Inicio » Tenis » Equipo

Federer dominó la polémica arcilla azul

Roger Federer volvió a meter miedo con su 20° título ATP Masters 1000 y su regreso al No. 2 del mundo, pero el torneo pasó a segundo plano por las críticas a la superficie y las amenazas de Nadal y Djokovic a no jugar el otro año.

Lo de Roger Federer sigue siendo  impresionante desde octubre del año pasado. El suizo dio el primer paso en su intento por volver a ser el número uno del mundo tras ganar por tercera vez en su carrera el torneo ATP World Tour Masters 1000 de Madrid, luego de una disputada final a tres sets sobre Tomas Berdych.

Luego de un primer partido dramático en la polémica arcilla azul, donde venció en el tie-break del tercer set a Milos Raonic en segunda ronda, Federer pasó sin problemas por Gasquet, Ferrer y Tipsarevic hasta imponerse en la definición a Berdych.

Roger Federer

Foto: Agencias

Roger Ferderer dejó atrás la polémica de la arcilla azul en Madrid y se coronó campeón del certamen.

Así  Federer se confirma como el mejor jugador en lo que va del año al ser el primero con cuatro títulos, sumando las coronas ganadas en Rotterdam, Dubai e Indian Wells, y volvió a igualar el récord de títulos Masters 1000 que había establecido Nadal el mes pasado con 20 en Montecarlo, en una lucha muy interesante.

Lo más importante para el suizo es que este lunes regresó al No. 2 del mundo por primera vez desde marzo de 2011 y acecha a un Djokovic que aún tienen muchísimo por defender en los meses que vienen, sobre todo hasta Wimbledon.

El rechazo a la arcilla azul

Sin duda que el tema de la semana fue la arcilla azul, que en la previa había generado rechazo por parte de los jugadores, y en la acción casi no tuvo adeptos en su primer año que era prueba de fuego.

Los principales detractores fueron Rafael Nadal y Novak Djokovic. Más allá de lo planteado en cuanto a la molestia por no ser consultados y el inconveniente de poner una pista distinta en la mitad de la gira sobre arcilla, ahora los tenistas le sumaron lo difícil que fue adaptarse.

La apreciación general fueron los problemas para afirmarse en la cancha, que estaba extremadamente resbalosa y no permitía tener el agarre normal de una cancha de polvo roja, por lo que los tropiezos y contra pies estuvieron a la orden del día.

El tema llegó a tal punto que Nadal, quien perdió con Verdasco en tercera ronda, aseguró que “si las cosas no cambian, será un torneo menos en el calendario… Esta superficie desestabiliza el juego, es un juego totalmente distinto no pienso asumir riesgos. Me voy con la cadera cansada de rectificar todo el tiempo movimientos”.

Igual de enfático fue el número uno del mundo Djokovic, quien como campeón defensor cayó en cuartos de final con su compatriota Janko Tipsarevic. “No tiene similitud alguna con la pista roja. Es mucho más resbaladiza. No sé si debo juzgar la calidad de la tierra pero creo que la materia es diferente. Pueden hacer lo que les dé la gana. Yo no estaré aquí el año que viene si esta tierra sigue aquí“.

¿Será suficiente para acabar rápidamente con el experimento? Del lado femenino surgió fuerte la voz de Serena Williams quien criticó la exagerada –en su visión- reacción de los hombres, y el retirado Ivan Ljubicic también entró en la polémica al considerar que los jugadores deben ser capaces de adaptarse a todo tipo de canchas.

Veremos cómo se desarrolla el tema una vez que se calmen los ánimos y seguramente las partes puedan sentarse a conversar, pero ahora la ATP tendrá una injerencia muy grande en ver si el año de prueba que le dieron a Madrid con la arcilla azul sólo quedará en eso, escuchando la voz de la mayoría de los jugadores que no dieron su visto bueno, o le dan luz verde a los organizadores para hacer de este experimento un cambio oficial.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X