Inicio » Temas Legales » Equipo

Energías Renovables No Convencionales: ¿Qué pasa con la energía geotérmica?

La energía geotérmica es aquella que se obtiene del calor natural de la tierra.

Durante los últimos años hemos sido testigos del desarrollo de las energías renovables no convencionales (ERNC) y su incorporación paulatina a la matriz energética de nuestro país. Lo anterior se explica, entre otras cosas, por la dictación de la Ley 20.257 en el año 2008, la que estableció como meta que al año 2024 un 10% de la energía que las empresas eléctricas retiren anualmente del sistema debe haber sido inyectada por medios de generación renovables no convencionales.

En el mismo sentido, y en un avance importante, recientemente el Congreso Nacional aprobó la llamada Ley 20/25 (Ley 20.698, publicada en el Diario Oficial el pasado 22 de octubre) que propicia la ampliación de la matriz energética mediante fuentes renovables no convencionales y duplica la meta establecida por la Ley 20.257, disponiendo que al año 2025, un 20% de la energía retirada de los sistemas eléctricos debe provenir de este tipo de fuentes.

En relación con lo anterior, resulta útil precisar que las ERNC son aquellas cuya fuente de energía primaria es la energía de la biomasa, además, la energía hidráulica cuya potencia máxima sea inferior a 20 MW, la geotérmica, la solar, la eólica y la de los mares.

energía geotérmica

Foto: El Mercurio

La energía geotérmica es aquella que se obtiene del calor natural de la tierra, que puede ser extraída del vapor, agua, gases, excluidos los hidrocarburos, o a través de fluidos inyectados artificialmente para este fin.

Participación creciente

Como se ha señalado, la participación de las ERNC en el mercado de generación ha ido creciendo el último tiempo, pero dicho crecimiento no ha sido uniforme. Al respecto, el Reporte del mes de octubre del Centro de Energías Renovables indica que la participación de las ERNC en la producción fue de 6,7% en el mes de septiembre, con un acumulado en el año de 5,79% del total de la energía producida, del cual el 53% corresponde a biomasa, 34% a mini hidráulica, 13% a eólica y 0,1% a solar.

En este contexto, y teniendo en cuenta el gran potencial geotérmico de Chile -que se ha estimado entre 3.300 y 16.000 MW- y el alto factor de planta de la energía geotérmica -superior al 90%, lo que significa que una central geotérmica puede operar y generar energía casi continuamente, a diferencia de otras fuentes de ERNC como la solar y la eólica-, resulta curioso que actualmente no existan centrales geotérmicas operando ni en construcción; no hayan proyectos de geotermia actualmente en evaluación en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), y que del total de MW de ERNC aprobados en el SEIA que aún no se construyen, sólo un 1,3% corresponde a este tipo de proyectos.

Hasta la fecha existen sólo dos proyectos de centrales geotérmicas: Central Geotérmica Curacautín, ubicada en los faldeos del volcán Tolhuaca, en el límite de las Regiones del Biobío y de la Araucanía, con una capacidad de 70 MW y una superficie de 19 hectáreas, y la Central Geotérmica Cerro Pabellón,  ubicado en la Región de Antofagasta, con una capacidad de producción de 50 MW y una superficie de 53 hectáreas.

Esta situación se debe a la existencia de barreras e incertidumbres regulatorias y financieras que han sido identificadas en relación con la geotermia, frente a las cuales resulta necesario diseñar e implementar medidas que tiendan a removerlas y reducirlas, así como también fijar los lineamientos para promover su desarrollo, generando incentivos adecuados y estableciendo acciones y metas concretas. En este sentido, la elaboración de un Plan de Desarrollo Estratégico para la Energía Geotérmica en Chile al 2050, adjudicado el pasado 24 de octubre por el Ministerio de Energía a la Universidad Mayor, constituye una señal potente y un paso importante.

Más sobre Temas Legales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X