber cómo funciona el sistema.

Una vez que el divorcio es declarado por el juez de familia, los ex cónyuges adquieren el estado civil de divorciados. Ahora bien, existen una serie de aristas relacionadas al vínculo matrimonial que es preciso resolver para que el divorcio cumpla su objetivo de ser una solución de término al matrimonio.

Divorcio

Foto: El Mercurio

En el divorcio debe regularse el tema de las visitas y el tiempo que pasarán los hijos con el padre que no los tenga a su cuidado.

Para determinar cómo serán las relaciones de familia post divorcio debe hacerse una distinción entre las relaciones que tendrán los padres con sus hijos y las que se darán entre los ex cónyuges.

Relaciones entre padres e hijos

En cuanto a los hijos, el divorcio no afecta su filiación y, por lo tanto, todos los derechos y obligaciones respecto a sus padres siguen siendo plenamente exigibles.

Por otro lado, en el acuerdo completo y suficiente o en la sentencia definitiva de divorcio, según corresponda, debe establecerse cuál de los padres detentará el cuidado personal y la llamada patria potestad o régimen de protección sobre los hijos, cómo será la relación directa y regular del padre que no los tenga a su cuidado y de qué forma los padres aportarán a la mantención de los hijos (pensión de alimentos).

Cabe mencionar que los términos en que se regulen estos derechos y deberes son alterables a futuro, siempre y cuando sobrevengan modificaciones importantes a las condiciones en las que fueron establecidas y cuando las mismas hagan imperioso el cambio.

Relaciones entre los ex cónyuges

En cuanto a las relaciones entre los ex cónyuges, estas pueden analizarse mediante una distinción entre los deberes y derechos no patrimoniales y los patrimoniales.

Ámbito no patrimonial

Con respecto a los deberes y derechos no patrimoniales, el divorcio produce el término del matrimonio, adquiriendo los cónyuges el estado civil de divorciados y quedando habilitados para casarse nuevamente. En consecuencia, se extinguen los derechos y obligaciones de fidelidad, socorro, ayuda mutua, respeto y protección recíproca, de vivir en un hogar común y cohabitar.

Ámbito patrimonial

El divorcio también pone término a los derechos de carácter patrimonial entre los cónyuges.

Divorcio

Foto: El Mercurio

El régimen matrimonial que tenían los cónyuges determinará la forma en que serán repartidos los bienes.

Es por esto que una vez que los cónyuges se encuentren divorciados se termina el derecho a pedirse alimentos. Por cierto, cabe recordarse que el cónyuge que tiene deudas por incumplimiento de pensiones alimenticias carece de la titularidad para solicitar el divorcio.

El juez de familia debe tener en cuenta bajo qué régimen matrimonial se encontraban casados los cónyuges. Una vez declarado el divorcio, la ley señala que se terminan los regímenes de sociedad conyugal o de participación en los gananciales y que debe hacerse una repartición del patrimonio común y de los gananciales. En cambio, bajo separación total de bienes no habrá ningún efecto patrimonial en tal sentido; cada cónyuge seguirá administrando libremente los bienes de su patrimonio, tal cual como lo habían hecho durante la vigencia del matrimonio.

Compensación económica

Además, el juez de familia deberá evaluar las solicitudes de compensación económica. La compensación económica es un derecho que tiene aquel cónyuge que por haberse dedicado al cuidado de los hijos y/o a labores propias del hogar durante el matrimonio no pudo desarrollar una actividad remunerada o lucrativa, o lo hizo en menor medida de lo que podía o quería, para que se le compense el menoscabo económico que sufrirá por causa del divorcio.

Otro efecto es que una vez concedido el divorcio, la ley faculta al cónyuge para pedir la desafección de un bien de su propiedad que haya sido declarado como bien familiar.

Por último, el divorcio también pone término a los derechos sucesorios recíprocos entre los cónyuges. Esto quiere decir, que una vez declarado el divorcio los cónyuges pierden la titularidad para ser herederos y no concurrirán a recibir ninguna parte de la herencia, salvo que sean incorporados en el testamento del otro cónyuge, situación -de más está decir- poco probable

Más sobre Temas Legales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X