Inicio » Tenis » Equipo

Ivanisevic y su hazaña en Wimbledon 2001

Siendo 125 del mundo e invitado especial, Goran Ivanisevic dio uno de los grandes golpes en la historia del tenis al ganar su primer Grand Slam con 29 años y cuando se pensaba que el retiro era inminente. Una campaña memorable.

Sólo la gloria del pasado le permitió a Goran Ivanisevic jugar en Wimbledon 2001. Con 29 años el croata estaba 125 del mundo, pero gracias a su recorrido se le entregó una invitación especial, una especie de homenaje para un jugador que había puesto su nombre entre los mejores en la década del ’90.

Sus números lo respaldaban. Ivanisevic jugó tres finales en Wimbledon -1992, 1994 y 1998- llegó a ser No. 2 del mundo en 1994 y en total había ganando 21 títulos profesionales, destacando por un tenis agresivo, liderado por un servicio que dominó por muchos años tanto en potencia como aces, un tenis ideal para destacar en pasto, pero parecía que la Catedral del Tenis nunca estaría a su alcance.

El croata había estado casi en las tinieblas por un año y medio debido a una rebelde lesión al hombro y antes de Wimbledon incluso tenía un record negativo en el año de 10-11, por lo que se esperaba que avanzara apenas un par de rondas.

Ivanisevic

Foto: AP

Ivanisevic llegó como invitado a Wimbledon y se fue con el título del torneo.

Pero el segundo aire de su carrera lo alcanzó desde el principio. En su camino despachó a cinco rivales Top 40 y al menos tres de ellos especialistas en césped –Roddick, Rusedski y Henman- para llegar a la final. ¿La buena noticia? El seis veces campeón Pete Sampras había perdido ante un tal Roger Federer en tercera ronda y así la final sería más accesible, aunque ni tanto, porque se medía al finalista del año anterior y doble campeón del US Open, Patrick Rafter.

El encuentro lo ganó Ivanisevic 6-3, 3-6, 6-3, 2-6, 9-7 en un pequeño reflejo de la emotiva final de tres horas, que sigue siendo atesorada como una de las mejores que se ha visto, sobre todo por el contexto que representaba la hazaña de Ivanisevic, que incluso inspiraría una película más adelante…

Para que el ambiente fuera más acorde, se dice que nunca hubo  un público tan “liberal” en el All England Club, con hinchas croatas y australianos de gran colorido y que transformaron el duelo en uno de ambiente Copa Davis, rompiendo el orden y buenas costumbres del tradicional Wimbledon.

Ese lunes, primera final que se jugaba ese día desde 1922, Ivanisevic se adelantó dos sets a uno, pero entremedio recibió atención médico por sus problemas crónicos en el hombro izquierdo, merced a las bombas que lanzaba como servicio.

Como muchas veces pasó en su carrera en los momentos importantes, se pensó que el temperamento le pasaría la cuenta en el cuarto set, cuando sacaba 4-4. El croata estando punto de quiebre en contra lanzó un ace, pero se le cobró una falta de pie, y luego en el segundo saque parecía un ace, pero la bola fue cantada mala. El croata lanzó la raqueta, pateó la red y discutió en un fuerte tono con el juez de silla; pero la historia estaba escrita y al juego siguiente Rafter aseguró el cuarto set.

Pero Ivanisevic no se vino abajo y en el quinto set se fueron golpe a golpe hasta que el zurdo quebró la resistencia del oceánico en el 15° game y le llegaría la oportunidad única de su vida, de sacar para partido.

Pocas veces se ha visto un juego tan emotivo y de tanto nervio. Ivanisevic cometió tres doble faltas y dos de ellos teniendo punto de partido… Incluso algunas lágrimas asomaron en su rostro por la impotencia del momento y porque él mismo confesó que su “brazo estaba demasiado pesado”. Sin embargo con el último resto de esfuerzo, ayudado por los errores de Rafter, aprovechó su cuarto match point para tocar el cielo.

Ivanisevic es el tenista de menor ranking en la historia en ganar el torneo más antiguo del planeta y el primer en hacerlo en condición de invitado especial. Además lo hizo en su 48ª aparición en Grand Slam, siendo el tenista que más tiempo le ha tomado ganar su primer trofeo ‘major’.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X