Inicio » Tenis » Equipo

Isner-Mahut: La maratón de tres días en la Catedral

Un 22 de junio de 2010 comenzó un partido más de primera ronda en Wimbledon, entre John Isner y Nicolas Mahut, pero dos días después acaparaba la atención del planeta por ser el encuentro más largo en la historia del tenis, pulverizando una serie de récords.

El mundo cambió en tres días para el estadounidense John Isner y el francés Nicolas Mahut. Era el segundo día de acción en Wimbledon, el tercer Grand Slam del año, y a la cancha 18 saltaban estos dos jugadores para disputar un encuentro de primera ronda que pareció un cuento de hadas, ya que llegaría a ser uno de los más recordados de la historia.

Mahut-Isner

Foto: AFP

Los números ahorran mayores comentarios: 70-68 terminó el quinto set a favor de Isner... después de tres días de partido.

El americano era favorito al ser el sembrado No. 24 y reconocido por su potente saque, que suele predominar en las canchas de césped. Por su parte el europeo había entrado al cuadro tras pasar las clasificaciones, ya que estaba 148 del planeta.

Absolutamente nadie, ni en sus fantasías más descabelladas, podía imaginar que el duelo recién terminaría casi a las 5 pm hora local del jueves 24 de junio, en el mismo escenario, pero con centenares de espectadores abarrotando las escasas instalaciones para público en esa cancha, y millones de personas siguiendo el duelo en vivo alrededor del mundo: es que todos querían ser testigos del partido, por lejos, más largo en la historia de este deporte con 11 horas y cinco minutos.

La cuenta final favoreció al estadounidense de 25 años por 6-4, 3-6, 6-7(7), 7-6(3), 70-68 pero a esa altura, cuando el duelo ya estaba en su tercer día de desarrollo, ambos ya eran héroes y el centro de atención en el torneo, opacando por un par de jornadas a los monstruos Roger Federer y Rafael Nadal.

John Isner

Foto: AFP

Isner por fin levanta los brazos en señal de triunfo, luego de más de 11 horas de partido.

En el primer día, la paridad entre ambos les hizo quedar igualados a dos sets por lado y a las 9:07 pm se suspendió el juego por falta de luz. Así ambos regresaron a la cancha al día siguiente, pasadas las 2 pm, para disputar el último set, que no se define con tie-break, y así los games comenzaron a sucederse… A las 5:45 rompieron el récord del partido más largo, y así la gente enterándose en las otras canchas, fue llegando de a poco al court 18 para observar con curiosidad esta batalla.

Los récords comienzan a caer

Mucho fue el pesar de los asistentes cuando a las 9:10 pm el juez de silla Mohamed Lahyani tuvo que detener el juego cuando estaba 59 iguales nuevamente por falta de luz, con muchos récords quebrados y los dos jugadores, como si nada, parecían jugar con el piloto automático. Cabe consignar que ninguno pidió atención médica en todo el partido.

Pero el desgaste físico y mental de todas formas pesó fuerte en ambos. Al terminar el miércoles Isner estuvo hablando incoherencias durante 20 minutos y luego comió todo lo que le pusieron por delante por el hambre que tenía; ambos además tuvieron largas sesiones de masajes y de hidratación especial. Esa noche ninguno pudo dormir más de cuatro horas por la ansiedad de terminar lo que parecía una eternidad.

Además, si alguna duda quedaba con respecto a que nadie esperaba este devenir, el marcador electrónico, cuando llegó a 50, se reseteó para volver a cero… Sólo estaba programado para llegar a ese número, por lo que un técnico tuvo que trabajar hasta medianoche para reprogramarlo.

Al volver nuevamente al juego el jueves, la cancha 18 parecía aún más grande que el court central porque todas las miradas y cámaras estaban puestas en los dos gladiadores que, una vez más, se fueron golpe a golpe. En el 69-68 Isner le puso presión a Mahut con su saque y así quedó por quinta vez con punto de partido, primero en ese día, y lo cerró con tiro ganador subiendo a la red, que acabó con un encuentro que, como el mismo Isner reconocería después, no merecía tener un perdedor.

Los números del partido hablan por sí solos, sobre todo por la paridad entre ambos. De hecho, el quiebre con que ganó Isner fue apenas el tercero en todo el partido, y primero desde el segundo set, completando 168 juegos consecutivos manteniendo sus servicios.

Mahut-Isner

Fuente: AFP

Antes de comenzar el partido nadie imaginó que el duelo de Isner con Mahut terminaría jugándose con el estadio lleno.

Las estadísticas que quedaron grabadas en los libros de la historia del tenis son sencillamente abrumadoras:

  • 11 horas y cinco minutos de partido, superando la marca previa de  Fabrice Santoro y Arnaud Clement en 2004 con seis horas y 33 minutos. El último set solamente duró ocho horas y 11 minutos, superando por sí solo la marca anterior del duelo más extenso, y que duró dos días.
  • En total se jugaron 183 games, rompiendo la marca de un partido de dobles en 1973 por Copa Davis entre Estados Unidos y Chile, en un total de 122 games.
  • En el último set también se estableció el récord de juegos en un parcial con 138, dejando atrás por lejos la marca de John Newcombe y Mary Reissen, que en el US Open 1969 tuvieron un set de 48 juegos.
  • Los dos superaron la marca previa de aces en un partido que ostentaba Ivo Karlovic en Copa Davis 2009 con 78. Isner sumó un total de 112 y Mahut 103 saques directos, por lo que combinaron 215, pulverizando el récord anterior del propio Karlovic con Stepanek que habían sumado 96 en ese mismo duelo.

Una vez finalizado el duelo, la ovación cerrada para ambos, que se fundieron en un abrazo que duró por largos minutos. Incluso recibieron en cancha un regalo de reconocimiento a nombre del All England Club por la hazaña, y una foto posando junto al histórico marcador. Isner luego perdería fácilmente en segunda ronda, pero a todas luces su tarea ya estaba cumplida en Wimbledon.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X