Inicio » Tenis »

La trágica historia de Mary Terán de Weiss: Una de las grandes tenistas argentinas

La tenista rosarina integró el top ten en la década del 40; fue perseguida por motivos políticos y acabó suicidándose en medio de una profunda depresión.

Guía de: Tenis

La vida de María Luisa Beatriz Terán transitó el camino de los deportes, como cualquier otra joven que desarrolla cierto talento y pretende explotarlo y aprovecharlo.

María Luisa Beatriz Terán demostró, además de habilidad, el coraje necesario para llevar adelante una gran carrera al punto de insertarse entre las mejores diez tenistas del mundo, ganando tanto en singles, dobles y dobles mixtos, 832 partidos de los 1100 que disputó entre las décadas del 40 y 50.

Además, los años 1941, 1944, 1946, 1947 y 1948 la vieron como la número 1 de la Argentina. Durante esas épocas, quienes lo jugaban respondían mayormente a códigos de clases elitistas.

Terán, por el contrario, era una rosarina sencilla que decidió emprender la militancia política a través del peronismo, postura que adoptó luego de conocer a Haroldo Weiss, otro tenista que terminaría siendo su marido y la fogoneó a participar de ese movimiento.

Esta extracción tuvo como sello característico, desde sus comienzos, una marcada ponderación por asegurar a las clases más humildes una distribución de recursos lo más equitativa posible, o lo que en muchos casos suele denominarse como “populismo”.

Al medio, Mary Terán de Weiss. A su derecha, Juan Domingo Perón / ww.labaldrich.com.ar

Al medio, Mary Terán de Weiss. A su derecha, Juan Domingo Perón / ww.labaldrich.com.ar

Terán de Weiss disfrutó del éxito de su tenis y de la amistad del expresidente argentino Juan Domingo Perón, quien incluso, ya viudos ambos, le propuso matrimonio durante su segundo mandato que fue de 1952 a 1955, año en el cual Perón fue derrocado por la Revolución Libertadora para que comience la dictadura cívico-militar.

La tenista rechazó, amablemente, el ofrecimiento, manifestando cierta simpatía por su gobierno aunque aclarando que “no tenía fibra política y agregando que “se dedicaba a otra cosa”.

Luego de la revolución, tanto Perón como Terán de Weiss debieron abandonar la Argentina, siendo el peronismo prácticamente una mala palabra para los nuevos gobernantes.

La tenista se exilió en España, aunque desde ese momento, según se desprende del sitio Informe Escaleno, comenzó un duro boicot desde Argentina, incluyendo un pedido de la Asociación de Tenis de dicho país a la Federación Internacional para que le prohibiera participar de los torneos en el país europeo.

A su vuelta en 1959 y alineados a esta restricción, sus colegas se resistieron a jugar contra ella en los diversos campeonatos, lo que fue minando su estado anímico, para escribir una carta en la revista El Gráfico, cinco años después, lamentando que “mi situación constituye una inhumana e injusta persecución (…) ¡Qué fácil olvida la gente!”.

No sería la muerte de Haroldo, su marido, la única que sufriría María Luisa Beatriz Terán. Hubo otra, la de su madre, cuyo efecto fue el de una puñalada y que junto al desprecio que sufría por su identificación con el peronismo, devinieron en un combo depresivo letal.

Terán de Weiss se suicidó arrojándose al vacío desde el séptimo piso de un edificio de la ciudad de Mar del Plata, muriendo de forma instantánea a los 66 años de edad.

Sede de muchas de las series tanto de los equipos de Copa Davis como de Fed Cup, el estadio enclavado en el Parque del Bicentenario, también llamado Parque Roca, lleva desde 2007 el nombre de Mary Terán de Weiss. Para algunos, sin embargo, de no haberse vinculado con Juan Domingo Perón, Terán de Weiss no hubiera gozado de tanta notoriedad.

 

 

 

 

 

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X