Inicio » Tenis »

La conmovedora historia del argentino que es el nuevo número 1 del mundo en tenis adaptado

Gustavo Fernández compite en la categoría de tenis en silla de ruedas y desplazó al británico Gordon Reid del primer lugar del listado de la ITF.

Guía de: Tenis

www.paradeportes.com

www.paradeportes.com

Podrá parecer una historia más de que se anuncia que, al leerla, el lector se conmoverá y dejará correr las lágrimas por sus mejillas como lo hace una catarata. Y puede que, para muchos, no represente demasiado. Pero el protagonista sí que está emocionado. Y quiso compartir el sentimiento con todos.

Gustavo Fernández es un argentino de 23 años, nacido en la ciudad cordobesa de Río Tercero que acaba de convertirse en el número 1 del mundo, según el ranking que elabora la ITF (Federación Internacional de Tenis), en tenis adaptado, compitiendo en silla de ruedas.

Luego de ganar cinco torneos este año (Abierto de Australia, Super Series de Francia, Melbourne, Corea y L’ille de Ré), desplazó del primer lugar al británico Gordon Reid. Además, en 2016 se quedó con Roland Garros, donde este año cayó en la final.

Previo a comenzar su participación en Wimbledon, el argentino se hizo eco de la noticia y publicó un mensaje en Twitter, donde figura su nueva posición en el listado y agradece a todos y cada uno de los que lo ayudaron a llegar tan alto. “Un día muy especial” puede leerse en el tuit.

Además, dejó a sus seguidores una carta donde, entre sus sentidas palabras, se destaca “quería tomarme el tiempo de agradecer. Llegar a número 1 del mundo no se llega solo”. Claro que no.

Una historia de lucha y resistencia

Fernández, abanderado de la delegación de su país en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016, sufrió un infarto medular cuando tenía tan solo 1 año y medio, dejándolo discapacitado desde la cintura hacia abajo.

Luego, a los 6 años, comenzó a practicar tenis, y a los 12 se inscribió en la Asociación Argentina de Tenis para competir en juniors.

Más allá de la enorme alegría por el logro, el cordobés admitió que no cuenta con un patrocinio privado. Recibe, apenas, un incentivo del ENARD (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) de 1300 dólares.

Al respecto, Fernández se lamentó al decir que “no tengo sponsor. En Argentina es muy difícil conseguir. Casi imposible. Ojalá las cosas cambien en un futuro y se pueda cambiar esta situación. Yo nunca tuve un sponsor privado importante”.

Una empresa española le facilita la silla de ruedas, aunque el nuevo número 1 del mundo debe comprar su vestimenta y las raquetas. Con todo lo que significa haber llegado a la primera ubicación del ranking es esperable que aparezca, oportunismo mediante, alguna marca o firma que decida acompañarlo.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X