Inicio » Tenis » Equipo

Bastián Malla: Perfil de la promesa más joven del tenis chileno

El progreso de Bastián Malla y su joven historia.

“Soy un cagóooooooon, soy un cagón de mierda”  -

Bastián Malla y Felipe Ríos jugaban los últimos puntos de su partido por el Futuro 2 de Chile. Ríos gana 40-30. Sirve , Malla responde, Ríos tira un drive paralelo al cual Malla llega muy exigido. Ríos define el partido. Se saludan y se van.

Bastián Malla estaba enojado. Agarra su bolso de raquetas y empuja la puerta de la cancha 4 del club Palestino. En un acto de locura y rabia, agarra su raqueta y la rompe contra un árbol. Luego saca otra nueva desde su envoltorio plástico, y la rompe en otro árbol, para finalmente irse gritando contra el mundo.

Bastián Malla

Foto: Joao Pires/Instituto Sports de Brasil

Sus inicios

Bastián Alejandro Malla Aravena nació el 22 de septiembre de 1996 en Antofagasta. Sus padres son Roberto Malla y Lissete Aravena. Empezó a jugar tenis a los 6 años en el club de tenis de Antofagasta.

Escuché su nombre por primera vez en ese Mundial Sub-14 de Prostejov, República Checa, donde junto a Sebastián Santibáñez y Christian Garín se coronaron campeones del mundo. En su época COSAT, deslumbró en un año ganando 5 de las 6 etapas.

La primera vez que vi jugar a Bastián Malla fue en un Future en Chile el 2012. Por la última ronda de la qualy le ganó al veterano Carlos González por 6-2, 6-1, algo así, un marcador expresivo. Tenía muy buen drive. Siempre manejaba el partido con ese tiro. Su revés no desteñía. Su saque era normal para su edad.

En una entrevista al portal Tenis Límite de ese tiempo, definió así su estilo de juego:

Mis fortalezas radican en mi juego explosivo y a buen nivel, además de exigirme siempre al máximo en mis compromisos, mis debilidades están, en tener un saque no muy potente, como en las subidas a la red (voleas). Lo más importante es seguir trabajando más duro que hasta ahora, en esos aspectos”.

Pasando desde Guillermo Pérez-Roldan a Andrés Schneiter, la evolución de Bastián Malla ha sido notoria desde el 2013. El año pasado no fue el mejor para el chileno, ya que estuvo lesionado por más de 6 meses.

2013

El partido siempre estuvo muy caliente. Felipe Ríos alegó en todo momento porque Malla se demoraba mucho en sacar, mientras a él lo apuraban. Un set por lado, el tercer set fue un thriller. Recuerdo que Ríos quebró para servir 5-4 y Malla le quebró. Al juego siguiente Ríos le devolvió el quiebre y sirvió por el partido, el cual finalmente ganó por 7-6 (7), 6-7(2), 7-5 en fácilmente más de dos horas.

Yo conté dos raquetazos, quizás fue sólo uno, pero de que sucedió, sucedió. En el camarín del Palestino siguió vociferando garabatos y rabia por haber perdido. En ese momento me di cuenta que tenía un problema de control mental más que técnico. Bastián y Felipe habían jugado un gran partido, donde cualquiera de los dos pudo haber ganado.

A la semana siguiente lo ví contra Daniel Dutra Silva, top 500 en ese entonces. A punta de derechazos le metió un 6-0 en el primer set que sorprendió a los pocos espectadores que asisten a estos torneos. En ese momento supe que Malla tiraría para arriba. Andrés Schneiter, su entrenador y también el de Paul Capdeville, lo corregía a cada momento, incluso se enojaba con algunas actitudes de su pupilo. Me acuerdo que el argentino botó su propio bolso de raquetas por una mala decisión de Bastián. Los padres de Malla, siempre muy atentos, veían el partido y apoyaban a su hijo. Finalmente Bastián perdería ese partido en lo que era otra muestra de falta de regularidad.

Mucho cambió Malla desde esos raquetazos hasta la gran semana que vivió en Rio de Janeiro. Saliendo desde la qualy, le ganó a cinco jugadores, tres de ellos con más de 1100 puestos más arriba que él e incluso se dio el gusto de vencer a André Ghem (200°), quien este año llegó a la segunda ronda del ATP de Dusseldorf.

Me alegra mucho este progreso de Bastián. Si bien, no lo conozco desde siempre, he visto parte de su proceso. Si mejora su cabeza de aquí en adelante, tiene mucho para dar. Por ahora no le pidamos mucho, tiene tan sólo 16 años.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X