Inicio » Tenis »

Jugadores molestos con 12 retiros en el US Open: “Compañeros” juegan lesionados para cobrar premio

La imagen de Jack Sock, el último en retirarse por calambres y el sofocante calor, abrió discusión respecto de los tenistas que juegan sin estar aptos.

Guía de: Tenis

Doce jugadores dijeron adiós en la primera ronda del US Open, un récord absoluto en cuanto a deserciones se refiere. Y el número, además de la frialdad que refleja, abrió un debate respecto de los tenistas que aun sabiendo que no podrán finalizar el partido, se presentan para jugar y así cobrar el premio de 39.500 dólares que les corresponde por disputar la primera ronda.

Más allá de la imagen de Jack Sock, el estadounidense que se retiró en segunda ronda ante el belga Ruben Bemmelmans cuando promediaba el quinto set -en este caso puntual debido al calor extremo y los calambres-, Rafael Nadal, referente desde hace varios años en el circuito ATP, fue consultado al respecto y respaldó a sus colegas al señalar que “los entiendo: solo unos pocos, los de arriba, son millonarios”.

El español agregó, ampliando en su punto de vista, que “los del medio ganan bien, pero para los de abajo del ranking, el tenis es su trabajo. Y la carrera no dura 30 años”. Con crudeza, amplió al decir que “sus futuros muchas veces dependen de eso, de obtener dinero en los torneos grandes, y se ganaron el derecho a jugar. Hay que ponerse en la piel de esa gente, a la que 39.500 dólares les aseguran unos gastos habituales”.

Allí radica el eje de la cuestión: es que para algunos, intentar jugar aun sabiendo que no están aptos para hacerlo representa cierta falta de solidaridad para con sus colegas. Para otros, entrar al cuadro principal es un mérito propio y no se los puede obligar a retirarse antes.

Finalmente, quien actualmente se encuentra en el 8º puesto del ranking, aseveró: “Luchan cada semana, no están siempre en el circuito ATP y muchas veces juegan Challengers y pierden dinero haciéndolo”.

La presente edición, con 10 tenistas por el lado masculino y dos por la rama femenina, superó en cantidad de retiros a la de 2011, cuando el último Grand Slam del año debió soportar nueve abandonos. Está claro que el clima está cambiando para peor y las temperaturas son cada vez más difíciles de tolerar en el verano de Nueva York.

 

 

 

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X