Inicio » Tenis » Equipo

¿Cómo atraer a un niño para que juegue tenis?

Es importante que los niños comiencen temprano en el tenis, y entregamos consejos sobre algunas claves para generar el interés necesario y así aumentar las chances de que siga ligado a este gran deporte.

Seguramente para cada padre que es amante del tenis, el gran deseo es traspasar ese gusto a sus hijos, para que aprendan a jugar desde niños y tengan los mismos valores y virtudes que ellos lograron a través de este deporte.

Por eso entregamos algunos consejos sobre cómo iniciar a los más pequeños en este deporte, en una etapa totalmente inicial y ajeno a las escuelas de tenis donde los puedan incorporar; lo ideal es generar cierto interés de forma personal antes de llevarlo a un lugar determinado para aprender los secretos del tenis.

No existe una edad determinada como perfecta para comenzar en el tenis, pero por lo general lo ideal es entre cinco y seis años, principalmente por el aporte que puede entregar en la formación y crecimiento del niño; de hecho se considera a este deporte como una de las mejores actividades para desarrollar la coordinación, entre otros aspectos.

Niños tenis

Foto: El Mercurio

No existe una edad determinada como perfecta para comenzar en el tenis.

Lo más importante, aunque suene lógico, es que sea divertido. Esto se debe traducir en el hecho de que se debe dar total libertad al pequeño para que realice lo que le guste con los dos elementos más básicos: una raqueta y una pelota.

Al tener tan corta edad se deben usar raquetas acordes a su tamaño, que por lo general pueden ser de plástico, y pelotas de goma-espuma para que el esfuerzo sea mínimo. La clave es que el niño simplemente pueda pegarle a la pelota y tenga el feeling de lo que se trata el deporte. Así no importante de qué forma tomen la raqueta, le peguen a la pelota o con cuántos botes.

Estos juegos se pueden realizar tanto en el jardín de una casa o en una cancha misma. Si el niño tiene cierta naturalidad o facilidad se puede poner la red de por medio para generar una situación un poco más real en los cuadrados de mitad de cancha, pero no es necesario.

Así se debe ir tomando noción sobre lo que le gusta más al niño, de qué forma se va interesando y los juegos que más lo atraen. Otra clave es tampoco presionar sobre el tiempo de juego. Si su hijo se cansa o aburre rápido no se lo debe forzar, lo importante es que se genere el interés y se establezca cierta periodicidad para practicarlo, aunque sea una vez a la semana.

A esta temprana edad las figuras paternas son el gancho principal. Incluso si no se quiere iniciar aún al pequeño en su práctica, puede ser bueno llevarlo a ver a sus padres o hermanos realizarlo y así el gancho se podría crear de antemano. El punto es que vea que los padres siempre están interesados en jugar y se entretienen con él y serán fieles a su propia inquietud por aprender.

De hecho en etapas futuras, cuando ya integre algún club deportivo y tome clases más específicas, la asistencia y acompañamiento de los padres para la mayoría de ellos será esencial para que encajen de mejor forma en un grupo y se sientan seguros para seguir creciendo en su aprendizaje.

Lo último también puede resultar algo lógico, pero a la vez puede ser difícil de aceptar: no a todos los niños les va a gustar. Por mucho que uno de los padres sea fanático y ávido jugador jamás se debe forzar a un pequeño a hacerlo y si llega un punto donde el desinterés ya es irreversible, simplemente se debe apoyar su decisión y acompañarlo en cualquier otra actividad que desee.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X