Inicio » Tenis » Equipo

Horacio Zeballos: Su hazaña en Viña del Mar

El argentino sorprendió a todo el mundo del tenis tras vencer a Rafael Nadal en la final del ATP de Viña del Mar 2013.

Eran las cuatro de la tarde y la fila para entrar al Club Naval de Campo Las Salinas tenía una extensión de alrededor de 400 metros. Las puertas se abrían a las cinco de la tarde y el público ansioso esperaba ver una final fácil, con un paseo de Rafael Nadal sobre el argentino Zeballos. “Nadal la va hacer cortita”, “este argentino va durar menos de una hora”, entre otros comentarios se podían escuchar de la gente.

Parte 1: Nadal pasa por arriba

Sinceramente nadie creía en una posible victoria de Horacio Zeballos – me incluyo – ya que Nadal había ganado todos sus partidos a media máquina y sólo en las semifinales frente a Jeremy Chardy exhibió un repertorio más sólido de su juego, con su revés incansable y su derecha como mejor golpe durante todo el  partido. Sin embargo, en la final no todo saldría como lo esperaba.

Horacio Zeballos

Foto: Agencias

Horacio Zeballos y el trofeo en Viña del Mar.

Con un court central repleto comenzó la final entre el manacorí y el marplatense. Desde el primer set, destacó el buen trabajo que tuvo con su servicio el argentino – conectó 12 aces −, una derecha respetable y un revés a una mano que hacía recordar los mejores momentos de Gastón Gaudio. En un parcial muy equilibrado, donde Zeballos tuvo oportunidades de quiebre que no aprovechó, el español sacó a relucir su oficio en el tiebreak y se lo llevó por un lapidario 7-2. El trasandino durante todo el desempate hizo amagues de querer romper la raqueta contra el suelo, pero no lo hizo.

Se iniciaba el segundo set cuando la mayoría del público pensaba que sería un monólogo del español. Muchos creían que Zeballos no podría mantener el buen nivel y que sucumbiría en este set. Nada de esto ocurrió. El encuentro siguió en la misma tónica de juegos de saque de Zeballos muy sólidos contra tiros limpios de Nadal. Llegó nuevamente el tiebreak y tras parejos puntos, el argentino tuvo dos puntos de set. Ambos los desperdició y le quedaba un saque a Nadal. Aquí es cuando ocurre el primer punto de inflexión del partido: sirve con kick hacia afuera y Zeballos devuelve un revés paralelo a la carrera. Bálsamo de confianza para Zeballos quien nuevamente tenía un punto de set, que en esta ocasión no desperdiciaría.

Epílogo de una hazaña

Tras el término del segundo set, Horacio Zeballos se fue a cambiar completamente de ropa. Volvió al court con nueva teñida y con un evidente cansancio. En su primer juego de saque le quiebran el servicio,  y muchos pensamos que esto se acababa, pero al juego siguiente, el marplatense quiebra devuelta tras una volea fácil que Nadal falla en la red (segundo punto de inflexión). En ese momento el público aún pensaba que Rafael Nadal ganaba y lo apoyaba sin parar, aunque en ese instante pensé que era posible una victoria del incansable tenista argentino.  Y así fue.

Con mucho cansancio y tirando sin destino alguno los puntos en los servicios de Nadal, pero con una solvencia enorme en cada juego de su servicio, Horacio Zeballos aguantó hasta el 5-4 cuando Rafael Nadal – también cansado – y con evidentes molestias físicas por su rodilla recién operada, le otorgaba tres puntos de partido. Zeballos no se puso nervioso y espero el error del rival, el cual vendría luego de unos tres paleteos. Derechazo de Nadal en la malla y el argentino era el nuevo campeón.

El marplatense de 27 años que nunca había conseguido el título,  el cual nadie daba un peso por él en la final (y durante el torneo), el zurdo que jugó la Copa Davis y terminó peleando con los periodistas por declaraciones hacia del Potro, ese mismo,  vivió la mejor semana de su carrera en Viña del Mar y consiguió su propia hazaña. La del “Cebolla”.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X