Inicio » Tenis »

El “imperdonable” olvido de Guillermo Vilas en programa de radio

Al extenista le realizaron varias preguntas relacionadas a sus hijas y no las supo responder, mostrando un preocupante grado de endeblez en su memoria.

Guía de: Tenis

El extenista argentino Guillermo Vilas, quien durante su carrera logró 62 títulos ATP, sufrió un bochorno en una entrevista que le realizaron en el programa “Perros de la calle”, de la emisora radial Metro, en Buenos Aires.

En el programa, donde coincidió con otro extenista argentino como Gastón Gaudio, le realizaron varias preguntas para que comente las grandes anécdotas sobre su vida y en especial su familia, pero quien patentara la famosa jugada “La Gran Willy” demostró no estar capacitado para responderlas.

twitter.com/perroscalle

twitter.com/perroscalle

Quizá en conocimiento de la frágil memoria del entrevistado, Gaudio quiso saber cuántos años tienen sus hijas. La respuesta de Vilas, tal como si se hubiera encontrado fuera de aire, fue: “No, esas cosas yo no…”

La vaga contestación provocó risas al por mayor en los integrantes de la emisión, y por si fuera poco, le hicieron pasar un momento aun más feo, siempre en tono de broma, cuando se le preguntó: “¿Y más o menos cómo se llaman? Dale, te cuestan las edades, ¿pero cómo se llaman?”

“Andanin de 12 años, Intila de 5 y…”. Luego se hizo un bache, que en radio es necesario cubrir de inmediato y fue llenado por el periodista Gabriel Schultz: “Lalindao, de 4″. Vilas querrá borrar en breve el instante en el que olvidó el nombre de la pequeña.

A Vilas lo unen lazos con Tailandia. De ese país es oriunda su esposa, Phiangphathu Khumueang -significa “La Bella Mar”-, 32 años menor. Acerca de ella, el extenista comentó una curiosa anécdota: “Cuando nos conocimos, ella no sabía quién era. Creía que era leñador y que tenía muchas vacas. Hasta que me vio los zapatos y ahí se dio cuenta de que no era leñador”.

El “joven toro de las pampas”, como se lo conoció en su época de jugador por el físico y la agresividad en su juego, realizó gestiones para que la ATP le reconociera el 1° puesto conseguido en 1977, amén de una excelente campaña -por cómo era confeccionado el ranking no se registró este logro- y fue apoyado por colegas de la talla del rumano Ion Tiriac y el sueco Mats Wilander.

Finalmente, por lo engorroso que resultaría revisar y volver a confeccionar el listado de hace 38 años, el organismo que nuclea a los tenistas le negó la petición.

 

 

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X