Inicio » Tenis »

El momento más dramático de Pete Sampras en su carrera: La historia de su llanto en Australia

Durante los cuartos de final del Abierto de Australia de 1995, ante Jim Courier, el tenista estadounidense no pudo contener las lágrimas.

Guía de: Tenis

La imagen de un campeón llorando, y no precisamente luego de una victoria, conmueve. El llanto en el deporte es muy común, pero guarda diferentes motivos. Muy diferentes.

Luego de ganar la final de un torneo, es uno de ellos. Y cuando el entrenador de uno de los protagonistas está peleando por su vida, sufriendo una enfermedad grave, es otro.

Pete Sampras entró a jugar los cuartos de final del Abierto de Australia de 1995 ante su compariota Jim Courier, sabiendo que Timothy “Tim” Gullikson la estaba pasando mal… realmente muy mal.

www.puntodebreak.com

www.puntodebreak.com

Su compañero, su mentor, su mano derecha se había desplomado en medio de un entrenamiento. Como consecuencia, fue trasladado de regreso desde Melbourne hasta Chicago, en los Estados Unidos, para que pueda ser tratado. Meses antes, se le había detectado un coágulo en el cerebro.

En un gesto tan poco frecuente como enaltecedor, Courier le ofreció cenar juntos la noche anterior al enfrentamiento. Además, ya durante el partido, y con Sampras lagrimeando, le propuso terminar el match al día siguiente.

Pero “Pistol” Pete no aceptó. Pese a todo, continuaría en cancha. A esa altura, cuando Courier se había llevado los dos primeros sets, un espectador le gritó que debía luchar por su entrenador. Un momento tristemente histórico del Abierto de Australia.

El ganador de 14 Grand Slams, llorando desconsolado en cada cambio de lado, cumplió con el pedido, dando vuelta el resultado para ganar por 6-7 (4), 6-7 (3), 6-3, 6-4 y 6-3. Luego llegaría a la final, donde caería ante otro compatriota: Andre Agassi.

Diagnóstico erróneo

Los neurólogos que examinaron a Gullikson y encontraron la obstrucción en la cabeza no hicieron su trabajo como correspondía: indicaron que la embolia era a causa de un problema del corazón que arrastraba desde su nacimiento.

La realidad, tiempo después, contrastó con este diagnóstico: se supo que lo que lo aquejaba era un tumor cerebral que haría fútil cualquier intento de mejora. En mayo de 1996, Gullikson tiró la toalla. En circunstancias dramáticas, falleció a los 45 años.

Pete Sampras obtuvo el torneo disputado en Melbourne en 1997 y, como era de esperar, le brindó un sentido homenaje a su exentrenador: “Estoy convencido de que mirará hacia abajo y estará satisfecho de lo que estoy haciendo”.

“Tim me inculcó esta actitud combativa y la capacidad de sacrificarme para lograr los objetivos, y eso es algo que no me olvidaré jamás”.

 

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X