Inicio » Tenis »

Ganar los 4 grand slams en la misma temporada, la marca indestructible de Rod Laver

El tenista australiano se mantiene como el único en haber obtenido todos los torneos grandes en un mismo año.

Guía de: Tenis

www.heraldsun.com.au

Rod Laver

Inevitable e irrefutable: para haberlo disfrutado, tienes que tener sí o sí más de 40 años. Casi ningún joven -o sí, si consideramos una persona joven a un “cuarentón”- que practica tenis hoy en día, pudo apreciar su calidad.

Se trató de una leyenda incuestionable del tenis de los ’60 y ’70. De esos jugadores tocados por una varita mágica, con una técnica comparable en otras disciplinas a Messi, Maradona, Pelé o Di Stéfano y a Jimi Hendrix, Eric Clapton o Jimmy Page, solo por citar caprichosamente a algunos de los grandes exponentes en lo suyo.

Djokovic cayó en tercera ronda de Wimbledon, el Grand Slam que se está desarrollando en Londres, y con esa caída confirmó a Rod Laver como el rey vigente de los torneos grandes: es, al menos hasta 2017, el único en ganar los cuatro -Australia, Roland Garros, Wimbledon y el US Open- el mismo año. Y como para ratificar que no fue obra de la casualidad, lo logró en dos oportunidades, en 1962 y 1969.

El serbio era, hasta enfrentarse ante Sam Querrey en el All England, el único con posibilidades de igualar esta marca que le es esquiva y le fue esquiva también en 2011 y 2015. En sendos años, solo le faltó quedarse con Roland Garros.

Lo mismo ocurrió con Federer, uno de los más grandes -para muchos el mejor- de la historia viva del tenis. El suizo se quedó con el Grand Slam australiano, Wimbledon y el Abierto de los Estados Unidos en 2004 y 2007. París no quiso que estos dos gigantes hicieran tambalear el reinado de Laver.

Laver fue considerado el mejor durante 7 (siete) años consecutivos, desde 1964 hasta 1970, cuando aun no se computaban los resultados como el día de hoy. Es decir que no existía el ranking de la ATP, fundada en 1972.

El extenista y comentarista inglés Dan Maskell supo elogiar el estilo del australiano: decía que “fue técnicamente impecable, desde su gran repertorio de saques, su temible volea con drop y su revés con un destructivo top spin o slice”.

¿Qué le faltó al nacido en la ciudad de Rockhampton? Contar con los jugosos contratos de patrocinio de los que hoy disfrutan los mejores tenistas. Un millón y medio de dólares en ganancias, solo por los resultados deportivos. Cierto: muchos mortales juntos siquiera llegan a obtener esa cifra trabajando toda su vida. Pero si se tiene en cuenta que el ganador de “tan solo” un Grand Slam, en 2016, se hace acreedor del doble, suena definitivamente a poco.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X